Cómo Cultivar el Tomate de Árbol y sus Beneficios

El planeta tierra está compuesto por una gran variedad de especies vegetales que se encargan de llevar a cabo un papel fundamental en el desarrollo de la sociedad, principalmente por ser parte de la dieta diaria en los seres humanos al otorgar sus singulares frutos. En el siguiente artículo conoceremos sobre el tomate de árbol, un tipo de planta extendida a nivel mundial por su fruta amarga y ácida pero con propiedades medicinales muy destacables, conozcamos un poco más sobre ella.

tomate de arbol

El Tomate de Árbol

Las plantas son consideradas como uno de los principales elementos que se encargan de enriquecer a todo el planeta tierra, son capaces de cumplir varias funciones esenciales destacando el producir el oxígeno necesario para mantener la vida en todo el planeta y tierra y además otorgan los frutos necesarios para el consumo de algunos de animales herbívoros y de los seres humanos, para estos últimos son una fuente esencial de la dieta básica en todos los continentes.

En este caso se destaca el tomate de árbol o también conocido como el tomatillo, tomate andino, mango nórdico, tomate de yuca, tomate de palo, entre otros. Su nombre variará según la respectiva región en que se encuentren pero su nombre científico es Solanum Betaceum, consiste en un pequeño arbusto que alcanza hasta los 3 o 4 metros de altura (considerándose pequeño), su corteza es de color gris y presenta un follaje perenne, por lo que no se ve afectado por las estaciones del año.

El tomate de árbol es originario de América del Sur, es ubicado en Perú, Bolivia e incluso en la región norte de Argentina, caracterizado por extenderse en países como Colombia, Ecuador, Bolivia y Venezuela. En la actualidad se encuentra extendido en diversas regiones del mundo, muy conocido por su peculiar sabor amargo y ácido, por lo que se han llegado a observar una gran cantidad de cultivos.

En los otros continentes se llegan a observar poblaciones putativas silvestres con versiones más pequeñas de la planta, observado en Europa, África, Nueva Zelanda y en toda la región de los Andes. Mediante este tipo de cultivos se pudo puntualizar su conservación y mejorar los estudios botánicos enfocados en el Tomarillo o tomate de Árbol.

Características

El tomate de árbol es un tipo de planta que posee hojas alternas y completamente enteras, con extremos en formas de ramillas que posee una longitud entre cuatro y ocho centímetros. Su  limbo está entre los quince y los treinta centímetros y presenta una coloración verde oscura y aspereza al tacto. Todas aquellas hojas jóvenes son las más sobresalientes y presentan venas marcadas por ambas caras.

tomate de arbol

Poseen flores muy pequeñas que llegan alcanzar hasta los 1,3 a 1,5 centímetros de diámetro en forma de racimos terminales, con una coloración entre rosado y blanco. Poseen cinco pétalos con estambres de color amarillo. Llegan a florecer entre los meses de mayo a junio,  siendo un periodo finales de primavera a inicios de verano.

Lo más característico de este tipo de planta es su fruto en forma de baya ovoide que llega alcanzar entre los 4 x 8 centímetros hasta los 3 a 5 centímetros. Poseen un largo pedúnculo y persiste el cáliz de la flor, la piel del fruto es totalmente lisa, con una coloración roja pero anaranjado al llegar a la madurez. Presentando estrías de color mucho más claro, pulpa jugosa y gran cantidad de semillas; pero lo más significativo es sabor ácido y amargo.

Su fruta es comestible y muy buscada por su gran diversidad de aplicación, pueden consumirse cruda o luego de ser procesadas, pero es preferiblemente buscada para preparar jugos, por tener una gran concentración de magnesio, fósforo, hierro, potasio y vitaminas.

Cultivo del Tomate de Árbol

El tomate de árbol se considera como una especie originaria de América Latina, muy popular en las regiones como Bolivia, Argentina, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú.  Desde la antigüedad se valoraba su valor entre los diferentes frutos de las especies vegetales, posee grandes propiedades alimenticias y medicinales, por lo que se ha llegado a extender en diversas regiones del mundo, para ellos se deben considerar diferentes criterios para el cultivo del fruto:

Rugosidad

Las plantas presentan cierta resistencia a diversas condiciones climáticas a las que se encuentran expuestas, influyendo en cada uno dependiendo del tipo de especie. En el caso del tomate de árbol, es un tipo de arbusto muy susceptible a las heladas y a bajas temperaturas, por ello no suelen sobrevivir en regiones por debajo de los 10ºC. Debido a este hecho son sembradas en zonas templadas, con altas temperaturas y exceso de calor, preferiblemente superior a los 24ºC para favorecer su crecimiento.

Ubicación

El tomate de árbol crece de forma silvestre en las zonas boscosas montañosas y humedad con temperaturas entre los trece y veinticuatro grados centígrados, con precipitación entre los 600 hasta los 1500 mm anuales, llegando alcanzar los 800 y 2800 msnm. Debido a que son sensibles a las bajas temperaturas, a los fuertes vientos y sequías extremas; necesitan suelos arenosos, ricos en materia orgánica y buen drenaje.

Riego

El riego es una de las principales prácticas ejecutadas en la jardinería y en el cultivo de cualquier planta, donde se aplica una cantidad de agua de forma controlada para favorecer su crecimiento y desarrollo, cabe destacar que el líquido es uno de los principales elementos que intervienen en la vida de las especies vegetales, encargado de aportar los nutrientes necesarios para el funcionamiento adecuado de su sistema, además de intervenir en el proceso bioquímico de fotosíntesis que proporciona el oxígeno para todos los organismos vivos.

En el caso del tomate de árbol, requiere de abundancia de agua debido que otro de sus principales defectos son las sequías, reduciendo la humedad del ambiente y provocando la muerte de la planta. Por lo tanto, se recomienda  mantener el sustrato lo suficientemente húmedo pero evitando el encharcamiento, de esta manera las raíces no se pudrirán y reducirá los ataques de hongos o plagas.

Abono

El abono corresponde a una sustancia rica en nutrientes y minerales útiles para el enriquecimiento de los suelo, esto se debe que con el pasar del tiempo van disminuyendo sus propiedades por la exposición a los elementos y dificultando el crecimiento de las plantas. En este caso, del tomate de árbol, debe de ser abonado anualmente, es decir, una vez al año; preferiblemente en las temporadas de otoño o primavera. Es aplicado abonos orgánicos (compost o humus) para mantener las condiciones ecológicas y naturales del ambiente.

Poda

Las podas consisten en diferentes técnicas aplicadas por el hombre para mantener las características estéticas de las plantas, retirando las zonas dañadas, secas o marchitas; este tipo de características pueden dificultar el crecimiento de las mismas; además representando una forma de mantenimiento que permite mantener la apariencia de la planta pero deben ser realizada de forma correcta para evitar lastimar la misma.

En el caso del tomate de árbol, es recomendable aplicarla una vez al año preferiblemente en el inicio de la primavera antes de producirse la temporada de floración, en su defecto podar a finales de otoño al culminar su temporada de frutos. Además se debe mantener la limpieza del arbusto, retirando las ramas secas y enfermas que permitirán dirigir la energía de la planta a las zonas correctas.

Luz

La luz solar es un factor relevante en el crecimiento de la planta, participando de forma activa en el desarrollo de la misma. El tomate de árbol necesita abundancia de luz solar durante la mañana y parte de la tarde pero se debe evitar en aquellas horas intensas del día, por lo que se recomienda ubicarla en semisombra.

Siembra del Tomate de Árbol

La multiplicación de una planta está relacionada con la reproducción de otros especímenes. Existen dos tipos principales ejecutados por las especies vegetales, la primera es por semillas considerada un tipo de reproducción sexual donde intervienen elementos como el viento y la polinización, también están los esquejes que consiste en una forma de reproducción asexual donde están presentes ambos órganos reproductores en la misma planta, creciendo protuberancias en el tronco de la misma, estos son cortados y plantados en otra área.

En el caso del tomate de árbol, es un tipo de planta que puede ser reproducida de forma sexual, es se debe que se desarrolla efectivamente por la siembra de sus semillas, provocando que germinan muy fácilmente. Llega a presentar un crecimiento rápido y ofrece frutos al año de su siembra y puede continuar hasta por 48 meses (dos años más). Es recomendable que sean cultivadas en zonas con climas fríos o montañosos y con un rango de 1400 hasta 2400 msnm. Los países que destacan principalmente por sus cultivos son Portugal, Brasil, Colombia, India, Nueva Zelanda, Kenia y Sri Lanka.

Trasplante del Tomate de Árbol

El tomate de árbol es un arbusto que puede ser sembrado directamente en los jardines o en macetas, en caso de esta última, la planta al llevar un mes tiene la suficiente estabilidad para ser trasplantado a la zona o ubicación definitiva, considerando las condiciones adecuadas donde el Tomarillo alcanzará su mayor tamaño. A continuación se destacarán diferentes pasos para el trasplante del tomate de árbol:

  1. Realizar un agujeros de aproximadamente 30 centímetros de profundidad en la zona en que se desee trasplantar la planta.
  2. Al sustrato retirado en la zona se debe mezclar con abono.
  3. Agregar la planta al agujero y añadir parte de la mezcla realizada.
  4. Luego de tener la planta en el suelo, se debe proceder a regar.

Enfermedades del Tomate de Árbol

Las plantas se encuentran expuestas a diferentes condiciones naturales y al contacto directo con distintos elementos como el viento y las lluvias, también está expuesta a las bacterias y microbios que se encuentran en el ambiente, afectando su crecimiento hasta marchitarla y matarla. Estas circunstancias pueden influir grandes cultivos y generar plagas que destruyen extensiones de siembras.

El tomate de árbol es susceptible a los ataques de los hongos, por lo que se recomienda mantener un sustrato húmedo pero evitar la abundancia de riegos innecesarios, en caso de encontrarse en maceta, es preferible retirar el plato tras el riego, reduciendo las posibilidades de encharcamiento que facilita el desarrollo de los mismos. Entre sus enfermedades más comunes destaca la antracnosis, provocando que los frutos se oscurezcan y sequen, en este caso, se recomienda retirar los frutos que están afectados y eliminar las ramas que se vean marchitas por la enfermedad.

Aplicaciones del Tomate de Árbol

El tomate de árbol se destaca por presentar un fruto rico en vitaminas y minerales específicamente por vitamina A, B6, C y E; entre los minerales que destacan son calcio, hierro, magnesio y fósforo. Estas propiedades permiten que tenga un comportamiento antioxidante que puede fortalecer el sistema inmunológico y mejora la visión. También se recomienda su consumo para poder controlar la presión alta y el colesterol.

Presenta usos medicinales por lo que es muy buscado en países como Colombia y Ecuador, donde lo aplican en forma de cataplasmas calientes para los problemas de amígdalas y anginas, siendo muy efectiva para las afecciones de garganta. El consumo del fruto permite obtener mejoras contra la gripe debido a su alto contenido de ácido ascórbico, se recomienda consumirlo en ayuna para mejorar las condiciones virales.

El fruto destaca por ser rico en fibra y tener un leve efecto laxante, ayudando en mejorar las condiciones del tránsito intestinal y la regulación del sistema digestivo; siendo favorable para aquellas personas con problemas gástricos.  Destacando consumir este tipo de fruto por sus esenciales propiedades medicinales y por su fácil acceso durante todo el año.

Esperamos este artículo haya sido de ayuda, te dejamos otros que seguro te interesarán:

Enfermedades del Magnolio

Flores de Otoño

Material Biodegradable

(Visited 393 times, 1 visits today)

Deja un comentario