Descubre los Cuidados de la Palma Areca

La Palma Areca es una planta tropical que requiere de mínimas atenciones para conservarla frondosa y saludable en los espacios interiores airados y con buena iluminación, por lo que te invitamos a seguir leyendo este interesante artículo para que conozcas más en detalle de los cuidados de esta planta.

PALMA ARECA

Características de la Palma Areca

La palma areca o palma amarilla debe su nombre a la cualidad que presentan los tallos de sus hojas grandes y alargadas. Es proveniente de la isla africana de Madagascar y generalmente se les ubica en espacios interiores, gracias a su capacidad de adaptación para recibir poca luz solar directa, pero puede desarrollarse además en lugares abiertos. También se puede mencionar que el propio cultivo se produce fácilmente en Asia y en los países con clima tropical, mientras que los cuidados básicos que necesitan son la luz y la humedad.

Por otro lado, como todas estas plantas de su especie, posee un tallo rígido del que se derivan hojas largas en varias direcciones. Generalmente estas plantas son usadas como elementos decorativos en hogares, hotelerías, restaurantes, y demás comercios u oficinas, por lo llamativo de su apariencia y la sencillez del mantenimiento que ameritan, así como lo versátil que resulta su plantación en macetas o jardines, en función de los espacios que se quieran disponer para su multiplicación.

La palma areca posee diversas especies de las cuales se pueden tener en terrenos o jardinerías, cada una con rasgos propios que las distinguen una de otras, tal es el caso de la Areca Catechu, mejor conocida como la palmera de betel, la cual tiene su origen en la isla de Ceylán y Malasia, siendo cultivada en toda la parte Asiática, la India y en algunas zonas del África centro-oriental, la misma posee un tallo largo ondulado, largas hojas de color verde intenso que a su vez se dividen en muchas hojas pequeñas. Además, está la Areca lutescens, que es una hermosa planta con hojas muy decorativas y abundantes.

Cuidados

Cabe resaltar que, la palma areca posee un mantenimiento que no es están exigente, solo requiere que le llegue la luz natural indirectamente, por lo que se recomienda que se ubiquen cerca de alguna ventana o en un lugar donde haya buena ventilación, observando siempre que conserve su verdor característico, se debe limpiar frecuentemente con un paño húmedo el polvo que pudiera caerles a las hojas, sobre todo hay que procurar que la planta sea expuesta a temperaturas cálidas por encima de los 20 grados centígrados, a los fines de garantizar su sano desarrollo.

Humedad, Riego y Abono

Otro de los cuidados a tener en cuenta, es con respecto a la humedad de la tierra, esto se logra con un riego controlado para evitar que el agua se mantenga depositada en el fondo de la maceta, este efecto también se consigue colocando un poco de arcilla en la base para facilitar el drenaje del agua. Asimismo, es conveniente abonarla una vez al mes, preferiblemente en forma líquida y que contenga la mayor cantidad de los siguientes elementos para fortalecer aún más su crecimiento normal como el nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K), además de hierro (Fe), manganeso (Mn), cobre (Cu) y zinc (Zn), entre otros.

Poda e Iluminación

Por otra parte, cuando notes que el extremo de las hojas están secas, deberás cortar las partes dañadas utilizando unas tijeras previamente desinfectadas, para evitar afectar las células que garantizan el crecimiento, protección y sostén de la planta. Hay que estar pendiente que de repetirse esta alteración será indicativo de la falta de circulación de aire en el ambiente, por lo que puedes moverla de lugar si es necesario para dotarla de una mayor cantidad de luz.

Trasplante

El proceso de trasplante se hace aplicando dos técnicas a saber: La primera consiste en la división de los rizomas, durante la primavera, esto se hace sacando la palma de la maceta para tomar una porción de la tierra y separando la planta en 2 o más partes para sembrarla en otras macetas de forma individual complementando con más sustrato para el trasplante que necesitara de las medidas para su mantenimiento igual a la derivada. Por su parte la segunda técnica es a través de la multiplicación por semillas, a finales del invierno, mediante la colocación de una capa de arena gruesa para su recolección y posterior germinación.

La palma areca tiende a crecer muy rápido cuando está sembrada en un jardín, por lo que si deseas controlar su propagación tendrás que estar pendiente de cortar o separar sus brotes nuevos que saldrán cerca de la base de la planta, para así evitar que abarca más espacio y aprovecharlos para plantarlos en otras macetas o terrenos que dispongas para ello. Al igual de las palmeras que están en macetas, las que se encuentran al aire libre también se les debe garantizar un sustrato compuesto y bien drenado, para ello, puedes mezclar tierra para jardín con una parte de arena, esto ayudará a que el terreno no retenga demasiada agua.

Plagas y Enfermedades

Ahora bien, si las hojas se decoloran volviéndose amarillentas y pierden su brillo pudieran tener la presencia de alguna plaga, por cuanto una apariencia de polvo, lo que en realidad son pequeñas telarañas en la cara de la hoja. Para prevenir la presencia de los ácaros se puede incrementar la constancia de los atomizadores en la copa esto se hace porque la humedad ayuda a su abundancia, si la planta no es grande se pueden limpiar las hojas con una esponja humedecida con jabón y luego se le pasará un paño limpio. No obstante, si la plaga es grave la solución será aplicar algún insecticida orgánico.

Por otra parte, si lo que observas son manchas color café en las hojas, esto podría indicar que son insectos llamados cochinillas, que puedes corroborar empleando una lupa e intenta quitarlas para ver si se desprende con facilidad. De comprobarse esto, entonces deberás solucionar rápidamente esta infección, para lo cual deberás usar un trozo de tela o algodón húmedo con alcohol o puedes lavarlas con delicadeza con agua y jabón sin olor para quitar los parásitos y terminar este procedimiento con agua limpia y un paño seco. Además, es propicio que apliques una vez a la semana un insecticida natural para mejor control de las larvas.

PALMA ARECA

Si le gustó el contenido ofrecido en este artículo sobre los cuidados de la palma areca y desea aprender más sobre otros temas interesantes, puede leer los siguientes enlaces:

(Visited 332 times, 1 visits today)

Deja un comentario