Qué es un Germinador Casero y Cómo hacerlo

Un Germinador Casero, es un objeto acondicionado con algunas condiciones determinadas de temperatura y humedad,  para poner a germinar algunas semillas. Estos se pueden hacer en casa  para enseñar a los niños como nacen las plantas y también para ver desarrollarse a partir de semillas y, luego cuando son plántulas traspasar a las macetas o jardín.  Te invito que conozcas que es un Germinador Casero y cómo se hace.

GERMINADOR CASERO

Germinador Casero

En las escuelas y casas se pueden seleccionar envases porta huevos, bolsas o envases de plástico o vidrio con su tapa que antes almacenaban algún alimento, para elaborar un Germinador Casero y de esta manera los niños pueden aprender cómo germinan las plantas desde semillas y, también a cultivar algunas hortalizas y flores en la casa para luego plantarlas en envases más grandes o en el jardín directo en el suelo y luego ver como prosperan con éxito.

Para que se produzca la germinación de la semilla se tienen que cumplir algunas condiciones ambientales de temperatura, agua, suficiente dióxido de carbono y sales minerales. Este proceso de germinación y nacimiento de una planta sucede bajo la tierra  La germinación se produce cuando la semilla se va llenando de agua, aumenta su volumen el embrión de la semilla se hincha y el tegumento que recubre la semilla se ablanda y se rompe cuando es traspasado por la radícula que es el nombre de la primera raíz.

Aparecen después los cotiledones que por lo general ocurren también bajo la tierra y no se parecen a las hojas verdaderas. Estos cotiledones son el reservorio de sustancias nutritivas de las que se alimenta el embrión de la planta y subsiste mientras ocurre el proceso de germinación. Hasta nacen las primeras hojas verdaderas.

Cómo realizar un Germinador Casero

Al elaborar un Germinador Casero permitirá a los niños de la familia ver cómo se va trasformando la semilla que colocaste a germinar hasta emerger una plántula, siempre y cuando las condiciones sean las adecuadas.

Se sugiere tener semillas de legumbres como las caraotas o frijoles negros, un envase de plástico o vidrio de unos 250 ml o 500 ml que puedes obtener luego de haber consumido las aceitunas, garbanzos cocidos, espárragos u otro alimento en conserva. Se lava bien con agua y jabón y se deja en remojo en agua tibia por unas horas. A la tapa con un destornillador u otra herramienta parecida abre varios orificios pequeños, la colocas y listo el germinador.

GERMINADOR CASERO

Pasos a seguir:

  • Una vez preparado el envase donde germinaran las semillas, se coloca un papel secante (por servilleta, periódico) o algodón, estos materiales tienen que ser suficientes para amoldarlo bien a frasco, le puedes dar forma de cilindro. En el espacio central se coloca un poco de arena.
  • Las semillas se van colocando poco a poco, con cuidado, entre las paredes del frasco y el papel secante o el algodón sin pasar de la mitad del envase.
  • Se riega con un poco de agua con cuidado, para que solo humedezca el papel o el algodón. Procura que el agua sea suficiente y evitar empapar el germinador porque ese error puede llegar arruinar el germinado de las semillas y llegar a pudrirse. Así que atento con el agua.
  • El Germinador Casero se lleva a un lugar que reciba los rayos solares de la mañana. Cada dos días se le da vuelta al envase del germinador para que todas las semillas reciban suficiente luz solar.
  • Dependiendo de las especies de las plantas de donde provienen las semillas al cabo de unos días, estarán totalmente germinadas, la puedes usar para consumir como alimento o dejar que crezcan y se transforme en hermosas y robustas plantas.

Adquirir un Germinador

En caso de que quiera adquirir un germinador porque tiene poco tiempo para hacer uno casero, o va a cultivar muchas semillas, estos los puede adquirir en tiendas de jardinerías o viveros, también se sugiere buscar en las páginas de ventas por internet, en dónde además puede ver los diferentes modelos de germinadores que ofrece el comercio, como por ejemplo los germinadores semilleros y germinadores eléctricos.

En los países de clima templado son oportunos estos germinadores y propagadores eléctricos porque son un buen recurso para poner a germinar semillas durante la estación de invierno. Esto porque es más cuesta arriba, lograr obtener las condiciones ambientales adecuadas de temperatura, humedad y protección de los fríos vientos, para que las semillas logren germinar hasta llegar a ser unas plantitas y luego trasladar a otro medio para que sigan desarrollándose.

Tipos de germinadores

En las casas especializadas en jardinería o agricultura ofrecen recipientes de formas y tamaños para poner a germinar las semillas. Desde hace mucho tiempo se han usado las de barro o arcilla cocida, sin embargo, este ha sido poco a poco desplazado por las de plástico, este tiene la cualidad que es un material más ligero y más fácil de limpiar. Estas son ventajas de los germinadores de plástico, debido que las plántulas son sensibles a enfermedades y demandan de ciertas condiciones de higiene.

Entre las opciones comerciales de germinadores se podrán apreciar una amplia diversidad manuales e industriales. Adquirir germinadores industriales es recomendable cuando se van a llevar a cabo gran cantidad de germinaciones en vista que tiene una actividad productora de alimentos o de comercialización de plantas. En las casas comerciales especializadas es factible adquirir germinadores manuales y automáticos. Los germinadores manuales el cultivador tiene que regar los semilleros según sea la frecuencia y en cambio los automáticos el mismo equipo se encarga cada cierto tiempo de renovar el agua, aprovechando la conservada en un depósito.

Germinación de las plantas

A diferencia de los animales y seres humanos, las plantas todo el tiempo siguen creciendo, todos los años producen nuevos brotes, hojas, flores con atractivos para llamar la atención de sus polinizadores. La polinización se realiza cuando los granos de polen son trasladados de una flor al estigma de otra flor. La producción de semillas es sexual, pero igual se requiere la participación de un insecto o del viento para trasladar el polen de flor en flor, para producir la fecundación. Luego la flor se marchita y forma los frutos y semillas. Las semillas germinan y dan origen a una nueva planta. Los procesos de germinación pueden ser epigeos e hipogeos.

Germinación epigea

La germinación tipo epigea ocurre en las plántulas epigeas, en este tipo de plántulas los cotiledones salen a la superficie debido a un enorme crecimiento del hipocótilo, que es la porción que se encuentra entre la radícula y el punto de intersección de los cotiledones. En los cotiledones durante el ciclo de desarrollo de la plántula se transformaran en órganos donde ocurra la fotosíntesis, y empezará la etapa final del proceso que es la formación del epicótilo, a partir del cual aparecen las primeras hojas. La germinación epigea se observa en plantas como la lechuga, mostaza blanca, cebollas, judías, el ricino y otras.

Germinación hipogea

Este tipo de germinación ocurre en las plántulas tipo hipogeas, en estas plántulas los cotiledones se encuentran debajo de la tierra y, solo la plúmula sale a la superficie del suelo. En este caso la longitud del hipocótilo es bastante pequeña, casi no se observa. En el proceso de germinación el epicótilo se alarga para dar paso a la formación de las primeras hojas auténticas, que vienen siendo los primeras que empiezan el proceso de fotosíntesis de la plántula. Las semillas que tienen germinación hipogea son de cereales, guisantes, habas, robles y otras más.

Factores que afectan la germinación

La germinación de las semillas está condicionada por factores ambientales, por las características del sitio donde se cultivara las plantas que nazcan de las semillas que germinen y de las potenciales plagas que puedan afectar. Por esto para que ocurra una germinación exitosa es indispensable que se produzcan o proporcionen los siguientes requisitos: El sustrato tiene que estar húmedo, Aporte de oxígeno para que se facilite la respiración tipo aeróbica y la temperatura idónea para favorecer el cumplimiento de los diferentes procesos metabólicos.

Otros factores que se tienen que tomar en cuenta, se relacionan con el clima donde se llevará a cabo la plantación y el control de plagas, para mantenerla controlada para cuando la planta crezca  y evitar su aparición que afecte el crecimiento pleno de la planta. De igual manera, se tiene que tomar la latencia de germinación porque para que se produzca se precisa estímulos ambientales de iluminación y baja temperatura, además que la cubierta seminal se ablande. Esto favorecerá:

  • Que el agua impregne la semilla y durante la germinación el agua pase a las distintas capas de la semilla y llegue hasta el embrión, durante la fase de secado o reposo debe haberse secado en su totalidad.
  • La semilla húmeda se hincha y se rompe la capa externa (tegumento).
  • Las enzimas empiezan descomponiendo los nutrientes almacenados en el endospermo o los cotiledones, transformándolas en sustancias más sencillas que después son llevadas por el interior del embrión hasta llevarlos al centro de crecimiento.
  • El oxígeno en el proceso de germinación permite que la semilla saque la energía almacenadas en los azúcares de reserva, esto es vital para que dé inicio al crecimiento.
  • Se tiene que garantizar la higiene de los germinadores y las semillas, así como las herramientas e insumos que se utilicen con los germinadores.

Te invito a seguir conociendo la maravillosa naturaleza y como cuidarla, lee los siguientes post:

(Visited 7.766 times, 17 visits today)

Deja un comentario