¿Qué son los Cultivos Hidropónicos y Cómo se hacen?

Los cultivos hidropónicos han sido una opción ante las limitaciones de suelos adecuados para sembrar, con lo cual se ha logrado un mayor aprovechamiento de espacios y control de los factores de humedad, pH, oxigenación y los nutrientes que requieren las plantas para su crecimiento, por lo que te invitamos a seguir leyendo este artículo para que conozcas más sobre este tema.

CULTIVOS HIDROPÓNICOS

Cultivos Hidropónicos

Los cultivos hidropónicos son una técnica de siembra que se separa completamente del suelo para desarrollar los alimentos, ya que es necesario evitar los inconvenientes tradicionales del cultivo regular, además de la obligación de utilizar pesticidas. De esta manera, el jardín hidropónico trabajará con las raíces en la eliminación y con las diferentes bases que pueden partir de la corteza hasta la espuma, a esto se le suma el agua que esta vez se acompaña de importantes nutrientes para que se puedan desarrollar los cultivos.

Existe el procedimiento que se basa únicamente en el agua y los nutrientes que requieren los cultivos, como los cultivos en aguas profundas, en este último modelo es uno de los más económicos y fáciles de realizar en casa, ya que las raíces se fijan en una solución oxigenada con agua y nutrientes. También existen procedimientos basados ​​en un soporte de medio sólido, donde se puede elegir entre muchas alternativas, como las que tienen un sustrato de origen biológico, como corteza o musgo, incluso no biológicas como espuma o arena.

Características y Beneficios Generales

Cuando utilizamos esta técnica de sembrado, las raíces reciben un conjunto de nutrientes como el fósforo, nitrógeno, potasio, zinc, hierro, calcio, entre otros disueltos en el agua para su correcto desarrollo. Además, esta solución cuenta con todos los elementos químicos imprescindibles para el buen desarrollo de la planta. De esta forma, se puede decir que la planta puede crecer solo en solución mineral o en un medio inerte, como puede ser la grava, perlita o arena.

En cuanto a los beneficios generales: favorece la plantación en edificios y viviendas, así como en zonas donde no hay mucho espacio. El tiempo de siembra es relativamente más corto que en la agricultura tradicional porque las raíces están en contacto directo con los nutrientes y producen un crecimiento excepcional de tallos, hojas y frutos. Se necesita menos trabajo ya que no es necesario cultivar la tierra. No hay problema de erosión del suelo como ocurre con los cultivos tradicionales, además de que no se aplican fertilizantes.

Tipos de Cultivos Hidropónicos

Esta interesante técnica de sembrado, la cual se ha desarrollado en diferentes formas en todo el planeta, en una extensa cantidad de ámbitos que se pueden pensar como, por ejemplo, el comercial y productiva. Con este procedimiento lo principal que se busca obtener es una mayor cantidad de especies vegetales y frutales, incluso algunos tubérculos y flores. Por tal motivo, en los siguientes puntos estaremos dando una explicación de los tipos de cultivos hidropónicos más empleados:

Cultivo con Sistema Recirculante

Es un sistema en el que el flujo de nutrientes se puede ajustar según los deseos del jardinero, es decir, frecuente o con interrupción. Existen varios modelos dentro de este sistema, pero el más conocido es TPN o NFT, donde la flora o vegetación se desarrolla en canaletas rectangulares de plástico opaco, para que la luz no pase a través de ellas e impida su desarrollo de algas en la solución nutritiva y también promueve un ambiente oscuro para facilitar el desarrollo de las raíces.

La letra P de las siglas TPN, se refiere a que la profundidad del líquido que absorben las raíces es muy poco profunda, pudiendo así suministrar oxígeno de manera más eficiente. En el caso de NFT, la solución nutritiva se suministra a las plantas de forma discontinua, formando una capa muy fina en el fondo de la canaleta de la que las plantas absorben agua mineral y oxígeno. Después de un período de uso (de 7 a 10 días), la solución nutritiva se desecha y se reemplaza por una nueva.

En la zona debajo de los canales circulan los nutrientes y en la parte superior o en la cubierta removible perforada están las plantas y su sistema radicular llega al fondo del canal, donde es bañado por la solución nutritiva circulante y le aporta agua, minerales y oxígeno. La solución fluye de manera intermitente: 10 minutos con flujo de nutrientes y 5 minutos sin flujo de nutrientes en el sistema hidropónico. Dado que la solución nutritiva está aireada, se suministra oxígeno al sistema radicular mientras fluye la solución nutritiva. La relación de circulación varía durante el ciclo del sistema.

Consejos

Para utilizar este tipo de hidroponía se suele dar el siguiente consejo: las plantas pequeñas no necesitan apoyo, sino las grandes. Las pistas sobre las que se ubicarán deberán tener una dimensión de 35×30 cm cada fila de 10 metros. A su vez, debe tener una pendiente del 4% para que los nutrientes fluyan por gravedad a lo largo de él, de tal manera que, desde el extremo superior de los canales se suministra los nutrientes hasta el otro extremo, lugar donde se encuentra el tanque de los nutrientes y se pueda airear y recircular dicha solución nutritiva.

El caudal de la solución nutritiva debe ajustarse para que sea de 1,5 litros / minuto en cada canalón, el ajuste debe comenzar por los laterales de la instalación dejando en último lugar los canales centrales. La solución nutritiva se utiliza durante 6 días con corrección diaria del pH y la conductividad eléctrica, agregando agua para corregir esta última. Al séptimo día, el agua debe pasar por las canaletas para lavarlas y eliminar los cristales que se hayan formado en el sistema radicular, luego se proporciona una nueva solución. En este sistema, el suministro constante de energía eléctrica es vital porque cuando falta, las plantas pueden morir.

CULTIVOS HIDROPÓNICOS

Ventajas y Desventajas

Sus ventajas son: poder agregar insecticidas y fungicidas a la solución nutritiva. Cualquier error cometido al preparar la solución nutritiva se puede corregir rápidamente. No hay disminución de agua por evaporación de la superficie del canalón, se reduce a transpiración y cada día se debe completar el volumen de la solución nutritiva y medir el pH y la conductividad eléctrica y restaurar su valor si es necesario. Se evita la necesidad de eliminar los sustratos infestados, solo se desinfecta el canalón, lo que es fácil y relativamente económico.

Sin embargo, también se puede destacar que, este modelo del sistema puede presentar algunas desventajas a la hora de emplearlas, entre las cuales tenemos que, dentro del conjunto de canales se desarrollan grandes cantidades de etileno (C2H4) producidos por el sistema radicular, cuando este no se encuentra con un suministro de calidad y constante de oxígeno, lo cual puede generar la situación denominada como senectud, o una vejez antes del tiempo en todas las raíces.

Cultivo con Sistema de Solución Nutritiva Estacionaria

Este sistema es una variante donde las plantas se apoyan en un anime de 5 cm de grosor, lo que les permite flotar, con orificios que están convenientemente separados según la planta a crecer. Las raíces descubiertas de las plantas se pasan por estos orificios para ponerlas en contacto con la solución nutritiva y poder absorber agua mineral y oxígeno. Las raíces de las plantas deben estar bien ventiladas, por lo que deben airearse con frecuencia (6 veces al día) manualmente o con la ayuda de un pequeño motor de acuario con su difusor.

Consejo para el Cambio de los Nutrientes

Después de un cierto tiempo de uso de la solución nutritiva (7-10 días), se retira y el recipiente se llena con una solución nueva o fresca. En este sistema, las raíces descubiertas están siempre en contacto con la solución nutritiva, por lo que es necesario aportar oxígeno, ya que su difusión en el agua es muy lenta y está influenciada por la temperatura. Hay que resaltar que, el oxígeno es inversamente proporcional a la temperatura, digamos a mayor temperatura de la solución nutritiva, menor es su contenido de O2 y viceversa.

Es importante ocuparse de la cámara de aire y que su grosor está relacionado con el desarrollo de las raíces de las plantas, ya que es una fuente de O2 que, al difundirse todos los nutrientes involucrados, ayuda a abastecer las raíces de las plantas. Hay que tener presente a su vez, que en un principio si tiene 1 cm de espesor, a medida que la planta vaya desarrollándose con el tiempo se convierte en 3 cm, más tarde se puede aumentar a unos 6 cm y, finalmente, llegar a un nivel de 10 cm.

CULTIVOS HIDROPÓNICOS

Variantes

Hay dos variantes de este sistema: agrupación de plantas individualizadas y no individualizadas. En ambos casos debe haber un soporte para el tallo de la planta en la parte superior y luego una cámara de aire, luego la solución nutritiva en la parte inferior con el sistema de ventilación. El primero podría utilizar tinas de plástico con una capacidad de 18 litros o tinas de plástico con una capacidad de 8 litros (ambos opacos para evitar el paso de la luz) y de 25 cm de altura, conectados por el sistema de ventilación.

En esta primera versión del sistema, hay que tener presente que las burbujas deben ser muy pequeñas para aumentar la solubilidad del oxígeno en la solución nutritiva. Deben cambiarse cada 7 o 10 días y durante su uso es necesario recuperar el agua perdida por la transpiración. La aireación se puede hacer usando una bomba de acuario, que está conectada a un temporizador en un lado y un difusor de burbujas de aire en el otro. La bomba funciona de 3 a 5 veces al día durante 5 minutos.

Se puede utilizar un cajón de madera (1 m x 1 m x 35 a 40 cm de alto) forrado internamente con plástico para evitar la pérdida de la solución nutritiva, cuyo volumen debe estar de acuerdo con la bomba o compresor que suministrará el aire. Sobre el polietileno se coloca el sistema de aireación ramificado y encima de la solución nutritiva, luego la cámara de aire y finalmente la tapa donde se apoyan las plantas con raíces descubiertas.

Cultivo con Sistema de Sustancias Orgánicas

En esta técnica se pueden utilizar todo tipo de compuestos de origen vegetal o afrutado, entre los que podemos citar ejemplos como cáscaras o cascarillas de arroz y una mezcla de fibra de coco con aserrín de la misma (50/50% v / v), los cuales puede ser llamados como sustancias orgánicas ligeras también. Las fibras de coco y el aserrín son productos para moler el mesocarpio y exocarpio del coco, y las cáscaras de arroz son un subproducto del procesamiento del arroz (trilla).

Cascarillas de arroz

Este sistema necesita de un proceso de fermentación, el cual puede durar entre 2 a 3 semanas, además de una limpieza con una gran cantidad de agua por 1 semana, antes de su utilización. Se puede mencionar que, este posee baja intensidad de descomposición debido a su alto contenido de sílice. Es liviano y su principal costo es el transporte. Por otra parte, incorpora buen drenaje y buena aireación, pero baja retención de humedad. Se usa en mezclas para aumentar la aireación en ellas. Suministra sílice a las plantas a las cuales les confiere protección contra los hongos (hojas básicamente).

CULTIVOS HIDROPÓNICOS

Aserrín y fibra de coco

El empleo de estos elementos hace que el sistema tenga una buena habilidad de almacenar agua y por tanto poca aireación, la fibra de coco, por otro lado, no almacena bien el agua y ayuda a la aireación del suelo. Para la vegetación que requiere un medio con un equilibrio adecuado de agua y aire, se puede utilizar una mezcla de 30% de aserrín de coco, 30% de fibra de coco y 40% de cáscara de arroz. El aserrín y la fibra de coco tienen taninos que necesitan ser fermentados y lavados antes de usarlos, porque si no se hacen bien, los cultivos se rendirán mal.

Cultivo con Sistemas de Sustancias Inorgánicas

Otra de las modalidades de sustratos o sustancias que se pueden emplear en los cultivos hidropónicos, son todos aquellos elementos inorgánicos que pueden facilitar el desarrollo y posterior producción de la vegetación sembrada. En la mayoría de los casos, se suele emplear elementos tales como: la arena, que no importan si procede de las playas de algún río o del mar y, por otro lado, la grava, la cual es un conjunto de piedras no porosas que suelen encontrarse en las orillas de los ríos. A continuación, explicaremos con más detalle cada una de ellas.

Arena

En este primer caso, su granulometría o tamaño debe estar entre 0,2 y 20 mm de diámetro, no deben contener bicarbonato (ni calcio Ca (HCO3) 2 ni magnesio Mg (HCO3) 2, ni carbonatos cálcicos CaCO3 ni contener magnesio MgCO3). Por otro lado, se puede señalar que, la arena tiene una alta capilaridad debido a la presencia de microporos (menos de 20 micrómetros de diámetro) que distribuyen la solución nutritiva de manera horizontal y vertical (tridimensionalmente).

Grava

Se trata de clastos rodados que suelen encontrarse en las orillas de los ríos. Su tamaño o granulometría varía de 0,3 a 20 mm de diámetro, deben ser lo suficientemente duros como para no romperse. Debido a la presencia casi exclusiva de macroporos (más de 20 micrómetros de diámetro), no tiene capilaridad, por lo que distribuye la solución nutritiva verticalmente de arriba hacia abajo o por sub-riego de abajo hacia arriba, es así como debe ser regado con este tamaño de grano.

Por otro lado, los macroporos que pueden indicar la existencia de una baja humedad, debido a que los elementos nutritivos son retenidos en las juntas de las grandes rocas, por lo que el riego por sub-riego debe ser más frecuente. El empleo de este elemento que posee un origen no orgánico con un diámetro de 5 a 10 mm reduce la frecuencia de riego ya que favorece la retención de humedad. Evite el uso de grava que contenga carbonatos o bicarbonatos de calcio (Ca) y / o magnesio (Mg).

CULTIVOS HIDROPÓNICOS

Cultivos con Aeroponía

Se trata de una clase moderna de cultivos hidropónicos, en los que el sistema de raíces de la vegetación se suspende en el aire y se riega intermitentemente por una neblina compuesta por los nutrientes que necesitan. Las pequeñas gotas que tiene esta forma de riego se adhieren a la superficie de la raíz, proporcionando agua y minerales, además de esto, pueden llegar a proporcionar el oxígeno requerido. Por tanto, es un ambiente saturado de humedad donde no hay sustrato.

Además, se puede decir que la aeroponía permite más cosechas en un lapso menor de tiempo, debido al contacto constante con el oxígeno, el agua y los minerales y, en consecuencia, un desarrollo más fuerte de las raíces. En esta clase particular de los cultivos hidropónicos, se pueden observar dos modelos empleados, los cuales proporcionan a la planta agua, minerales y oxígeno a presión. Estos se conocen como: baja presión y alta presión.

Baja presión

En este sistema, las gotas son más grandes y, por lo tanto, transportan menos oxígeno. El reservorio donde se ubican los nutrientes se encuentra debajo de las plantas, dentro de la cámara de crecimiento radicular y es posible que cuando las raíces crecen mucho, puedan entrar en él. La tapa del recipiente de la cámara de crecimiento de las raíces sostiene los tallos de la planta, rodeados de gomaespuma, que sella el espacio y evita la pérdida de humedad a través de él.

Alta presión

En este sistema, el tanque de nutrientes está separado de la cámara de crecimiento de la raíz de la planta, pero está adyacente a ella. La bomba está a alta presión y los rociadores crean una neblina de pequeñas gotas de entre 10 y 30 micrones que rocía las raíces entre 1 y 5 segundos y deja de rociar durante 3 a 5 minutos. También hay un spray de 1 minuto y un descanso de 4 a 5 minutos. Durante el descanso, se podrá observar que la vegetación absorbe agua, nutrientes y oxígeno.

Consejos para el cultivo

La energía eléctrica no debería fallar, ya que las plantas morirían inmediatamente por la falta de oxígeno y agua en las raíces. Además, los microorganismos beneficiosos no deben faltar en las raíces de las plantas con las que tenga simbiosis y ayudarles a absorber los nutrientes con mayor facilidad. Por otro lado, los fertilizantes utilizados deben ser completamente solubles, generalmente son polvos, lo que permite obtener un líquido completamente homogéneo durante su dilución.

También, se debe hacer la recomendación que, si la vegetación que se va a sembrar posee un gran tamaño, es necesario colocar un medio de soporte por el cual van a estar sostenida en el aire, usualmente es a través de una cuerda. A su vez, se suele mencionar que es un tipo de cultivos hidropónicos que no requiere de mucha agua y nutrientes. Aun así, es necesario que cualquier vegetación deba recibir suficiente luz para incentivar el crecimiento de la misma, por lo general, unas ocho horas.

Dependiendo del tamaño de la vegetación, los nutrientes que se han de suministrar se deben cambiar cada semana en el modelo de baja presión, pero en el caso de la alta presión se puede cambiar al final del ciclo del cultivo. La solución nutritiva debe pasar por un filtro antes de ser asperjada. De igual manera, en ambos tipos de modelos, deben funcionar perfectamente durante un largo y continuo período de tiempo, es decir, las 24 horas completas todo el año.

Cultivos con Acuaponía

Es una clase de cultivo novedoso en la cual se combina la cría de peces con los cultivos hidropónicos de la vegetación. Por supuesto, ambos cultivos están separados físicamente, sin embargo, gracias a la conexión que hay entre ambos, se pueden beneficiar de los nutrientes que recirculan en el medio. Se puede destacar que la primera implementación moderna de este sistema, ocurrió en las Islas Vírgenes en los años 90. Pero existen antecedentes llevados a cabo por las antiguas civilizaciones chinas e incas.

Cómo se realiza

La solución obtenida del pez se filtra para eliminar los excrementos del mismo, para transformarse en el amoniaco (NH3) producido por el animal en nitritos (NO2) y finalmente, para convertir los nitritos en nitratos (NO3). El amoníaco es tóxico para los peces y también para las plantas, mientras que los nitratos contenidos en los nitratos tampoco lo son. Incluso, se puede mencionar que aporta nitrógeno a las plantas.

CULTIVOS HIDRÓPONICOS

Se puede mencionar que, los animales deben ser criados en recipientes de plásticos con una capacidad de 1300 galones para evitar la proliferación de algas y temperaturas más bajas. Además, hay que reconocer que el agua a utilizar con los peces debe tener las siguientes propiedades: No debe contener cloro por ser tóxico para ellos. Debe tener un pH de 7. La temperatura varía entre 22 y 32 ° C dependiendo de la especie de pez o animal, Oxígeno disuelto entre 4 y 9 ml / l. Nitratos (NO3) bajos de 1,5 a 200 (mg / l) según el pez.

Consejos para estos cultivos hidropónicos

El número de peces a criar depende del volumen total de los tanques y el alimento que se utilizará diariamente dependerá del tamaño y número de peces por tanque o por metro cúbico de agua. La relación entre el volumen de agua utilizado por los peces y el utilizado por las plantas es de 1 m2 de peces / 2 m2 de plantas. Generalmente no se utilizan fertilizantes por tratarse de un sistema biológico ya que los elementos esenciales de las plantas provienen de la transformación de las heces, orina y alimentos no consumidos por los peces transformados por los biofiltros en nutrientes para las plantas.

Cultivos con Forraje verde (FVH)

Es un método de producción de biomasa vegetal (hojas y raíces de plántulas) con una altura de 25-30 cm, forma una especie de «almohada» blanca de raíces mixtas de alta salud (inofensiva) y calidad nutritiva (incluyendo alto contenido de proteínas / aminoácidos y vitamina E). Se utiliza en la producción de plántulas de origen hidropónico en grandes cantidades que se pueden alimentar a todo tipo de animales domésticos o comerciales: porcinos, bovinos, equinos, gallinas, cabras, peces, cambiando una porción de los alimentos balanceados.

Se elabora muy rápidamente (8 a 10 días) a partir de semillas de Poaceae o gramíneas (por ejemplo, maíz) de alta calidad (alta germinación del 90 al 95%). Requiere invernaderos muy simples con un alto porcentaje de kilogramos de FVH fresco por metro cuadrado (75-105 kg de factor verde fresco por metro cuadrado de invernadero por día) ya que se planta en 5 niveles verticales separados verticalmente 35 cm. Debido a la cosecha diaria / reciclaje de semillas que se puede realizar los 365 días del año, es altamente productivo en el tiempo.

¿Cómo se realizan los Cultivos Hidropónicos?

Conociendo cuáles son las diferentes clases de cultivos hidropónicos que existen, es momento de pensar en la posibilidad de realizar uno de forma artesanal o casera, se puede hacer uso de materiales obtenidos nuevos en los mercados o emplear todos los elementos que se encuentran en el hogar para hacer uso del reciclaje. A continuación, mencionaremos los materiales que necesitas y los demás procedimientos que se deben realizar para llevar a cabo este emprendimiento ecológico.

Materiales

Para construir uno de estos cultivos es muy sencillo y fácil de montar, es necesario encontrar los siguientes materiales: 2 cubos de plástico con una diferencia de capacidad de 1 litro cada uno, es decir, los primeros 10 litros y los segundos 9 litros. Además, se requiere un sustrato para cultivo hidropónico (coco, arcilla expandida o perlita). Bomba de sumidero de drenaje sumergible. Oxigenador de tubo para la bomba. Dos vasos de plástico robustos. Tubos para riego. Temporizador de riego automático, siempre y cuando sea necesario.

Fabricación

La única herramienta que puede comprar en teoría es la bomba sumergible, pero si tienes bombas pequeñas para agua es suficiente, aunque tengan que desarrollar una potencia de 4/30 W, de lo contrario el chorro y el flujo serían muy abundantes, las herramientas son fácilmente reciclables. Los dos cubos de plástico pueden ser, por ejemplo, dos cubos de pintura o de metal. Lo importante es que uno de los dos cubos sea más grande, que contenga el otro y que ambos no sean transparentes para evitar que entre luz en el interior del recipiente, pero podría también pintarlos en tonos oscuros si lo prefiere.

Realice unos agujeros en el cubo pequeño con un taladro. Ahora deberá de llenarlo con arcilla expandida. Con el balde más grande tendrá que introducir al menos 4 galones de agua. Luego inserte la bomba de inmersión en agua, después de colocar el tubo de oxigenación en el espacio apropiado. Advertencia: si está utilizando una bomba, no la sumerja en agua a menos que esté seguro de que no se dañará. En cualquier caso, tome las tuberías de riego y conéctelas a la bomba.

Toma el balde con la arcilla expandida y crea un espacio para los vasos de plástico. Antes de insertar los vasos en la arcilla, taladre varios agujeros para pasar las futuras raíces de la planta cultivada. Además, la arcilla también se elaborará en las tazas, hasta que las raíces de la planta sean lo suficientemente largas como para poder retirarlas posteriormente. Tome el cubo preparado con los vasos y la arcilla, previamente perforado e insértelo en el más grande, hasta que el segundo cubo encaje con el primero. Mientras bloquea, deje salir las mangueras de riego y conéctelas al balde superior.

Para que los tubos descansen sobre el jarrón a una altura de 5/10 cm de las copas o vasos, basta con fijarlos con un simple alambre en un lado del recipiente, utilizándolo como soporte. Las mangueras de riego tienen un precio relativamente bajo, pero también se puede utilizar cualquier manguera. Sin embargo, tenga en cuenta que el tubo debe tener el tamaño exacto del orificio de la bomba. Si es necesario, conecte la bomba a un temporizador y luego a una toma de corriente para un sistema automatizado.

Podemos concluir que es una forma de construcción de este método de cultivo más fácil de hacer, aunque si tiene la experticia necesaria, puede emprender uno de los cultivos hidropónicos más complejos que hay. De igual manera, todos llegan a cumplir con el mismo objetivo, el cual es un complejo de ciclo sin interrupción, integrado de cubos o recipientes que adquieren los nutrientes de un tanque, que luego riegan la vegetación y hacen que la solución recorra por el sustrato hasta el recipiente del inicio. Por último, se puede decir que, independientemente de la clase de cultivos hidropónicos que escoja, recuerde que tendrá un excelente medio para sembrar de forma efectiva y productiva.

Factores para escoger el Tipo de Cultivo

Debería comenzar con un sistema que sea fácil de construir, de mantener y que le sea económico, para luego pasar a un sistema más complicado. Se debe tener en cuenta el tamaño del modelo, que determina el costo y el tiempo necesarios para la atención. Tener claros los objetivos, ya sea para uso doméstico o consumo mixto, es decir, consumo y venta de determinados productos. Así como la disponibilidad y calidad de agua, fertilizantes y semillas. Tener un área protegida, sin árboles, luz, viento y lluvia. El área debe recibir al menos 6 horas de luz al día, preferiblemente por la mañana.

Uso de Contenedores

En los últimos años se ha fomentado el uso de contenedores en los distintos métodos de este cultivo, lo cual genera rendimientos exponencialmente más altos, con solamente utilizar un 90% menos de agua que la utilizada en la siembra tradicional. Además, se puede destacar que, es necesario asegurarse que el suministro del líquido vital pase por el mismo lugar cada doce minutos. De esta forma convertiremos los cultivos en una finca portátil.

Por otro lado, estadísticamente hablando, con el empleo de estos elementos se puede obtener la producción de 4 a 6 mil unidades cosechadas cada 7 días, es decir, 50 toneladas por año, lo cual implica un incremento de 80 veces superior a los cultivos tradicionales. En líneas generales, es una forma de sembrar que cada vez más obtiene fama y empleo en diversos lugares del planeta, reduciendo costos en materiales y empleo de mano de obra, con el beneficio de maximizar la producción.

¿Qué se puede Cultivar?

Existe una gran variedad de vegetación que se puede plantar a partir de estos cultivos hidropónicos. Por ejemplo, tenemos casos donde hay un desarrollo increíble y constante como el Ficus, el Pathos, el Philodendri o incluso, el Dracena. Aunque también puede preferir plantar aquella vegetación que produce flores, por ejemplo, el hibisco es muy adecuado, así como la Saintpaulia o Spathiphyllum. Sin embargo, si lo que buscas es obtener un sembradío con plantas frutales, quizás las mejores sean las fresas.

En cuanto a suculentas y bulbos, es más difícil. En este caso, la fuerte presencia de agua puede crear una pudrición severa que resulte en la muerte de la planta. Como era de esperar, si se planta un bulbo, nunca debe estar en contacto directo con el agua, incluso si es rico en nutrientes. Deben estar sumergidas y no mucho, solo las raíces básicas. De igual manera, en el caso de las hortalizas, es bueno consultar a los especialistas o viveros para elegir las especies más adecuadas.

Si desea hacer esto de forma independiente, la verdura elegida debe limpiarse de la tierra presente en las raíces, sumergiendo la parte en agua a temperatura ambiente durante unas horas. Luego se tiene que colocar todo en el recipiente específico para este tipo de cultivo, provisto de orificios para el drenaje y relleno con material inerte como arcilla expandida, útil para absorber y liberar la mayor cantidad nutrientes que requiere. Para finalizar, mencionaremos algunos vegetales empleados:

  • Acelgas
  • Espinacas
  • Alcachofas
  • Ajos
  • Berenjenas
  • Cebollas
  • Pepinos
  • Tomates
  • Zanahorias

Historia de los Cultivos Hidropónicos

Los antecedentes trascendentales de este tipo de plantación se remontan a los jardines colgantes en Mesopotamia y los jardines flotantes de China. La gente ha utilizado estas técnicas durante miles de años. Aunque la teoría general detrás de la hidroponía sigue siendo la misma. Sin embargo, la primera referencia moderna para la hidroponía se remonta a 1936, cuando William Frederick Gericke utilizó por primera vez este método para realizar experimentos comerciales a gran escala en el cultivo de tomates, lechugas y otras verduras.

Durante sus estudios en la universidad pudo demostrar que las plantas lograban completar su ciclo de vida solo con una combinación de nutrientes y agua sin necesidad de estar plantadas en algún terreno. Esto sin duda causó mucha incertidumbre porque contravenían los convencionales métodos de siembra, pero las evidencias del crecimiento de las plantas de tomate de gran tamaño conllevaron al manejo de un nuevo término en el área conocida como la hidroponía.

Los impactantes resultados de los experimentos de él con tomates recibieron un mayor número de investigaciones de campo. Luego, la Universidad de California realizó otra investigación, donde los investigadores descubrieron muchos beneficios relacionados con el cultivo de plantas sin suelo. Gracias a esto estudios se decidió emplearlo para proporcionar verduras en lugares con condiciones extremas, es decir, desiertos y nevados, más tarde se masificó el empleo de este maravilloso sistema de producción de alimentos.

Si le gustó este artículo sobre ¿Qué son los cultivos hidropónicos y cómo se hacen? y desea aprender más sobre otros temas interesantes, puede revisar los siguientes enlaces:

(Visited 111 times, 1 visits today)

Deja un comentario