¿Cómo hacer Abono para Plantas?, Tipos y Más

En la actualidad se ha evidenciado la evolución en el uso del Abono para Plantas y así participar en el desarrollo y crecimiento de una planta, ya sea en un jardín, maceta o en un extensa superficie plana, donde estamos encargados de aportar los nutrientes necesarios para el crecimiento sano de la planta, en el siguiente artículo conozcamos un poco más sobre los abonos para las plantas.

abono-para-plantas

Abono para Plantas

El abono para plantas es el estiércol que se arroja a la tierra para hacerla más delicada y más productiva. Según algunos estudios los consideran como un material cuyo fin primordial es suministrar elementos nutrientes a las plantas. La gestión permanente en contribuir un abono se refiere a la fertilización. Los estiércoles, junto a las mejoras, constituyen parte de los efectos de los  fertilizantes.

Los abonos han sido manejados desde la antigüedad, en el momento que se agregaban al suelo, de modo efectivo, las sales de los huesos (carbonizados o no carbonizados), el nitrógeno de las execraciones de animales y humanos o el potasio que proviene de la incineración  de los materiales.

De la misma manera se puede decir que el abono corresponde a un tipo de sustancia empleada para incrementar los nutrientes necesarios del suelo que favorecen al crecimiento de las plantas de acuerdo a su naturaleza, origen orgánico (compostas, humos, y otros) e inorgánico (mezclas de sales, entre otros).

Elaboración de Abonos para las Plantas

Dentro de los abonos más recomendados se encuentra los que son elaborados de forma artesanal o domésticos por sus atributos para la tierra y las labranzas y la  disposición de producción y aplicación inmediata. Primeramente, en el caso de tener animales como: conejos, cabras o gallinas es favorable el uso de sus excrementos como abonos. Los excrementos del conejo son los que tienen un alto porcentaje de gas y pueden agregar solamente al sustrato, pero la de la cabra o gallina, conviene tratarla por un paso de compostaje anterior.

abono-para-plantas

  • Cáscaras de huevo

Asimismo, las cáscaras de huevo son muy útiles en el huerto, ya que contribuyen sustentos como el carbonato cálcico y se aprovechan como repelentes de plaga. Es indicado el machacar bien las cáscaras para aumentar al abono casero, no obstante, además se consigue innovar con ellas un polvo y explayar bien por la base de las plantas o arbustos. Las conchas de los plátanos tienen un elevado contenido en potasio, el cual es muy productivo como sustento para los arbustos, por ejemplo, es muy útil para el florecimiento.

  • Urea

La urea de la orina humana tiene un porcentaje muy alto en gas, fósforo y potasio. La orina es un elemento infecundo cuando el organismo se encuentre en buen estado de salud. Se puede diluir en agua a una compensación de 1:8 y aumentar el abono casero. Las cenizas de la chimenea tributan gran cantidad de potasio y carbonato cálcico, especial para producir el abono casero. Es significativo no emplearla de manera directa junto las plantas acidófilas o si el sustrato es ácido.

  • Humus de Lombriz

El humus de lombriz es uno de los mejores abonos orgánicos, completamente natural y seguro para optimizar la robustez de las plantas, para que progresen de manera sanas y prosperen o den frutos. El humus en sí con su constitución más apropiada solo se obtiene de los sustratos de las selvas, derivado de forma natural por los gusanos que moran en la tierra.

Preparación de abono orgánico

Para iniciar con la preparación del abono orgánico personal, es recomendable conocer sobre las substancias que consiguen incrementar la acción del propio, originado por los sustentos que establecen porción de su constitución. Para preparar un abono orgánico casero se debe tener presente los siguientes pasos:

Primeramente, se debe  reunir  los restos orgánicos que haya en la residencia y que se pueden haber nombrado anteriormente, pero es necesario para preparar un cultivo especifico como abono. Seguidamente, se debe seleccionar una vasija o depósito que posea una hondonada mínima de cincuenta  centímetros y un eje igual de profundo. Luego se debe meter los restos y  se cubren con tierra. Una vez cada siete días, se debe ventilar  la mescolanza de materiales orgánicos con asistencia de una rastra para impedir que se petrifiquen. Los distintos movimientos deben ir desde el exterior hacia el interior.

La humedad, es uno de los elementos más significativos para su disgregación. Para evidenciar que todo está en buenas condiciones, los restos deben poseer un semblante equivalente al de una esponja húmeda. Este sumario consigue persistir entre 2 y 5 meses. Cuando  el abono se torne de color  marrón fuerte, oscuro es el indicativo que el abono está listo, desglose un olor a tierra rociada y, además, ya no se diferencien los elementos originales.

Para preparar un abono orgánico líquido se logra al hervir alrededor de diez minutos cáscaras de plátano cortadas en un litro de agua. Posteriormente, solo  se debe de colar el cocimiento y aumentar dos litros más de agua fría, he aquí un excelente abono líquido para las plantas o arbustos.

Tipos de Abonos

El comprender los diferentes tipos de abonos para las  plantas es la mejor manera para poder brindarle a la vegetación todos los nutrientes que requiere para desarrollarse de modo fructífero. El poder tener presente el tipo de abono que realmente necesita y ellas se reproduzcan realizando todos sus procesos de reproducción garantizará de manera satisfactoria la vida en el planeta tierra.

El arbusto en su evolución y desarrollo demostrará el nutriente que debe estar recibiendo, porque cuando están pequeñas son muy pocas las que necesitan algún tratamiento con abonos o fertilizantes ya que se puede correr el riesgo de quemar la planta. Dentro de los tipos de abonos orgánicos, se pueden clasificar de acuerdo a su composición y de acuerdo a su uso.

abono-para-plantas

Abono según su composición

Los tipos de abonos poseen un rol esencial en la elaboración de alimentos, hierbas, fibras y energía. El sustrato, en relación de su contenido agrario, posee una producción limitada para abastecer las insuficiencias nutritivas de los cultivos. Las características particulares de cada planta determinan su desarrollo y evolución en el sustrato, que  requiere de las sustancias nutritivas. Dentro de los tipos de abonos para plantas de acuerdo a su composición se pueden destacar: abonos orgánicos y abonos minerales.

Abonos orgánicos

Cuando se hace referencia a la palabra abono orgánico, se hace referencia a la composición mezcla de las sustancias que se pueden adquirir por medio de la desintegración y mineralización de los diferentes restos orgánicos que tienen origen animal (excrementos), vegetal (remanentes de siegas) y  sobras consistentes e industriales  (fangos de depurativo). Que se pueden adherir a los sustratos con la única intención de optimizar cada una de las diferentes características químicas, físicas y biológicas.

Motivado a la optimización de las diferentes características porque brindan alimentos o nutrientes que de esta manera ponen en funcionamiento la actividad microscópica de la tierra, porque estos nutrientes están complementados de materia animal, energía, bacterias y poco nivel de minerales. Estos abonos aumentan la temperatura del sustrato dando el beneficio a la formación y progreso de las raíces y de esta manera regenerando la subsistencia del arbusto. En el caso que se disminuya las sustancias orgánicas en los suelos,  los hace más fríos, siendo esto lo que origina las propiedades biológicas, químicas y físicas. El uso de los abonos orgánicos permite:

  • El cultivar los restos orgánicos
  • Desarrollan la acción microscópica del sustrato
  • Recobran la materia viviente del suelo, beneficiando la suspensión de nutrimentos y admiten la firmeza de carbono en el suelo, de esta misma manera optimizan el contenido de absorber agua
  • En ocasiones requieren menos energía para su transformación

El uso de los abonos orgánicos no es favorable:

  • Si no son realmente asistidos pueden llegar a ser agentes patógenos

Subdivisión de los Abonos Orgánicos

En este caso se debe destacar la gran amplitud que poseen los abonos orgánicos siendo clasificado según su naturaleza, como abonos: sólidos, líquidos y verdes.

Abonos Orgánicos Sólidos

Los abonos orgánicos sólidos  son aquellos que se encuentran están constituido por sustancia natural uniforme originario de los  restos de vegetales y animales procesados por otros métodos, como los gusanos y gorgojos de la superficie y una sucesión de bacterias. En este tipo de abono los primeros abonos orgánicos que se utilizan en la siembra de la planta son el estiércol, el compost, el humus o la turba. Asimismo estas sustancias para plantas son de gran beneficio para emparejar el sustrato del jardín o establecer un camastro fructífero para la siembra  de arbustos, arboledas o setos.

Los procedentes de defecación de animales, por ejemplo el guano de aves y vampiros (palomina, murcielaguina, gallinaza), purines y bostas. El humus de gusano, es el elemento animal descompuesto por los gusanos. El compost, es el producto de la desintegración de material vegetal o inmundicia orgánica. Las cenizas si estas provienen del tronco, simientes de frutas u otro inicio totalmente orgánico.

El aflujo, originario de la sedimentación de los ríos, siempre y cuando el río no esté contaminado. Lodos de depuradora, este abono enriquecido en materia orgánica el cual no se puede controlar cuando hay presencia de los metales pesados, sustancia perniciosa para el cultivo.

Abonos Orgánicos Líquidos

Los abonos orgánicos líquidos son elementos consignados a la fertilización de siembras y prados determinados por el bajo contenido de material seco y en estado húmedo, casi siempre se pueden acarrear en los afluentes de la realización pecuaria que se acumulan en tanques denominados agua de estiércol y  la orina de los animales. Estos abonos líquidos  brindan la ventaja de:

  • Este tipo de abono líquido son los perfectos para restaurar la materia orgánica del sustrato
  • No permiten el deterioro del sustrato ni desaparecen con los microbios de las plantas.
  • Rescatan la materia orgánica del sustrato
  • Admiten la firmeza de grafito en el sustrato, asimismo como la cabida de absorber agua
  • Es  evidente el estímulo  que brinda para el desarrollo y evolución de las plantas
  • Adquieren siegas más sanas y exuberantes
  • Por ser líquido es más cómodo al momento al ser absorbido por las raíces
  • Permite una mejor absorción del resto de  los alimentos de las plantas.

Abonos Orgánicos Verdes

El abono orgánico verde es todo vegetal que se siembra en la tierra, o en la cual se le consiente su evolución, con el fin de resguardar el sustrato y consecutivamente se reunirá en la tierra para recobrar, contribuir y corregir las circunstancias vivas, físicas y de nutrición del suelo.​ Se encarga de reunir una gran cantidad de volumen de materia orgánica de fácil desintegración y los sustentos concebidos  que son fácilmente asimilables por los cultivos. Las principales variedades utilizadas como abono verde son las gramíneas o cebadas, leguminosas o alubias y crucíferas o berro.

Abonos Minerales

Los abonos inorgánicos o minerales son elementos químicos sintetizados, ricos en fósforo, calcio, potasio y nitrógeno, que son elementos que suelen beneficiar el desarrollo y crecimiento de las plantas. Las sustancias que sirven como abono mineral para la tierra son el yeso o espejuelo, la cal, la marga, la tierra, el fango de los estanques, el cieno de las ciudades, magma volcánico y la argamasa de las demoliciones.

  • El Yeso

El yeso se utiliza calcinado o no, luego es molido, resultando un polvo fino por los molinos. Es muy efectivo para la planta de trébol y a las floras análogas lo mismo que  las pulverulentas,  la colza, la cereal, al lino y a los prados. No se puede manejar para los pulverulentos consignados a dar grano porque estas plantas inmovilizadas lanzan excesivas hojas. Se ha observado asimismo que los garbanzos cosechados sobre un campo inmovilizado se consumen muy mal.

Para extender el yeso se opta con particularidad un tiempo húmedo y si es viable en el momento que el rocío de la aurora no se ha disipado. Se atiende para el trébol y las plantas de forraje, que estas vegetaciones hayan descubierto una altura de 5 a 6 centímetros para que el yeso pueda liarse a los cogollos que se mantienen húmedos.

  • La Cal

La cal causa sobre todo efectos extraordinarios en los terrenales de selvas desmantelados, sobre los arbustos y en general sobre todas las tierras exasperas que dominan excesivo estiércol el agrio, que por eso se encuentra contrarrestado y se vuelve accesible. De la misma manera, este elemento favorece la pérdida de los musgos, de las malezas, entre otros.  Ya que hace más blandas las tierras impenetrables y más consistentes las ligeras.  Es necesario impedir difundir la cal disuelta o en polvareda por un tiempo lluvioso porque es exponer de verla preparada con la arena de la tierra para establecer una especie de argamasa.

  • La Marga

La marga, trabaja como soluble el arcaico estiércol contenido en el sustrato contrarrestando las demasías del ácido y limando el terreno calizo y fuerte aportando a la separación de los matorrales. La marga es de escaso efecto sobre un sustrato calcáreo. Esta planta es favorable en la avena,  la cebada, cereal, la espelta, las legumbres, la colza, el trébol, las gramíneas o pastos, las hortalizas y a la simiente. Además, también es beneficioso a la viña. Este tipo de abono es útil para la elaboración de los abonos compuestos.

Abonos para plantas según su uso

Dependiendo del tipo del sustrato donde se reside y las diversas necesidades, demandan de un abono especifico. Un fertilizante que las beneficie y poder conservarse sanas y fuertes, auxiliándolas con  los diferentes nutrientes precisos. En este sentido se puede hablar de fertilizantes ecológicos.

Un fertilizante ecológico es un elemento que se encuentra separado de químicos perjudiciales tanto para las plantas como para los animales. Desarrollado por los sustentos principales que la planta requiere para progresar y desarrollarse. Las plantas demandan nutrirse y, con esto, asimilan por medio de las raíces los nutrientes aprovechables del sustrato. Algunos de estos abonos, se pueden mencionar:

Abono universal

Es un abono que envolverá las insuficiencias nutricionales de las plantas de interior o exterior. Este tipo de abono universal puede poseer una fórmula balanceada, en donde el no metal del nitrógeno es el más frecuente. Un componente que auxiliará a fortificar y endurecer las plantas. El abono universal para jardín  es un abono granulado para garantizar todo tipo de vegetales de exterior en jardín como los árboles,  los arbustos, las cipreses, vegetales de flor anuales y perspicaces, plantas escaladoras, abultadas, aromáticas, setos, entre otras. Igualmente se alcanza emplear en un huerto casero y para césped.

Abono para rosales

Este abono es el ideal para las plantas arbustivas con flor como el hibiscus o jazmín. Está expuesto para arropar las insuficiencias de sustentos que exigen estas plantas. De la misma manera, un alta participación de gas para fortificar el desarrollo de las hojas o cogollos. De la otra forma, un porcentaje  de potasio que no solo beneficia la tonalidad de las hojas sino, además, su firmeza ante enfermedades. Al mismo tiempo, los abonos para rosales contienen magnesio: un fantástico potenciador de la fotosíntesis.

Abono para cítricos

El mantenimiento de una planta frutales es una de tareas con  vegetaciones que más deterioro admite para la evolución de una planta. Conservar la belleza decorativa y lograr que dé sus producciones lía proveer un gran monto de nitrógeno y de potasio. Estos dos iones son los más exigidos por las plantas frutales para su mejor desarrollo y evolución.

Esperamos este artículo haya sido de ayuda, te dejamos otros que seguro te interesarán:

Ramas de la Geografía

Plantas en Peligro de Extinción

Energías Contaminantes

(Visited 73 times, 1 visits today)

Deja un comentario