Aprende a hacer Fungicida Casero Fácil y Efectivo

Ante la presencia de hongos en las plantas debemos actuar con prontitud apenas lo detectemos, ya que estos invasores pueden dañarlas, y que mejor remedio que usar un Fungicida Casero para erradicarlos y preservar la planta por mucho tiempo, por eso te invitamos a leer este interesante artículo, para que aprendas a elaborarlo.

FUNGICIDA CASERO

Fungicida Casero

El fungicida casero puede ser elaborado con determinadas plantas o aceites naturales, entre los cuales, se encuentran la canela, ramas de eucaliptus, manzanilla, salvia, limón, entre otros. Además, se debe contar con materiales como envases para el cocimiento cuando se requiera, cucharas de madera para revolver las mezclas e infusiones, colador, atomizador y cualquier fuente de calor, ya sea una cocina o una fogata. Para su fabricación existen diversos métodos siguiendo un orden, lo más importante es tener a mano los ingredientes según el tipo de fungicida que se quiera preparar.

La tendencia actual es emplear fungicidas que contribuyan con el medio ambiente, por ello toda mezcla con la mayor proporción de agua que se pueda preparar en casa, resulta muy conveniente desde el punto de vista ecológico, razón por la cual se necesita saber cuáles son los ingredientes y el paso a paso de cómo hacerlos de manera fácil y que sea efectivo, para restablecer el suministro de los nutrientes y lograr que las plantas puedan crecer sanamente. En tal sentido, a continuación, se presentan algunos de los fungicidas:

Purín de ortiga

Es un fungicida casero para utilizar en las plantas que han sido infectadas gracias a sus cualidades sirve para robustecer las plantas contra el ataque de hongos como el mildiú, el oídio y la roya. Asimismo, es efectivo para controlar las plagas como los ácaros, los pulgones o los chinches. La ortiga es una hierba que desprende una sustancia formica que produce escozor en la piel sino se tiene cuidado al manipularla. A su vez, este preparado es un gran estimulante para la germinación de semillas, por lo que también se utiliza durante las etapas de crecimiento, no así durante el proceso de florecimiento de la planta.

Los ingredientes requeridos para este fertilizante natural son: la ortiga y agua preferiblemente de lluvia y un recipiente lo suficientemente profundo para lograr la cantidad del producto que vas a elaborar, ya que necesitaras cien gramos del arbusto por cada litro del líquido. Luego hay que remover todo y tapar el envase para lograr que la mezcla fermente durante diez días en un lugar aislado y fresco, porque con el tiempo saldrán olores fuertes, sobre todo cuando lo remuevas cada tres días. Posteriormente, filtrarás el extracto y lo traspasaras a la botella que te servirá de spray, de esta manera lo tendrás listo para empezar aplicarlo.

Cola de caballo

Otro tratamiento que se puede aplicar es la maceración de la cola de caballo, que es un arbusto que sirve para prevenir la mayoría de enfermedades provocadas por hongos, aprovechando la acción del ácido salicílico que contiene con otro de sus componentes como la equisetonina ya que son tóxicos para los hongos, siendo muy eficaz en la lucha contra las manchas negras, el moho y el mildiú polvoriento en rosas y tomates, entre otros. Además, contribuye al engrosamiento de las paredes celulares de las hojas, previniendo el ataque de hongos y favoreciendo la fotosíntesis.

FUNGICIDA CASERO

Para preparar el producto se necesitan ramas de cola de caballo, agua de lluvia y un recipiente para mezclar todo que se deberá guardar en un lugar apartado, fresco y oscuro durante diez días. Luego se tiene que revolver a diario hasta completar su fermentación y traspasar el líquido colocado en un atomizador, con el cual se rociará dos veces al mes sobre la planta enferma hasta que mejore. Es importante resaltar, que también tienes la opción de preparar una infusión con este arbusto, hirviéndolo por cinco minutos y dejándolo reposar por igual tiempo, para aplicar inmediatamente como una solución natural.

Fungicida con leche

Otra forma de elaborar este producto natural es usar como ingrediente la 200 mililitro de leche (preferiblemente descremada), por cuanto es muy efectivo gracias a su componente de ácido láctico, que debe combinarse con 20 gramos de bicarbonato para aprovechar sus especiales propiedades antisépticas y cicatrizantes, la mezcla de ambos en 800 ml de agua (si es de lluvia mejor) facilitará la curación de las infecciones de las plantas causadas por los hongos. Por lo tanto, estas son las cantidades de lo que necesitas si deseas conseguir 1 litro de fungicida casero.

El paso a paso que debes seguir, para hacer tu propia preparación es la siguiente: primero coloca agua en un envase con atomizador y agrégale la leche y el bicarbonato, luego agita los ingredientes para que se integren bien y estará listo para usar de inmediato sobre la planta a recuperar. Repite la aplicación por dos días continuos, preferiblemente es conveniente que lo hagas al atardecer, para evitar que el sol queme las hojas cuando mojadas. Finalmente, se recomienda para mayor efectividad, seguir con el tratamiento de eliminación de hongos una vez a la semana, asegurándote de cubrir todas las partes de la planta hasta que esté completamente sana.

Macerado de ajo

Con este fungicida se hace para defender los cultivos de tomates principalmente, por hongos como el tizón, el moho y más. Como ingredientes necesitaras una cabeza de ajo, dos medidas de aceite de la corteza de las ramas del canelo, cuatro ajíes picosos y jugo de un limón. Todos estos elementos se deben mezclar en un recipiente y se dejarse reposar durante la noche, para luego al día siguiente se filtra. Las medidas para utilizar esta preparación son cuatro cucharadas de esta mezcla en tres litros de agua vertidos en una botella de spray, para rociar tanto la parte superior como la inferior de las hojas cuando se vean los signos de una enfermedad micótica.

Canela para los semilleros

La canela es uno de los recursos que se pueden utilizar en los semilleros y su aplicación es muy sencilla, tan solo debes espolvorearla sobre toda la zona afectada por el hongo, asegurándose que esté seca para aprovechar sus beneficios. Por otra parte, es importante lograr condiciones óptimas de los espacios donde se han colocado las semillas, revisando con frecuencia que se cumplan algunas medidas preventivas como son el adecuado riego, para no empapar el sustrato y que se mantenga húmedo hasta que las semillas germinen y una vez empiecen a brotar, se debe regar con menos frecuencia.

A su vez, es conveniente controlar la temperatura del lugar, ya sea poniendo una cubierta de plástico o implementando un pequeño invernadero. No es recomendable colocar los semilleros directamente en el suelo, pues se genera más humedad si no tienen ventilación por abajo, por tales motivos, todos los cuidados que puedas aplicar para garantizar el éxito de los semilleros evitaran sin duda el que se infecten con hongos, pero si esto sucede ya sabes cómo resolverlo con este fungicida casero.

Caldo bordelés

Se trata de un fungicida que requiere mucho cuidado, ya que se fabrica mediante un proceso de neutralización de una solución de sulfato de cobre con cal, ingredientes que deberás comprar previamente. Se requiere además, agua tibia más el recipiente plástico y utensilios para preparar el caldo. Se le considera muy efectivo y usado para el control enfermedades originadas por hongos. Durante su preparación tienes que usar máscaras y guantes como protección personal, para evitar los gases tóxicos, debes preparar por separado las dos soluciones y luego mezclarla moviendo con la paleta hasta lograr la solubilidad.

Infusión de manzanilla

Este fertilizante se utiliza para prevenir enfermedades que afectan a los vegetales. La preparación consta de los siguientes elementos y materiales: 25 gramos de flores de manzanilla fresca o seca, un litro de agua caliente, un recipiente de plástico, paleta y filtro. Coloca los 25 gramos de flores de manzanilla en un litro de agua caliente. Deje reposar durante media hora. Filtrar y aplicar inmediatamente directamente a la planta. Esta infusión tiene propiedades fungicidas naturales y aporta nutrientes ya que concentra calcio, azufre y potasio. En plantas jóvenes, controla los hongos que producen podredumbre en la base de la planta.

Si le gustó este artículo sobre fungicida casero y desea aprender más sobre otros temas interesantes, puede revisar los siguientes enlaces:

(Visited 119 times, 1 visits today)

Deja un comentario