Clasificación de la Biodiversidad, Conoce los Tipos

Uno de los principales temas de la naturaleza que siempre se ha estudiado es la biodiversidad, ese cumulo de especies de un mismo hábitat que están íntimamente relacionados entre sí, generan una gran fascinación. Por tal motivo, en el presente artículo conocerás todo sobre la Clasificación de la Biodiversidad y mucho más. Te invitamos a seguir leyendo.

CLASIFICACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

Clasificación de la Biodiversidad

Cuando se habla de la clasificación de la biodiversidad, se puede decir que, existe un gran número de teorías y planteamientos sobre cómo se debe agrupar cada uno de los seres vivos del planeta y que se encuentran en constante relación en un mismo hábitat, o han tenido algún parentesco en un tiempo remoto. Grandes investigadores han dedicado su vida en elaborar una amplia gama de material con respecto a esto, aunque en la actualidad y para efectos prácticos, se puede clasificar de la siguiente manera:

Diversidad Genética

Esta es la primera clasificación que se puede realizar, en la cual se incluye todos los seres vivos de la Tierra que están vinculados a todos los demás gracias a sus genes. Cabe señalar que, cuanto más profunda sea la conexión entre un par de seres, más información genética compartirán y más similares parecerán. Los parientes más cercanos de un organismo son miembros de su propia especie u organismos con los que tiene el potencial de aparearse y producir descendencia.

Los miembros de una especie comparten genes, fragmentos de información bioquímica que determinan, en parte, la apariencia, el comportamiento y la vida de los animales. Una ardilla gris oriental, por ejemplo, comparte la gran mayoría de sus genes con otras ardillas grises orientales, ya sea que vivan en la misma región o se encuentren a miles de kilómetros de distancia. Los miembros de una especie también comparten comportamientos de apareamiento complejos que les permiten reconocerse como parejas potenciales.

Para prácticamente todas las especies, existe una especie similar y estrechamente relacionada en el hábitat adyacente. Las ardillas grises occidentales, en lugar de las orientales, se encuentran al oeste de las Montañas Rocosas. Aunque las ardillas grises occidentales son más similares que diferentes de sus contrapartes orientales, estos animales no comparten un comportamiento de apareamiento común con las ardillas grises orientales. Incluso cuando se acercan, las ardillas grises del este y del oeste no se aparean, lo que las convierte en dos especies distintas.

Cada especie también tiene otras especies más distantes con las que comparte un conjunto de características más general. Las ardillas grises, las ardillas listadas, las marmotas y los perros de la pradera pertenecen a la misma familia, ya que comparten una serie de características, como el número y la forma de los dientes y los detalles de la anatomía del cráneo y músculos. Incluso se podría decir que están emparentados con un grupo más distante que comparten dientes incisivos similares a los de un cincel que crecen continuamente.

Sin embargo, al final todos entran en la misma clasificación, es decir, pertenecen a mamíferos. Tienen pelo, alimentan a través de las mamas a sus crías y tienen tres huesos en el oído medio. A su vez, están relacionados más lejanamente con otros animales vertebrados. Todos estos organismos son animales, pero comparten una estructura celular común con plantas, hongos y algunos microbios. Después de todo, todos los organismos vivos comparten una molécula común, el ácido ribonucleico (ARN), y la mayoría también tiene ácido desoxirribonucleico (ADN).

Por último, se debe resaltar un punto muy importante relacionado a este tipo de clasificación de la biodiversidad, y es que si bien todas las especies descienden de un antepasados común, se puede notar que las especies llegan a generar una gran cantidad de diferencias y atributos especiales durante los años en que se mantienen en el planeta, fruto de la evolución. Además, todo este proceso terminará no solo creando un beneficio a la propia especie, sino también a toda la biodiversidad en general.

Diversidad según la Especie

Esta clasificación se basa en la diversidad de formas de vida en un hábitat o región. Las especies son las unidades básicas de clasificación biológica y, por lo tanto, son la medida normal de la diversidad biológica. La riqueza de especies es el término utilizado para describir el número de especies diferentes en un área determinada. El total mundial se estima en cinco a 10 millones de especies, aunque hasta ahora solo se han nombrado científicamente 1,75 millones.

Algunos de los lugares donde se ven, como selvas tropicales o arrecifes de coral en los mares, son lugares donde hay una gran diversidad de especies. Un gran número de fundaciones, instituciones y especialistas señalan que solo en el continente americano existen casi noventa mil especies de plantas capaces de producir flores. Por otro lado, en Asia hay cincuenta mil, en África hay treinta mil y, finalmente, el viejo continente solo tiene diez mil especies de plantas.

Diversidad Ecológica

Esta clasificación final es la intrincada red de diferentes especies en los ecosistemas locales y la interacción dinámica entre ellas. Un ecosistema consiste en organismos de muchas especies diferentes que viven juntos en una región y sus conexiones a través del intercambio de energía, nutrientes y materia. Estas conexiones ocurren cuando los organismos de diferentes especies interactúan entre sí. La principal fuente de energía en casi todos los ecosistemas es el sol. Convierte las plantas en energía química en la energía radiante del sol.

CLASIFICACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

Esta energía fluye a través de los sistemas cuando los animales comen plantas y, a su vez, otros animales los comen. Por ejemplo, las especies de hongos adquieren su alimento, gracias al deterioro físico de otros seres vivos que deja los nutrientes que necesitan en el suelo. Por lo tanto, un ecosistema es una colección de componentes vivos (microbios, plantas, animales y hongos) y componentes no vivos (clima y productos químicos) que están conectados por el flujo de energía. Medir la diversidad ecológica es difícil porque cada uno de los ecosistemas de la Tierra se fusiona con los ecosistemas que lo rodean.

¿Qué es la Biodiversidad?

Después de conocer la clasificación, también es bueno explicar en qué consiste este tema. En un principio, se puede explicar como la suma de todas las diferentes especies de animales, plantas, hongos y organismos microbianos que viven en la Tierra y la variedad de hábitats en los que viven. Los científicos estiman que más de 10 millones de especies diferentes habitan la Tierra. La biodiversidad es la base de todo, desde la producción de alimentos hasta la investigación médica. Los seres humanos utilizan al menos 40.000 especies de plantas y animales al día.

Muchas personas en todo el mundo todavía dependen de los recursos que se obtienen de la naturaleza silvestre para conseguir parte o la totalidad de su alimento, refugio y ropa. Todas nuestras plantas y mascotas provienen de especies antiguas que viven en la naturaleza. Además, casi el 40 por ciento de los productos farmacéuticos o medicamentos utilizados en América del Norte se basan o se sintetizan a partir de compuestos naturales que se encuentran en plantas, animales o microorganismos.

El conjunto de organismos vivos que se encuentran en un entorno determinado en combinación con los factores físicos y ambientales que los afectan es un ecosistema. Todos los que están sanos son vitales ya que mantienen los sistemas químicos y climáticos que proporcionan aire, agua y abundante oxígeno. Por ejemplo, los bosques regulan la cantidad de dióxido de carbono, producen oxígeno como subproducto de la fotosíntesis y controlan la precipitación y la erosión del suelo. También se puede decir que dependen de la salud y vitalidad continuas de los organismos individuales que los componen. Si un solo ser es eliminado de este entorno, desequilibraría toda la biodiversidad.

Sin embargo, es posible que aún se desconozca el mayor valor de la clasificación de la biodiversidad. Los científicos solo han descubierto y nombrado 1,75 millones de especies, menos del 20 por ciento de las que se cree que existen. De los identificados, solo se examinó una fracción para determinar su potencial valor medicinal, agrícola o industrial. Gran parte de la gran biodiversidad de la Tierra está desapareciendo rápidamente, incluso antes de que sepamos lo que falta.

La mayoría de los biólogos están de acuerdo en que la vida en la Tierra se enfrenta ahora a la peor extinción desde el evento que provocó la extinción de los dinosaurios. Especies de plantas, animales, hongos y organismos microscópicos como las bacterias se están perdiendo a un ritmo alarmante. Debido a esto, los científicos de todo el mundo centran su investigación en evaluar la biodiversidad del mundo para comprenderla mejor, reducir la tasa de pérdida y mejorar el cambio ambiental.

Beneficios

Se puede entender que la clasificación de la biodiversidad juega un papel fundamental en la manera en cómo se maneja todo el ecosistema y cuáles son los beneficios que ofrece. Los siguientes puntos son algunos de los beneficios de la biodiversidad. De ella se puede obtener alimentos, agua potable, como también, madera, minerales y recursos genéticos. Regulación del clima, inundaciones, enfermedades, calidad del agua y polinización. Beneficios culturales como recreativos, estéticos y espirituales. Y apoyo en la formación del suelo y el ciclo de nutrientes.

Acuerdos sobre la Biodiversidad

La preocupación por la destrucción del medio ambiente ha llevado a la firma de varios tratados nacionales e internacionales. En 1972, los gobiernos de todo el mundo en la ONU firmaron una serie de tratados regionales e internacionales para abordar cuestiones específicas, como la protección de los humedales y la regulación del comercio internacional de especies en peligro de extinción. Estos acuerdos, junto con los controles sobre los productos químicos tóxicos y la contaminación, han ayudado a detener la marea de destrucción, pero no la han revertido.

Un tratado internacional conocido como CITES entró en vigor en 1975 para ilegalizar la distribución y venta de todos los seres vivos en peligro efectivo. Dos años antes se había entrado en uso una ley similar en los Estados Unidos. En 1987, la Comisión Brundtland concluyó que el desarrollo económico debe volverse menos destructivo ecológicamente. Años después, la conferencia de la ONU sobre estos temas se reunió en Brasil, y se llegó a crear la Convención de la Diversidad Biológica, la cual tiene los siguientes fines:

CLASIFICACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

  • La conservación de todos los seres vivos que están interrelacionados en un ambiente.
  • El uso razonable de cualquier elemento de esta categoría.
  • La distribución de los beneficios comerciales y de otro tipo de los recursos genéticos de forma igualitaria.

Impacto Humano

La mayoría de los biólogos aceptan la estimación del biólogo evolutivo estadounidense Edward O. Wilson de que la Tierra pierde unas 27.000 especies por año. Su estimación se basa principalmente en la tasa de desaparición de ecosistemas, especialmente bosques tropicales y pastizales, y en nuestro conocimiento de las especies que viven en estos sistemas. Esta extraordinaria tasa de extinción solo ha ocurrido cinco veces antes en la historia de la Tierra.

Las extinciones masivas del pasado geológico han sido causadas por catástrofes físicas catastróficas, como el cambio climático o los impactos de meteoritos, que han destruido y alterado los ecosistemas globales. La sexta extinción de hoy también es causada principalmente por la alteración de los ecosistemas, pero esta vez la fuerza destructiva no es el entorno físico, sino la humanidad. La transformación humana de la superficie de la Tierra amenaza con ser tan destructiva como cualquiera de las catástrofes físicas catastróficas del pasado.

Conservación

Por último, cabe señalar que a medida que se comprenda mejor el alcance y la importancia de la pérdida de biodiversidad, se pueden tomar medidas positivas para detener las extinciones masivas. Hay varias naciones que han aprobado leyes para proteger la vida silvestre en peligro de extinción. Durante las últimas tres décadas, el enfoque ha pasado de preservar especies individuales a proteger grandes hábitats conectados por corredores que permiten que los animales se muevan entre hábitats.

Por ejemplo, uno de los grandes movimientos que ha dado fama a estas maniobras de preservación es aquel que tiene como fin rescatar al búho del noroeste del Pacífico, el cual se ha convertido en un intento de proteger vastas áreas de madera vieja. Aun así, por prometedores que sean estos enfoques, los esfuerzos ambientales nunca tendrán éxito a largo plazo si no se tienen en cuenta las necesidades económicas locales de las personas que viven en ecosistemas amenazados o cerca de ellos.

Si le gustó este artículo sobre los tipos y clasificación de la biodiversidad y desea aprender más sobre otros temas interesantes, puede revisar los siguientes enlaces:

(Visited 4.182 times, 1 visits today)

Deja un comentario