Las Ventajas y Desventajas de la Chimenea de Bioetanol

La chimenea de bioetanol puede ser una fuente de calor alternativa a las clasificadas como chimeneas de combustión de madera o gas que tradicionalmente se han usado por mucho tiempo. En el presente artículo conocerás todo lo relacionado a la chimenea de bioetanol, por lo que te invitamos a seguir leyendo.

CHIMENEA DE BIOETANOL

Chimenea de Bioetanol

La chimenea de bioetanol no es más que un dispositivo que a través de un medio de combustible, en este caso, el etanol, produce una combustión que genera calor. Un combustible que anteriormente no se conseguía, sin embargo, con el pasar de los años y con la popularidad que obtienen todos los productos amigables con el medio ambiente, se puede conseguir en cualquier tienda o en páginas de internet. Como dato adicional y de suma importancia, la gran diferencia que se puede conseguir de esta con alguna tradicional, es que no posee de tiro o salida del humo.

Ventajas

Los puntos positivos que se pueden decir sobre las chimeneas de bioetanol tienen un gran impacto en la opinión de los usuarios que las utilizan. La instalación es probablemente una de las más sencillas, ya que esta fuente de energía para la generación de calor no requiere un conducto de escape para los gases al exterior.  A su vez, se puede destacar que este combustible es menos nocivo que la leña, no emite humo, no produce cenizas, hollín ni suciedad en forma de polvo.

Al no generar ningún tipo de sustancia gaseosa, no se pierde calor en la estancia donde esté instalada. De hecho, al no requerir trabajos de albañilería, este tipo de fuente de energía se puede colocar casi en cualquier lugar que se desee dentro del hogar, incluso en un ambiente de madera (el vapor de agua contribuye de alguna manera a mantener su equilibrio higroscópico, y el poder calorífico que emite la combustión del bioetanol es menor que el de cualquier tipo de leña). Por este motivo, el mercado ofrece modelos para instalar en la pared, en el suelo, e incluso ideales para integrarse en elementos decorativos existentes.

Otra ventaja que puede ofrecer es el nivel de calor que emite que sirve para calentar una habitación entera en unos 15 minutos, teniendo en cuenta si tiene una capacidad calórica aproximada de 3 kW/h. Y en lo que respecta a su seguridad, la aplicación de «auto extinguibles» de cualquier modelo de calidad de los actuales evita un supuesto peligro de incendio, sobre todo, el riesgo es mucho menor que el de una chimenea tradicional, ya que no hay chispas que puedan rebotar y la leña quemada no puede salir rodando de la chimenea e intoxicar a las personas. Si el quemador se utiliza y coloca bien, el riesgo de accidente es nulo.

Después de todo, es un producto fácil de transportar. Dicho esto, si la persona es alguien que viaja mucho a lugares que hacen mucho frío con este tipo de chimenea de bioetanol, tiene una fuente de calor por si el lugar no se calienta. Debido a su peso, dimensiones y la falta de requisitos de instalación, la transmisión no es un problema. Además, dependiendo del modelo, también se pueden mover dentro de la misma casa dependiendo de dónde quieras que esté en cada momento. Una pequeña plataforma con ruedas pequeñas permite un movimiento cómodo y práctico.

Una de las principales ventajas que pueden tener es que no deja una huella ambiental significativa, es decir, no contaminan el suelo ni el aire. Además, este tipo de calderas sustituye la madera por un biocombustible ecológico en forma líquida, se alimentan de un alcohol destilado, el bioetanol, producido por diferentes tipos de residuos orgánicos (principalmente vegetales, desde maíz, caña de azúcar o sorgo hasta patatas, trigo, algas o piel de naranja), y es una de las opciones más limpias, ya que el vapor de agua y el dióxido de carbono se obtienen como productos de combustión.

El vapor de agua tiene un efecto positivo en nuestra salud al aumentar la humedad del aire. Por el contrario, las emisiones de dióxido de carbono son tan bajas que no representan ninguna amenaza. Es importante que, a diferencia de otros tipos de combustibles derivados del petróleo, no se produce emisiones de dióxido de azufre. De hecho, la composición y cantidad de los productos producidos por incineración son generalmente similares a la composición del aire exhalado por los humanos, lo que facilita la limpieza de tales estufas. Una tarea que, sin embargo, debería dejarse a los deshollinadores profesionales.

Desventajas

Aunque este tipo de fuente de calor tiene algunos puntos positivos, no descarta algunos puntos negativos. Muchas veces parecen un buen recurso como sistema de calefacción con una baja inversión inicial, pero en realidad el costo de su consumo es mayor ya que el precio del bioetanol supera el precio de la madera o el gas y por lo tanto, no está al alcance de todos los bolsillos. Además, la producción de este combustible requiere el uso de residuos orgánicos, por lo que la sostenibilidad asegura que este sea cuestionable debido a la posible deforestación y la sustitución de suelos que anteriormente se utilizaban para el cultivo de todo tipo de alimentación.

Otro punto crítico de esta estufa de bioetanol es el aroma que proviene de ella. El hecho de que no emita humo no significa que el bioetanol no emita un cierto olor característico, que, también es cierto, se puede camuflar con ambientadores específicos. En cualquier caso, deben utilizarse en habitaciones que puedan ventilarse después de un uso prolongado. Las chimeneas de mayor calidad se queman sin dejar residuos, por lo que no necesitan aditivos de olor; pero un pequeño recipiente de agua y unas gotas de esencia hacen que la habitación se aromatice con el calor.

Por otro lado, a pesar de su potencial de emitir un nivel de calor aceptable para una habitación, esto no significa que todo un hogar podrá calentarse a través del empleo de un solo dispositivo. Por tal motivo, hay muchas personas que enfatizan que su empleo debe ser algo más complementario que un medio que sustituya por completo los tradicionales calentadores de gas que hay. Ya que, sería necesario tener una chimenea de bioetanol por cada una de las habitaciones del hogar, produciendo así, uno de los puntos negativos que anteriormente se ha mencionado, es decir, aumentaría el costo.

CHIMENEA DE BIOETANOL

A menudo, también se menciona la aparición del calor residual que genera. A diferencia de las chimeneas de leña, cuyas brasas continúan emitiendo calor mientras están apagadas, las chimeneas de bioetanol dejan de emitir calor en el mismo momento en que finaliza la combustión, ya que están fabricadas con quemadores de acero. Sin embargo, para conseguir que el calor se acumule, existen biochimeneas con materiales aptos para ello, como piedra o cerámica.

Respecto a la manera de cómo cuidar y mantener este producto generador de calor, en comparación con el tradicional, en el que hay que retirar la ceniza, almacenar y limpiar el combustible, el único cuidado que necesita el bioetanol es la limpieza o engrase ocasional de las superficies de uno de los materiales. No obstante, deben realizarse de acuerdo con las recomendaciones del fabricante, para lo que siempre se recomienda un servicio profesional de deshollinador.

Historia de la Chimenea de Bioetanol

La historia de la chimenea de bioetanol, es muy corta, ya que es un invento muy reciente. Además, como todo tipo de chimenea, esta siempre ha estado ligada a la gran historia común de este tipo de artefacto que emite calor para el ser humano, ya sea para cocinar, fundir algunos metales, o simplemente, para poderse calentar. Por lo tanto, para poder profundizar un poco más, habrá que conocer a fondo cuál ha sido la historia de la chimenea y por qué dio lugar a esta clase.

Lo primero que se debe decir con relación a la historia de las chimeneas es que, el origen de las mismas es desconocido. Se tienen estudios que afirman que las primeras, surgieron en el siglo I después de Cristo, las cuales no tenían ninguna similitud en cuanto al diseño o estructura de una chimenea moderna de la actualidad, al contrario, eran simples agujeros en el suelo que solo eran utilizadas para dar calor a los individuos cercanos a ella.

Más tarde y con las necesidades de concentrar un calor cada vez mayor para la elaboración de piezas de metal más resistentes y para la preparación de alimentos de mejor calidad y más rápidos, se diseñaron las primeras estructuras que servirían como hornos. Al pasar el tiempo, estas llegarían a evolucionar y en cada una se empleaban materiales diferentes en su elaboración, por supuesto, que todas ellas usando la madera como combustible o carbón.  Para el siglo XVIII, Benjamín Franklin, construyó la primera estufa moderna, la cual terminó de inspirar a las siguientes, ya que este diseño proveía aun calor a pesar de ya no estar encendida.

CHIMENEA DE BIOETANOL

Por supuesto, que con la llegada del siglo XIX y la industrialización, las chimeneas pasaron a ser una simple y pequeña parte de una casa, a ser una parte central y gigantesca decoración para exhibir cada uno de los logros y objetos conseguidos por sus propietarios. Ya para finales de este siglo y durante el transcurso del siguiente, el uso de la madera se vio sustituida en medida por otras fuentes, como el gas, la gasolina, entre otros. Sin embargo, a finalizar el siglo XX y comienzo del siglo XXI, la tendencia decorativa de las chimeneas pasó a otro nivel.

Durante estas décadas, salieron algunas que tenían la particularidad de que el fuego que emitía era colorido, el cual se generaba a través del uso del etanol o bioetanol, como otros lo denominan. Era una opción algo muy llamativa para su época, aunque con el tiempo, los usuarios comenzaron a desear que, además de emitir sus inusuales efectos coloridos dieran más calor y por eso, fue que se crearon las chimeneas de bioetanol, para suplir esa demanda de los clientes.

El Etanol

Hemos mencionado mucho la palabra etanol o bioetanol anteriormente, y se explicó que es un tipo de fuente de energía que utiliza este tipo de chimenea. Sin embargo, para entender un poco más sobre la chimenea de bioetanol, será necesario explicar claramente en qué consiste este tipo de combustible. Empezamos explicando que es una variedad de biocombustible y por eso se le llama renovable, a diferencia del petróleo, que es un combustible de tipo fósil. Los biocombustibles “ecológicos” son combustibles que más o menos reemplazan el consumo de “gasolina”.

El principal objetivo del uso de biocombustibles es reducir las emisiones de los famosos gases de efecto invernadero. Estos sobrecalientan la superficie de la tierra y hacen que el cambio climático se acelere drásticamente. Por otro lado, su consumo es interesante ya que las importaciones de crudo están disminuyendo. Cuando utilizamos bioetanol contribuimos a la promoción de las actividades agrícolas e industriales y aumentamos el grado de autosuficiencia de nuestro país, energéticamente hablando.

¿Cómo se consigue el combustible para la chimenea de bioetanol?

Como ya hemos dicho, es un biocombustible obtenido por fermentación de materia orgánica y biomasa que es rica en carbohidratos (azúcar). Las materias primas más importantes para la producción de bioetanol son los cereales, los residuos de prensa, los alimentos con almidón y los cultivos de azúcar (por ejemplo, caña de azúcar). Dependiendo de la materia prima utilizada para su producción, también genera diversos subproductos para la industria alimentaria y energética. El bioetanol también se conoce con el término etanol o bioalcohol.

CHIMENEA DE BIOETANOL

La producción de etanol es un claro ejemplo de cómo la ciencia, la tecnología, la agricultura y la industria deben trabajar juntas para convertir un producto agrícola en combustible. El proceso de producción ha sido muy depurado y actualizado en los últimos años, el cual ha aumentado en eficiencia y varía levemente para cada uno de sus tres usos principales: bebidas, industria y combustible, aunque los pasos principales son los mismos.

Como dato adicional e interesante, se puede señalar que la mayor parte del etanol que se produce en Estados Unidos se elabora a partir del maíz, pero como hemos comentado anteriormente, también se puede producir a partir de otros productos como el sorgo, el trigo, la cebada, la papa o la remolacha. En el sur del continente americano, Brasil, uno de los principales productores del mundo, lo produce a partir de la caña de azúcar.

Procesos de elaboración del biocombustible

Hay dos métodos principales para la producción de etanol de maíz: molienda en seco y molienda en húmedo. Ambos procesos involucran los mismos pasos: la preparación del producto, la fermentación de azúcares simples y la recuperación del alcohol y subproductos generados en el proceso. Dependiendo de la elección del sistema de producción, se obtiene un determinado conjunto de derivados o subproductos. La molienda en seco se produce granos destilados secos y solubles de alimento para ganado de alta calidad. En cambio, el húmedo, junto con el etanol, se obtienen aceite de maíz, pienso de gluten y harina de gluten.

¿Para qué se utiliza?

El bioetanol es un combustible verde directo que sustituye a la gasolina y se caracteriza por un alto índice de octanaje. Se puede utilizar en gasolina al 20% sin cambiar el motor o motores utilizados. Tiene un poder calorífico inferior al de la gasolina derivada del petróleo. Se utiliza principalmente para aumentar el octanaje de la gasolina. El bioetanol como combustible es especialmente común en Brasil, donde la mayoría de los vehículos en la carretera lo utilizan todos los días. Sin embargo, el potencial energético del bioetanol no se limita al sector del transporte, ya que puede utilizarse como combustible para calefacción y uso doméstico.

Relación con el medio ambiente

Se puede llegar a decir que, el impacto ambiental del bioetanol es algo controvertido. Si la combustión del etanol da como resultado una menor emisión de CO2 en comparación con la gasolina, derivada como sabemos del petróleo, su producción implica necesariamente el consumo de energía. Algunas investigaciones sugieren que el proceso de producción requiere tanta o más energía fósil de la necesaria para crear una cantidad equivalente de energía en forma de etanol.

CHIMENEA DE BIOETANOL

En otras palabras, la energía requerida para hacer funcionar los tractores, producir fertilizantes, procesar etanol y la energía asociada con el desgaste de todos los equipos utilizados en el proceso puede ser mayor que la energía derivada de la combustión del etanol. Según este argumento, tiene poco sentido quemar 1 litro de etanol si se necesitan 2 litros de gasolina para crearlo. En resumen, se están realizando estudios para determinar el retorno de la inversión energética (ERR) del bioetanol. Además, al igual que otros biocombustibles de primera generación, pueden tener un impacto en los precios de los alimentos y la deforestación.

Instalación de una Chimenea de Bioetanol

Para poder usar uno de los modelos de chimenea que se encuentra en el mercado, es necesario realizar su adecuada instalación. Dado que una chimenea de etanol no requiere una estructura tradicional, la instalación es bastante fácil. Se dividen en dos clases que tienen características únicas: las ancladas a la pared y las independientes (pared y piso). Los modelos de pared (o modelos incrustados) se pueden colgar fácilmente de un soporte que se incluye en el paquete de compra. La instalación en la pared es en muchos casos lo mismo que la instalación de un televisor de pantalla plana.

Siempre se recomienda que las chimeneas se coloquen a unos 100 centímetros en relación con otros objetos, especialmente la cortina, con el fin de aumentar la seguridad de nuestra estufa. Las chimeneas independientes o las chimeneas de piso y mesa no requieren instalación. El montaje se basa simplemente en colocar el quemador en el lugar adecuado para que el horno comience a desprender calor. No es necesario poner nada debajo de estos elementos, e incluso puede permanecer en suelos de madera sin ningún problema de seguridad.

¿Cómo se utiliza la Chimenea de Bioetanol?

El funcionamiento de uno de estos sistemas emisores de calor ecológicos es muy sencillo. Las chimeneas tienen un tanque donde se coloca el bioetanol. Cuando este llega a consumirse por la combustión, desprende una gran cantidad de energía calórica, que no se extingue en ninguna parte ya que, en ausencia de corriente de aire, el calor se emite completamente a la habitación. Por tanto, se considera como una forma de optimizar el combustible al máximo. El bioetanol, siempre que sea de buena calidad, no produce ningún olor.

Hay que resaltar que la calidad del biocombustible, hará que al momento de encenderlo llegues a notar un aroma para nada incómodo. Por regla general, el consumo de bioetanol de una chimenea se sitúa entre un cuarto de litro y algo más de medio litro por hora. Teniendo en cuenta que existen modelos con una capacidad de hasta 5 litros de combustible, estaríamos diciendo que una chimenea de llama media podría encenderse hasta por 20 horas sin necesidad de rellenar el depósito.

Diferencias entre una Chimenea de Bioetanol y una de Gel

A pesar de que habitualmente suelen ser clasificadas en el mismo grupo debido a que sus combustibles contienen un elemento común, que es el alcohol. Cada una de ellas puede otorgar increíbles resultados para cada uno de sus propietarios, sin embargo, existen una serie de características que las diferencian y pueden ser útiles conocerlas ya que, al momento de escoger una la persona pueda descantarse por una o por otra. A continuación, enseñaremos cada una de ellas:

  • Bioetanol: la combustión que emite es amarillenta. Se puede utilizar en forma líquida dentro del quemador. Su combustible proviene de la fermentación del azúcar en algunas plantas, como el maíz. Puede emitir de 1.000 a 2.500 kilogramos de calorías por hora. Un solo litro puede durar 5 horas de combustión. Además, solo necesitas 15 minutos para calentar una habitación.
  • Gel: su combustión genera llamas juntas y espesas. Se utilizan son envases que contienen el gel. Su combustible proviene del isopropanol, agua, sal y espesantes. Puede emitir de 800 a 1800 kilos de calorías por hora. Un solo litro puede durar 3 horas de combustión, además, la chimenea estará a plena potencia pasados ​​30 segundos.

Preguntas Frecuentes sobre la Chimenea de Bioetanol

Para poder complementar toda la información ofrecida sobre la chimenea de bioetanol, se puede hacer un cuestionario con las preguntas que más se realizan sobre este interesante sistema de emisión de calor. Algunas van desde ¿puede emitir olor?, ¿Cuánto tiempo dura?, o incluso, ¿si se puede llegar a extinguir la llama a pesar que el bio combustible aún no se ha consumido del todo?, todas estas respuestas y más serán respondidas en los siguientes párrafos:

¿Pueden emitir calor? La respuesta es afirmativa, ya que cuando se hace combustión el bio combustible, este puede generar una llama que desprende una notable cantidad de calor a su alrededor. Como se pudo indicar anteriormente en las ventajas, un simple cuarto de un hogar puede estar caliente en menos de unos 15 minutos con tan solo el uso de uno de estos dispositivos de emisión de energía térmica.

¿Desprende algún tipo de aroma esta chimenea? La combustión de un bioetanol, generalmente no llega a emitir alguna clase de aroma. La única clase de olor que se puede notar al momento de su uso, es cuando se enciende el combustible y al momento en que este se apaga, el cual no es tan nocivo o molesto como muchos pueden decir, es una cuestión de costumbre. Del resto del tiempo, durante su uso, en ningún instante emitirá alguna clase de aroma. Por otro lado, se puede mencionar que hay quienes utilizan, algunas clases de combustible con esencias, para darle algún tipo de olor.

¿Dónde se puede ubicar este tipo de chimenea? Dependiendo del uso que se le pueda dar, determinará el tipo de modelo y el tamaño de la chimenea que adquiera. Las unidades con un quemador de baja capacidad generalmente no emiten mucho calor y se compran principalmente con fines estéticos. Sin embargo, aquellas que puedan albergar más combustible, habitualmente irradian mucho más calor y también duran más antes de que sea necesario reponerlas.

Por otro lado, también se debe evaluar si este dispositivo estará en la pared o de pie y portátil para que pueda moverlo de una habitación a otra. Si planea usar su chimenea al aire libre para un área externa, asegúrese de que la unidad que compró esté diseñada para resistir los elementos. La impermeabilización de la chimenea requiere el uso de cierto tipo de acero inoxidable, por lo que, si una empresa diseñó una chimenea solo para uso en interiores, llevarla al exterior anulará la garantía y puede causar daños.

¿Y su eficiencia? Gracias a la composición de elementos de origen natural de este tipo de combustible, cuando este llega a ser usado puede generar  una emisión sin residuos nocivos para el medio ambiente. Por sí solo, el dióxido de carbono que emana es absorbido por las plantas. Luego se procesa mediante la fotosíntesis para ayudar a que las mismas crezcan. Repitiéndose así, un ciclo interminable de creación y combustión de energía que hace del bioetanol una fuente de combustible neutra en carbono y eficiente.

¿Cuánto puede llegar a consumir este medio de emisión de calor? Un litro de bioetanol cuesta alrededor de 3 €. Las chimeneas de bioetanol tienen una capacidad del tanque que varía entre 0,5 y 5 litros. Una chimenea de bioetanol para interiores, ajustada a una intensidad de llama media, puede consumir aproximadamente 0,3 litros de bioetanol por hora. Es decir, con un litro de combustible podríamos quemar la chimenea durante unas tres horas y media.

Si queremos la mayor intensidad de llama, un litro de combustible duraría alrededor de 2 horas y con la menor intensidad de llama, la duración de un litro de bioetanol rondaría las 5 horas. Con estos cálculos, y teniendo en cuenta una intensidad media de llama, podemos decir que el coste de consumo de una chimenea de bioetanol es inferior a 1 € la hora. También debe tenerse en cuenta la capacidad del quemador de chimenea. Normalmente, los quemadores más grandes consumen más que los más pequeños.

¿Se puede instalar sobre madera? La respuesta es sí. Esto se debe a que es la forma más segura y recomendada de instalar en un entorno de madera. Al liberar vapor de agua, ayuda a mantener el equilibrio higroscópico de la madera, equilibrio que se rompe en presencia de una gran fuente de calor, ya que se seca y no afecta la estructura molecular de la madera, porque el poder calorífico que emite el bioetanol es menor que la emitida por la madera, salvo que la fuente de calor de una estufa de biocombustión está menos concentrada porque actúa más por convección que por radiación, de esta forma no existen voltajes por diferencias de temperatura.

¿Dónde se puede comprar el biocombustible? Actualmente, hay pocas tiendas y mercados físicos que vendan esta clase de producto. La mejor vía para llegar a adquirir uno de estos, es a través de las diferentes plataformas que se encuentran por internet, ya que en esos sitios es donde están las principales empresas y movimientos pro ambientales, que suministran el bio etanol y en algunos sitios podrás obtener excelentes precios.

¿Se puede controlar la intensidad del fuego? En líneas generales puede hacerse, excepto en algunas portátiles de menor tamaño. En las habituales se puede abrir y cerrar con la palanca incluida, haciendo que la llama se abra para volverla más grande por lo tanto el calor que emita será mayor, a costa que el consumo del biocombustible sea mayor. Algunos expertos, recomiendan dejar el fuego al máximo los primeros 10 minutos, para que coja toda su fuerza ya que al principio la llama es muy liviana, después de ese tiempo podemos regular la llama según nuestras necesidades.

¿Qué tipo de emisiones produce? Las emisiones producidas por la quema de bioetanol pueden ser las mismas que las de dos velas encendidas. El vapor de agua que se emite cuando se quema bioetanol es menor que el emitido por un humidificador doméstico e incluso es ventajoso, ya que la emisión de calor conlleva una reducción de la humedad ambiental independientemente del tipo, que en este caso sería compensada.

¿Hay forma de extinguir el fuego sin tener que esperar por el agotamiento del combustible? Sí la hay, la cual se realiza a través del mecanismo de regulación de toda chimenea que lo posea o través de la tradicional palanca para disminuir el oxígeno, puede acabar con la combustión y hacer desaparecer la llama, sin importar que el combustible siga intacto en el recipiente. Recuerde que, si no hay oxígeno, no hay combustión y, por ende, no hay fuego.

¿Son seguras estas plataformas de disipación de calor? Como todos los instrumentos que se ocupan de la gestión de incendios, puede suponer un tipo de riesgo. En el caso específico de estos productos, el riesgo depende del usuario de este, ya que la llama generada no tiende a saltar por encima de las brasas o leños en llamas que puedan salir de la chimenea. Si el uso y ubicación del quemador es correcto, el riesgo de accidentes es prácticamente nulo. Lea las instrucciones de manejo y los manuales de seguridad que se incluyen en todos los modelos.

¿El combustible puede ser nocivo o peligroso? Al igual que toda clase combustible, este tiene unas propiedades químicas que la hacen muy inflamables, además, a pesar que provengan de fuentes orgánicas como el maíz, su consumo para humanos está prohibido y, por ende, puede llegar a generar una serie de problemas si no se aplican con las debidas indicaciones que da el proveedor. Se sugiere que la misma, sea guardada en un sitio alejado de toda fuente de calor elevado, sobre todo en la época del verano.

¿Es peligroso llenar el quemador con combustible? Llenar el quemador con bioetanol es potencialmente peligroso. Durante el proceso de llenado, puede ocurrir un derrame, lo que significa que el exceso de combustible se incendia repentinamente cuando se enciende. Hay algunos equipos que hacen este trabajo de forma automatizada, todo lo que tienes que hacer es poner un tubo en el tambor y en la abertura de llenado del quemador y luego comenzar a transferir el combustible. El líquido se bombea directamente al tanque separado y se detiene automáticamente cuando el tanque está lleno.

¿Hay algunos que se puedan incrustar? Hay una variedad de tipos que realizan esta función. Todo lo que tiene que hacer es leer la ficha técnica. Por otro lado, cabe destacar que la mayoría de ellos suelen empotrarse en cualquier clase de pared  ya sea de madera, piedra o ladrillo, y realizando infinidad de proyectos decorativos, entre los cuales están cuadros, plantas jarrones y otros muebles que resalten el lugar.

¿Son costosas estas chimeneas? Las chimeneas de bioetanol, son una serie de productos para la decoración del hogar que pueden llegar a variar mucho su precio. Muchos expertos aconsejan que cuando se busca precios hay que tener en cuenta varios factores, entre los cuales tenemos: presupuesto a invertir, tamaño de la chimenea, tamaño del lugar donde se va colocar, el mantenimiento que puede generar tener un modelo sobre otro y el precio de los diferentes combustibles. En líneas generales, una chimenea puede rondar los 50 a 2000 euros, y aunque este sea el precio inicial, con el tiempo puede extenderse su inversión.

¿Se puede instalar en una pared de MDF? La única regla a respetar para poder colgar uno de ellos en una pared de cartón-yeso es la que indique el fabricante de los paneles, sobre el peso máximo por cada punto de anclaje que puede soportar el panel, y que normalmente es de hasta 30 kg, con un tapón adecuado y una distancia entre los puntos de anclaje de al menos 40 cm. Por tanto, el peso del modelo elegido no tendría que pasar el resultado de multiplicar el número de anclas (normalmente dos) por 30.

Si le gustó este artículo de las ventajas y desventajas de la chimenea de bioetanol y desea aprender más sobre otros temas interesantes, puede revisar los siguientes enlaces:

(Visited 304 times, 1 visits today)

Deja un comentario