Conoce Cómo hacer unas Camas de Cultivo

Generalmente las personas cuando necesitan cultivar o sembrar alguna planta, utilizan semilleros, macetas o simplemente, trabajan directamente la tierra. Sin embargo, en los últimos años se ha visto el empleo mayor de las camas de cultivo. Aprende con el presente artículo, todo sobre este tema, así que continúa leyendo.

CAMAS DE CULTIVO

Camas de Cultivo

Son espacios cuadrados que poseen una barrera, construida con tablones de madera, plástico, concreto, entre otros materiales, que sirven como soporte. Dentro de esto, se encuentra la tierra o sustrato donde serán cultivadas las plantas que deseas cuidar y producir. Adicionalmente, es bueno señalar que este tipo de cultivo posee diferentes beneficios a aquellas personas que decidan tener uno en sus hogares. Por ejemplo, son fáciles de instalar en cualquier área del jardín, independientemente del tamaño que tenga, e incluso, sirve para cultivar verduras y plantas ornamentales, las cuales puedes luego trasplantar en otros lugares del hogar o jardín. Otras ventajas que pueden darte serían:

  • Con esto no se consigue la erosión del suelo, ya que las camas de cultivo evitan que los demás elementos provocados por la lluvia dañen la plantación. Además, se evita la compactación del suelo provocada por el paso de seres humanos o animales, lo que permite una mejor nutrición de las raíces y así un mejor crecimiento de las plantas.
  • Representan una barrera importante contra pequeños animales e insectos, que generalmente tienden a invadir las plantaciones para alimentarse de las hortalizas que allí crecen. Al poder enfocar mejor sus esfuerzos en el cuidado de las plantas en este pequeño lugar, ya sea agregando más materia orgánica al sustrato u optimizando el riego, podrá mejorar el rendimiento de los cultivos y, al mismo tiempo, avanzar en el crecimiento de las plantas.
  • Cuando existen varios cultivos juntos, se crea un microclima que ayuda a mantener la humedad y así mejora el crecimiento de plantas y semillas. Mejoran y mantienen la temperatura del sustrato más homogénea, dando como resultado plantas más sanas, más grandes y más fuertes.
  • Evitan que crezcan malas hierbas u otras plantas que no crecieron en las camas. Pueden elevarse por encima del suelo, facilitando la participación de personas mayores o con problemas de espalda en esta actividad sin afectar su salud.
  • Adicionalmente, este tipo de plataforma de cultivo es perfecto para cualquier variedad de plantas, debido que el suelo que tendrá poseerá un pH neutro.

Las camas de cultivo tienen un gran beneficio, ya que son fáciles de desmontar haciendo que sean temporales en la ubicación que las colocas.

Materiales para su elaboración

A continuación, enseñaremos el método más sencillo y rápido para realizar las camas de cultivo. En primer lugar, debe conseguir una serie de materiales, las cuales pueden ser conseguidos fácilmente en la casa o acudiendo a una ferretería. Necesitas 4 tablas de madera de 10 x 10 x 40 cm; un par de tablones de 5 x 30 x 120 cm; otro par de 5 x 30 x 240 cm; compra 2 docenas tornillos para madera de 8,5 cm y la misma cantidad pero que sean de 1,5 cm; adicionalmente, consigue 6 tubos PVC de 20 mm de diámetro y 30 cm de longitud; finalmente, deberás tener 6 enganches metálicos para tubo.

Cómo construir camas de cultivo sencillamente

Para comenzar, necesitas de un tablón de 120 cm y una de las maderas cuadradas. Será conveniente ayudarte con un par de sargentos para unir las piezas mientras colocas los tornillos. Para que la madera no se rompa es bueno taladrar antes de colocar los tornillos. Seguirás con el proceso hasta unir todos los tableros. Con tres tornillos en cada una de las tablas y esquinas será suficiente. Te presente observar siempre que los tacos cuadrados de las esquinas queden enrasados con los tableros por la parte de abajo. Ahora darás la vuelta al cajón y buscarás la mejor localización para su instalación definitiva. La orientación norte-sur será la que más horas de luz procurará al jardín. En todo caso, es siempre recomendable un lugar donde tenga sol directo durante 6 horas diarias como mínimo.

Después fijarás al suelo haciendo unos orificios de unos 12-15 cm en los que introducirás las cuatro estacas que debe tener. Comprobarás que esté a nivel para que después el agua de riego se reparta de forma uniforme. Finalmente asegura las patas de la cama rellenando los orificios. Instala tres tubos de PVC en cada tablero lateral de la cama. Lo harás por la parte interior y los fijarás con dos enganches metálicos. Estos tubos te servirán para colocar varillas que actuarán como soporte para poner una red, tela metálica o plástico para protegerla de los pájaros y el frío.

Seguidamente prepara una mezcla de sustrato o compost y tierra mineral a partes iguales. Repártela bien por toda la cama y después humedece la tierra del huerto. Puedes añadir un riego por goteo de forma fácil y económica, sólo necesitas una línea principal del ancho de la cama y cuatro líneas de riego de la longitud de la cama aproximadamente. Con todo lo anterior realizado, ya podrás cultivar lo que deseas y crear un pequeño huerto familiar. Aunque por supuesto, también puedes cultivar plantas ornamentales o ambas a la vez.

Si le gustó este artículo sobre Cómo hacer unas Camas de Cultivo, le invitamos a leer otros artículos que contienen temas de interés en los siguientes enlaces:

(Visited 129 times, 1 visits today)

Deja un comentario