Características de la Violeta de Los Alpes y Cuidados

La Violeta de Los Alpes es una planta con hermosas flores que se presentan de variados colores con una textura única, que hacen de ella un elemento ideal para decorar tanto el interior de la casa como el jardín. Pero para disfrutar de esta belleza se debe tener en cuenta ciertos cuidados y  recomendaciones, por eso te presentamos el siguiente artículo, anímate a leerlo y aprende todo lo necesario sobre esta maravillosa flor.

violeta-de-los-alpes

La Violeta de Los Alpes

La violeta de los alpes también conocida por su nombre científico como Cyclamen persicum  o flor de invierno, ciclamen europeo, pan de puerco, antanita o violeta persia, pertenece al género de Ciclamen, es decir, es una plantas de tubérculos de características bulbosa que florece en los mese de otoño e invierno. Es originaria de Europa y Asia.

Esta planta presenta rizomas, es decir, tiene tallos subterráneos que presenta varias yemas que van creciendo  de manera horizontal de forma indefinida. Puede llegar a alcanza una altura aproximada de 30 centímetros. Esta planta está acondicionada para estar tanto en interiores como en exteriores siempre y cuando se le preste ciertos cuidados. Por gran belleza y forma es la planta ideal para decorar parte de nuestro hogar o jardín.

Taxonomía

La violeta de los alpes pertenece al reino plantae, que a su vez tienen un subreino llamado tracheobionta, de la división magnoliophyta, de clase magnoliopsida, de la subclase dilleniidae, del orden ericales, familia primulaceae y subfamilia myrsinoideae del género cyclamen, especie cyclamen persicum Mill.

Características

Esta hermosa planta cuenta con una floración en variados colores, rosa, blanca, rojas, violeta intenso y en algunos casos combinadas. Consta de cinco pétalos articulados,  con una sublime fragancia, lo que va a estar determinado por la altitud y por ende del clima de donde se encuentre. Su flor es solitaria con una extraña forma hacia abajo y los pétalos con un suave viraje hacia arriba.

violeta-de-los-alpes

Cuenta con un gran follaje perenne, en forma de corazón con bordes lisos y ligeramente dentados de un tono verde no muy oscuro con ciertos moteados blanquecinos y un envés purpúreo. La violeta de los alpes posee la virtud de soportar y florecer en climas fríos más no helados, es decir que oscilen entre los 15 y 20 grados centígrados, así como en climas lluviosos. Aunque cabe destacar que hay plantas que han logrado florecen en la nieve de allí la asociación de su nombre con Los Alpes. La flor permanece en estado de letargo durante los días cálidos y secos del verano.

Tipos de Violeta de Los Alpes

La violeta de los alpes es una flor que cuenta con características muy peculiares, su pétalos alargados de hermosas tonalidades, que en algunos casos se tornas pálidos y en otras ocasiones son fuertes, esto sucede por la altura y  clima de donde se encuentre la planta, también posee una agradable y sutil fragancia. Estas vienen a ser sus propiedades más generales. Ahora bien existen ciertas variaciones que hacen que esta planta tenga diferentes sub-tipos tales como lo son:

Cyclamen persicum var. autumnalis

Esta forma de violeta de los alpes, a pesar de contar con las mismas características de la flor original, cuanta con una variante muy especial que es el tiempo de florecimiento. En el caso de la Cyclamen persicum var. autumnalis, el tiempo de florecimiento es en los meses de otoño y no en la primavera como sucede con la mayoría de estas plantas.

Cyclamen persicum f. albidum

La Cyclamen persicum f. albidum, es otra forma de presentarse la violeta de los alpes, solo que en este caso mantiene las características originales de la planta pero con una variación notable en el tono de su flores, pues esta especie  luce una flor totalmente blanca con una base rosa oscura y en algunos casos se puede presentar de color rosa pálido, esta peculiaridad la hacen un flor única, llamativa y altamente decorativa.

 violeta-de-los-alpes

Cyclamen persicum f. roseum

En el caso de la Cyclamen persicum f. roseum, es un tipo de violeta de los alpes que exhibe un color oscuro y uniforme, normalmente de color rosado, lo que la hace diferente en cuanto a las características generales de la planta.

Cyclamen persicum f. puniceum

Cyclamen persicum f. puniceum, es otra forma de presentarse la violeta de los alpes, que aún cuando conserva las características básicas, en este caso la variación está referida a el color rojo intenso que luce la planta, lo que la hace muy espacial pues no es común esta presentación.

Formas de cultivo

Cultivar la violeta de los alpes se puede tornar una actividad sencilla, sin embargo hay que tener en cuenta ciertos aspectos a cuidar para poder obtener ejemplares hermosos dignos de exhibir.  La principal exigencia de esta planta es el clima y el suelo donde se pretenda cultivar. En cuanto al clima, debe ser de templado a frío, situarla en la semi-sombra y sin corrientes de aire, con un suelo bien drenado pero siempre húmedo. Estas condiciones básicas garantizarán una excelente floración. Ahora bien, para realizar todo el proceso de forma correcta, aquí te indicamos paso a paso como hacerlo.

Pasos para un excelente cultivo

  1. Cuando busque un violeta de los alpes debe tener en cuenta que lo ideal es que la planta aún no haya florecido.
  2. Utilice una maceta angosta para que la planta se sienta a gusto y que cuente con un buen drenaje.
  3. Luego para rellenar la maceta lo aconsejable es utilizar tierra negra y turba, lo que garantizará el buen desarrollo del bulbo. Se recomienda el abonado cada mes para obtener mejores resultados.
  4. En cuanto al regado de la planta, se debe tener cuidado de no mojar el bulbo de forma directa por ello se recomienda regar por los alrededores. Para hacerlo compruebe que la tierra esté seca. Esta planta requiere de humedad por eso se recomienda colocar un planto a la maceta que mantenga agua y de esta manera se mantendrá húmeda mas no empapada, pues no resiste los encharcamiento.
  5. Es recomendable ubicarla en un sitio donde tenga suficiente luz pero no de forma directa porque se tiende a quemar y marchitar, asimismo se aconseja que tenga una buena ventilación más no corrientes de aire fuerte.
  6. En el caso de querer cultivar esta planta en el jardín exterior, es aconsejable que se haga debajo  una planta más alta que le genere sombra, la tierra debe estar bien tratada, es decir suelta y con abono, desinfectada de cualquier plaga que ponga en riesgo a la mata.
  7. Cuando los días sean más calurosos de lo normal, coloque cubos de hielo al rededor de la planta, de esta manera mantendrá la tierra húmeda no empapada y con una temperatura ideal, esto genera flores de mayor calidad en cuanto a color, tamaño y durabilidad.
  8.  Al finalizar el período de floración se debe arrancar de forma delicada las hojas y flores secas para garantizar un nuevo ciclo de floración exitoso. Igualmente se recomienda que para este período se cambie el sustrato añadiendo más cantidad de turba para permitir mayor ventilación y por ende refrescamiento del bulbo.

 violeta-de-los-alpes

Semillas

La semilla de la violeta de los alpes, se adquiere polinizándola de forma artificial, es decir, frotándolas delicadamente con algún utensilio adecuado, ejemplo un cepillo de cerdas muy suaves. Se recomienda germinarlas en bandejas cubriéndola con un poco de sustrato. Luego se hace el trasplante pasada de 4 a 5 semanas. Vale destacar, que el vigor de la semilla disminuye pasado tres años de la flor y estas semillas hacen brotar plantas que normalmente florecen pasado los tres años.

Tubérculo

La violeta de los alpes posee una parte del tallo o raíz subterráneo, que tiende a acumular nutrientes o sustancias de reserva, en este caso la planta posee un bulbo que puede llegar a medir hasta 5 centímetros en forma esférica comprimida en la parte superior con un color marrón en tonalidades claras. También se le pueden observar ciertos pelos que simulan un terciopelo y diminutas raíces que apenas alcanzan a 1 milímetro que brotan del centro inferior del bulbo.

Cuidados

La violeta de los alpes, siempre ha tenido una mala fama en cuanto a su mantenimiento, aquí te enseñaremos los trucos para lucir la planta ideal.  Es resistente a diferencia de lo que dicen, tiene su proceso de floración durante la finalización del otoño y todo el invierno, aún cuando es una planta es altamente tolerante al frío no resiste heladas, es decir, temperaturas por debajo de 2 grados centígrados, sin embargo es aconsejable que la planta esté libre de humedad, sino tiende a marchitarse.

Requiere de buena luz pero nunca de forma directa, si va a estar en el jardín lo ideal es que esté hacia el sur o debajo de una planta más alta que genere buena sombra (no oscuridad) y si esta en el interior hay que ubicarla en una parte semi-sombreada.

violeta-de-los-alpesRusticidad

En cuanto a la habilidad que posee la violeta de los alpes para sobrevivir a condiciones desfavorables la hace muy especial, pues esta delicada planta es  tolerante a los climas fríos sin llegar al congelamiento, por esta razón se recomienda que siempre esté bien aireada, donde la temperatura ambiente se encuentre entre  15 y 20 grados. Si llegase a bajar toleraría has 2 grados después de ahí tiende a sufrir, pero se recupera de forma paulatina al ascender la temperatura.

Es importante destacar que esta flor pudiera llegar a adaptarse a climas fríos con presencia de nieve  hasta el punto de florecer. Por eso su nombre violeta de los alpes, pues hace mención a Los Alpes Suizos por sus características climáticas.

Riego

El riego debe ser abundante sin llegar a mojar el bulbo. La violeta de los alpes requiere de un buen drenaje, pues no tolera el encharcamiento y de esta manera evitar que las raíces lleguen al punto de pudrirse. Por esta razón es aconsejable que la planta cuente con una maceta con plato para que mantenga la humedad de la tierra.

Se debe tener en cuenta que esta planta requiere de un sistema de riego bien definido y delicado, durante los meses de otoño e invierno su riego debe ser normal, es decir mantener la tierra bien húmeda (no encharcada), durante el verano no se debe regar y en la primavera se realizan riegos de forma eventual.

violeta-de-los-alpes

Poda

La poda de la violeta de los alpes se debe realizar cuando presente hojas o flores viejas, la cual se debe hacer desprendiendo suavemente del tallo, lo que ayudará notablemente en el alargamiento de  la vida de esta hermosa planta, pues permite el nuevo florecimiento y evita la aparición de enfermedades.

Abono

Para la violeta de los alpes es aconsejable abonar unas semanas antes del período de florecimiento con abono ricos en nitrógeno para ayudar a evitar un excesivo desarrollo foliar, el potasio y fósforo para obtener una flor de alta calidad. Igualmente pasado el tiempo de las flores y al terminar la temporada mantenerla totalmente seca. También se recomienda utilizar abono líquido cada 15 días cuando se encuentre en período de crecimiento.

Cuidados del bulbo

El bulbo se encuentra por debajo del suelo en forma de yema gruesa o brote donde se acumula la reserva de la planta. En el caso de  la violeta de los alpes a este bulbo se le debe tener un especial cuidado en cuanto a su contacto desmesurado con el agua, por tanto se debe contar con un buen sistema de drenaje que no permita el estancamiento del agua, sino la planta se verá seriamente comprometida. Por esta razón es aconsejable regar alrededor del bulbo y no directamente sobre él.

También se debe tener cuidado con ciertas plagas como caracoles y babosas, por lo que es recomendable siempre observar detalladamente y si llega a existir la presencia de estos animales se debe rociar productos especializados antes que penetren la planta.

 violeta-de-los-alpes

Cuidados en interiores y exteriores

La violeta de los alpes cuando es utilizada para ornamentar interiores es recomendable plantarla en macetas con buen drenaje, que a su vez tenga un plato si es posible con arena para mantener la tierra siempre húmeda no encharcada. Esta maravillosa flor requiere de una temperatura ambiente si se quiere baja, por ello es recomendable ubicarla cerca de una ventana que no reciba corrientes de aire directo así como luz solar, por lo que se aconseja un sitio semi-sombreado.

Se tiene que tener cuidado con el uso de la calefacción y esta planta pues no suelen llevarse bien. Un método para que la planta conserve su temperatura de forma adecuada coloca cubos de hielo sólo cuando esté en el período de floración así mantendrá humedad y temperatura ideal. En cuanto a su ubicación en el exterior no es muy recomendable, pues esta planta no resistes ráfagas de viento fuerte y la tierra debe estar bien drenada lo que hace difícil su mantenimiento en estas condiciones.

Cuidados en verano

Durante el verano la violeta de los alpes entra en un estado de hibernación,  gracias a la temperatura ambiente pues se torna más caluroso, la cual se considera un tiempo de descanso, el cual termina en el mismo momento que la temperatura comienza su descenso. Durante este período los especialistas en la materia recomiendan disminuir al mínimo o hasta suspender el riego total de la planta. Por otra parte se debe tener cuidados especiales en cuanto a la iluminación es aconsejable que esta sea de manera indirecta y tener la precaución de dar vueltas a la maceta para que así no se vea afectada la planta por los rayos del sol.

Descanso

La violeta de los alpes es considerada por muchos como una planta anual, que pasado el período de floración tienden a desechar,  alegando que las próximas flores son de baja calidad, cuestión que no debe ser, si se le da el cuidado necesario. Esta planta realmente lo que hace es entrar en un estado de reposo o hibernación en la que no demandada mayores cuidados. Aquí te mostramos como puedes mantener viva para que produzca una excelente floración pasado los días de verano.

violeta-de-los alpes

En primer lugar se recomienda colocar el bulbo en un sitio oscuro y seco o en su defecto plantarlo en el jardín bajo una buena sombra, se puede regar muy poco sólo como para que el tubérculo no muera. Iniciado el otoño ya puedes colocarlo en el sito acorde para que inicie el proceso de floración. Todo este proceso va a estar determinado por el clima el cual es un factor determinante en la vida de esta planta. Existen violetas de los alpes que logran florecer tres veces al año, gracias a que suelo se mantiene en la humedad perfecta y el clima es de templado a frío durante los 12 mese.

Cultivo de Violeta de Los Alpes

En cuanto al cultivo de la violeta de los alpes, este es muy sencillo pero con muchos cuidados. La siembra de esta planta es más común en zonas donde el clima es de templado a frío, se recomienda que la semilla sea plantada verano para que pueda florecer  en otoño o primavera. Es muy recomendable que el macetero en el cual se cultiva la planta sea estrecho para que así se desarrolle de mejor manera. Su cultivo se puede hacer de dos maneras a través de la siembra en otoño o por división de tallos principales denominados estolones. Esta forma es utilizada finalizando el invierno e iniciando el otoño.

Reproducción

La violeta de los alpes es recomendable plantarlas durante el otoño. Lo más común es utilizar la semilla de la planta, colocándola inicialmente en un germinadero con una buena capa de abono, con un riego moderado al rededor de la semilla sin llegar a empaparla. Pasado 4 o 5 semanas cuando ya comience a mostrar sus primeras hojas es cuando se considera lista para ser trasplantada a su maceta. Esta hermosa planta se suele cultivar en suelos de regiones con clima de templado a  frío pues en estas condiciones se puede garantizar el correcto desarrollo de la planta. También puede realizase estos cultivos de forma eficaz en invernaderos con bajas temperaturas, lo que generará flores de alta calidad y belleza.

Distribución

Esta espectacular planta tiene sus orígenes en el oeste del continente asiático, incluyendo parte del suroeste de Turquía, distribuyéndose desde la provincia de Hatay  hasta el inicio de Jordania.  Existen estudios que afirman que esta flor también se podía encontrar en varias islas de Grecia tales como Creta y Karpados. Asimismo, se ubica al norte del continente africano, es decir en Túnez y Argelia. En todas estas localidades le daban a la violeta de los alpes un lugar especial  dentro de los cementerios y monasterios.

violeta-de-los-alpes

Para mediados de 1940, se dan indicios de esta planta en España, gracias a un jardinero de origen austriaco de nombre Rudolf Klobuznik quien descubrió esta hermosa flor en Madrid, lo que le condujo a realizar varias pruebas hasta dar con una planta resistente a un tipo determinado de clima cosa que no era común en esta mata para lograr adaptarla a las condiciones climáticas de la península ibérica, en el suroeste de Europa rodeada del mar mediterráneo y atlántico.

Enfermedades y Plagas

Todas las plantas son altamente vulnerables a contraer enfermedades y plagas,  y la violeta de los alpes no escapa a esta realidad, por ello, aquí te presentamos una lista con los síntomas y posibles tratamientos que puedes utilizar para combatir estos males que aquejan a este tipo de planta y puedas aplicarlo a tiempo y no pierdas el esplendor de esta bella flor.

Enfermedades     

Entre las enfermedades más comunes se encuentra en primer lugar las hojas amarillas, puede ser debido al exceso de cal en la tierra, por lo que se recomienda usar abono ácido y con quelatos de hierro. También se pueden observar manchas en forma de polvillo blanco conocido como Oidio, el cual puedes combatir utilizando fungicidas acorde para esta enfermedad. Otras manchas que suelen aparecer son las marrones oscuras causadas por el hongo Phyllosticta el cual conlleva al marchitamiento total de la planta. Estas manchas siempre están orientadas a las nerviaciones que se favorecen de los climas frescos y húmedos.

Para combatir este hongo es recomendable la utilización de cualquier fungicida clásico, tienden a dar muy buenos resultados. En el caso de la bacteria Erwinia carotovora, que tiende a marchitar las hojas viejas y pudrir las nuevas, al igual que el bulbo, es recomendable  destruir la planta, remover la tierra y colocar abono nuevo. Por su parte la antracnosis, que es un poderoso hongo conocido como Gloeosporium cyclaminis tiende atacar los peciolos de la planta tornándolos marrones, cuando llega al ápice provoca la caída de la flor quedando un apéndice reducido y seco. Para tratar este tipo de hongo tan agresivo se recomienda el uso de tratamientos con zineb.

Cajon Violeta De Los Alpes, Cyclamen M13 (10 Unidades) - $ 2.500 ...

La brotitis que es otra enfermedad de la que se suele contagiar la violeta de los alpes, aparece como un moho de color grisáceo al que se le conoce científicamente como Botrytis cinerea, también pueden aparecer en los pétalos de la flor, por ello se recomienda no mojar la planta al momento de regarla, destruye por completo las hojas o pétalos infectados. Cuando las hojas se tornen amarillas, se sequen  y marchiten las flores están en  presencia del hongo Fusarium oxysporum, el cual ataca a toda la planta. Es un moho de color rosado o blanco, que se puede evitar o corregir evitando el exceso de materia orgánica y acidez de la tierra utilizando cal.

Por último y no menos importante está la podredumbre del cromo, es una especie de hongo Pythium y Rhizoctonia  que tiende a pudrir la raíz de la planta haciendo que esta pierda su follaje y flor. Para combatir esta enfermedad se recomienda la aplicación de tratamientos basados en el ozono, que actúa con el agua de riego para inmovilizar estos microorganismos. Si se combate a tiempo estas enfermedades y  se mantiene una desinfección constate no se llegará a grandes males y la planta siempre estará sana para florecer cada año.

Plagas

Las plagan tienden a ser un flagelo que invaden a las plantas de forma rápida y agresiva y en muchos casos con efectos colaterales. En el caso de las plagas que suelen atacar a la violeta de los alpes se encuentra el trips, el cual causa que las hojas se tornen rojizas por la cantidad de picaduras causando una cantidad de puntitos negros por los excrementos. La mejor manera de combatirlos es utilizando insecticidas. Por su parte los ácaros provocan cierta deformación en las hojas y brotes de la flor por las picaduras que le propinan. Esto puede generar una mala floración. Para ello se recomienda el uso de acaricida.

Otra de las plagas comunes son los gorgojos conocidos científicamente como Otiorrhynchus rugosostriatus  se presentan como una especie de escarabajo diminuto que ataca desde el borde de la hoja. En el caso de las larvas, estas se fecundan directamente en la tierra y se alimentan de la raíz de la planta en el caso de la violeta de los alpes se alimentan de su bulbo. Para exterminar esta plaga tan dañina es recomendable utilizar malation o algún otro pesticida fosforado, así como revisar continuamente la tierra para evitar el desarrollo de las larvas.

Plantas bulbosas de otoño e invierno

Las orugas también buscan beneficiarse de la violeta de los alpes, son una especie de gusanos grises que van comiendo desde el tallo a nivel del suelo. Esta plaga se debe combatir de forma rápida y eficaz con la utilización de cebos. Se debe estar muy pendiente de las larvas desínfitos las cuales suelen confundirse con las orugas pero estas destruyen las hojas completas sin tocar los nervios de la lámina, siempre atacan en grandes grupos, causando verdaderos estragos a las hojas.

En la violeta de los alpes, también pueden encontrarse plagas como los  parásitos nematodos, pertenecientes al género Meloidogyne, son animales diminutos en forma de gusanos, que suele encontrarse en el suelo. Estos son conocidos como gusanos redondos por su forma. Están catalogados como el cuarto grupo más grande del reino animal. Esta plaga resulta muy peligrosa pues ataca directamente la raíz de la planta impidiendo que esta absorba los nutrientes necesarios para su subsistir, lo que lleva a la muerte prematura de la planta. Para eliminar esta desagradable plaga se sugiere utilizar nematicidas, así como remover y colocar sustrato nuevo y limpiar muy bien el bulbo y tallo de mata.

Trastornos de la Violeta de Los Alpes

Esta planta requiere de ciertos cuidados para mantener su exuberante belleza en tiempos de floración, aquí te indicamos cuales podrían ser los trastornos que puede sufrir la violeta de los alpes. Cuando la planta se comienza a poner amarilla y no hay plagas ni enfermedad aparente podría deberse a un cambio brusco de clima, es decir seguramente viene de un invernadero frío a una temperatura más calurosa, esto hace que la planta pueda llegar a perder sus hojas.

Para obtener una excelente floración debes evitar hacer el riego desde arriba siempre se debe hacer al rededor de tallo sin mojar las flores ni las hojas, para ello es recomendable solo colocar por un espacio de 10 minutos un plato repleto de agua debajo de la maceta para que así absorba la cantidad de agua necesaria sin correr ningún riesgo. Es importante saber que durante el período de reposo es decir el más caluroso no se debe regar o hacerlo con poca frecuencia, la planta sobrevivirá y se activara al inicio de la temporada de frío.

El ciclamen | Plantas

Toxicidad

La violeta de los alpes se encuentra entre la lista de plantas venenosas de nivel medio para el hombre. Es una planta que nace de un tubérculo el cual contiene ciclamina, que es un alcaloide común en esta especie. Pero ciertamente consumirlo en altas dosis es muy tóxico. Esta planta es tilizada en la fabricación de ciertos medicamentos.

Asimismo, contiene saponina, el cual son glucósidos que generan la desintegración de los eritrocitos, este fenómeno se conoce como hemolítico lo que provoca vómito y diarrea. Se debe tener en cuenta que también para las mascotas puede ser altamente tóxica. Otros de los síntomas por envenenamiento con esta planta pueden ser malestar general,  dolor abdominal, convulsiones y hasta la parálisis.

Dato Curioso

Sabías que el color de la violeta de los alpes depende del grado de altitud en la que se encuentre, es decir, a menor temperatura su color será más fuerte. Puedes saber cuando tu planta es vieja por el tamaño de la flor, pues por cada florecimiento esta se vuelve más  pequeña pero con mayor florescencia con el pasar del tiempo. El recibir una violeta de los alpes en su color habitual simboliza la unión familiar o matrimonio, pero cuando se presenta de color blanco esto significa pureza e inocencia.

¿Es una planta medicinal?

Sabías que la violeta de los alpes tiene propiedades medicinales en tratamientos de reumatismo y de flujo sanguíneo en el área de la pelvis para estimular la menstruación. Esta planta tiene principios activos que pueden ayudar a mejorar estos síntomas pero sólo puede ser utilizado en homeopatía, pues se ha comprobado que la planta en sí es altamente tóxica.

Para conocer más de esta maravillosa y llamativa planta, te invito a ver el siguiente vídeo.

Si deseas aprender más sobre flores sigue los siguientes enlaces: 

(Visited 6.858 times, 4 visits today)