Enfermedades del Ficus Benjamina, Conoce sus Plagas

Todas las plantas que se encuentran distribuidas por el planeta tierra poseen características únicas y notables que las hace considerar como especies vegetales con muchos tipos de aplicaciones, en este caso se destaca la Ficus Benjamina una planta muy usada como decoración en zonas de interiores y además permite ambientar las áreas verdes con sus colores llamativos y peculiares hojas. En el siguiente artículo conoceremos cuáles son las enfermedades del Ficus Benjamina y las posibles opciones para poder combatirlas.

enfermedades de ficus benjamina

Ficus Benjamina

Las plantas son conocidas como organismos vegetales que pueden adaptarse a cualquier condición climática, ambiente, ecosistema y superficie terrestre, este hecho ha motivado la existencia de una gran variedad de especies, enriqueciendo al planeta con diversidad de flora. Llegando tener gran importancia por participar en procesos bioquímicos importantes para la supervivencia de los organismos vivos y representar una de sus principales fuentes de alimentación.

En este caso se destaca el Ficus Benjamina, conocida por ser una de las plantas empleadas para la decoración de interiores en los hogares; destacándose por su gran belleza y cuidado. Su principal elegancia radica en la forma que posee uniendo sus hojas internas y degradándose en tonalidades de verde hasta llegar al más intenso, otorgando belleza en cualquier habitación en que se encuentre.

El Ficus Benjamina es conocido por diversos nombres  según la región en que se haya desarrollado como el boj o karel de la india en Costa Rica, amate en México, en otras regiones se conoce como matapalo en el continente americano. Pertenece a la familia de las Moraceae que se llegó a extender a nivel mundial, pero es un tipo de higuera que es originada en el sur del Asia y el norte de Australia, por lo tanto se extendió su nombre popular como ficus.

Este tipo de planta llega a alcanzar los quince metros de altura e incluso hasta los treinta metros, teniendo hojas desde los 6 a 13 centímetros de largo y con punta acuminada, es decir, posee un aspecto caído y oval. Su corteza es de color marrón grisáceo, al estar plantados en una maceta son ubicados dentro de los hogares y presentan un gran atractivo visual y decorativo en las habitaciones.

El ficus Benjamina soporta bajas temperaturas pero no tolera las heladas presentadas en los inviernos, debido a esto puede ser cultivado dentro de los hogares con la intención de protegerlo de dificultades ambientales, además que puede adaptarse con facilidad a los espacios de interiores incluso favoreciendo su crecimiento apropiado. Su temporada de mayor floración es en tiempo de primavera  donde arranca los nuevos brotes, manteniéndose con especímenes muy llamativos hasta inicio de otoño.

enfermedades de ficus benjamina

Enfermedades

Todas las plantas se ven expuestas a condiciones ambientales y naturales que pueden llegar afectar sus células y tejidos vegetales donde ciertos microorganismos patógenos que se encuentran en el ambiente se adhieren a la misma, llegando alterar la salud de la especie vegetal y provocando el cambio de su forma o integridad de la planta hasta conducirla a su muerte o pérdida de sus partes.

La planta Ficus Benjamina representa un tipo de planta que es muy propensa a los ataques de parásitos debido a su gran colorido verde, siendo referencia a la alta concentración de clorofila  como la araña roja, cochinillas, pulgón y ácaros que se alimentan con la savia de las plantas, debilitándola hasta marchitarla. Estos parásitos pueden llegar a depositarse en las hojas de las plantas como un líquido pegajoso muy similar a la miel, el daño es bastante significativo en la planta.

Los parásitos que atacan al Ficus Benjamina puede ser combatidos por insecticidas y herbicidas de gran espectro, antes que todo se debe corroborar que tan extendido está la plaga en todas las áreas que se encuentra sembrado, llegando a ser evitada con agua y jabón neutro. Además pueden desarrollar enfermedades que pueden deteriorarla completamente entre ellas se destaca las siguientes:

Hojas Amarillas

La presencia de hojas amarillas puede tener diversos significados como el exceso de agua o la presencia de tierra poco fértil y sin ningún tipo de nutrientes.  Es común ver este tipo de afección en el ficus benjamina ya que forma parte de su ciclo natural, en ocasiones se observa largos periodos de hojas amarillas que evolucionan constantemente normalmente se atribuye a la influencia de la humedad la cual debe ser moderada,  lo ideal es comprobar este factor cada vez que se ejecute un riego.

La humedad está influenciada por el clima local, donde la presencia de sequedad o alto contenido de humedad se ve destacada por las estaciones. Durante el tiempo de primavera y verano se observa el aumento la abundancia de precipitaciones que favorecen a la humedad de la tierra, se debe controlar la cantidad del líquido para no matar la planta. En este caso, la planta se ve perjudicada por la presencia cercana de aparatos como el aire acondicionado o calefacción provocando que se sequen las hojas, toman una coloración amarilla y se marchiten.

enfermedades de ficus benjamina

Las hojas amarillas también pueden verse por el estrés provocado en la misma, asociado a los cambios de lugar con regularidad. Por lo tanto, no es recomendable mover o cambiar de sitio a la planta, es conveniente elegir un sitio específico y evitar ajetreo en el Ficus, garantizando que crezca sano y fuerte.

Hongos Puntuales de la Hoja (Cercospora)

Conocido también como las hojas ennegrecidas provocado por la presencia de un hongo que genera pequeños puntos negros en la zona posterior de las hojas de la planta. Es un tipo de plaga que afecta con regularidad este tipo de planta, siendo perjudicial porque infecta a todas las plantas vecinas, provocando que se enfermen primero adquieren una coloración amarilla en los bordes de la hoja y poco a poco se distribuye por toda ella hasta caerse.

Este factor está causado por el exceso de frío o humedad en el ambiente en que se encuentre, en ocasiones lo ideal es cambiarla a un área más ventilada, este tipo de problema solo puede verse en los tiempos de primavera y verano, es una época que presenta muchos problemas con los hongos y bacterias que proliferan en todo el lugar. Otro método para corregir esta falta es por la aplicación de aerosoles de azufre o fungicidas que están elaborados a base de cobre, destacando que los fungicidas no llegan a manchar o perjudicar las hojas del Ficus.

Antracnosis

Este tipo de plaga llega afectar a la planta con la aparición de manchas oxidadas en los tallos y en las hojas, suele ser muy común en esta especie y su mayor dificultad. En este caso se recomienda eliminar las hojas enfermas y mantener una ubicación estable de la misma. Puede estar ubicado en una zona lo suficientemente iluminada, evitando lugares encharcados y tener una tierra fértil. Se llegan a emplear fertilizantes que permiten que la planta crezca sana y no esté vulnerable a posibles ataques de hongos.

Consejos para evitar las Enfermedades del Ficus

La Ficus Benjamina es un tipo de planta que no es susceptible a enfermedades, se considera resistente y lo más influyente son los hongos y esporas que se encuentran en el ambiente. Llegando a presentar manchas en sus hojas de color marrón y amarilla siendo signo de presencia de hongos, provocando la caída en exceso de las hojas de la planta. Inicialmente no presentará problemas de salud y desarrollo pero con el tiempo la planta se debilitará y morirá.

Es recomendable mantener limpia y seca la planta, rociarla con agua cuando sea necesario, debido que la abundancia de agua es una de las principales causas de hongos, en caso de sospechar la presencia de alguna plaga se debe alejar rápidamente del resto de las plantas para evitar su propagación. En caso de trasladarla al exterior durante el verano es recomendable verificarla antes de colocarla nuevamente en el interior para evitar desarrollar enfermedades dentro de la casa.

Preferiblemente se deben retirar las hojas y ramas afectadas, limpiándolas con algodón húmedo de agua y con jabón, luego rociar con plaguicidas para proteger de otras plagas que puedan afectarlas. Este tipo de práctica debe ser ejecutada con regularidad para disminuir la afección de la planta y evitar su posible propagación, manteniendo estricto cuidado de purificar los utensilios empleados para ello.

Cultivo y Cuidados del Ficus Benjamina

La Ficus Benjamina necesita cuidados sencillos y fácilmente aplicados por lo que son muy vistas en terrazas, jardines y zonas de interiores. Por lo tanto, es aplicado como una especie ornamental que llega a florecer con mucha facilidad y otorga un ambiente de frescura, por lo tanto se ubican en puntos estratégicos que se encuentren protegidos de los rayos solares pero con el suficiente contacto para mantenerse sana.  A continuación se destacarán los factores relevantes para el cultivo del Ficus Benjamina:

Temperatura y Ventilación

Las plantas necesitan condiciones ambientales que les permitan un adecuado crecimiento y desarrollo, en el caso del Ficus Benjamina se destaca por ser una planta originaria de las regiones tropicales y subtropicales, donde los ambientes son de temperaturas destacadas y notable humedad. La exigencia de este tipo de especie es de temperaturas altas por lo tanto se debe tener presente en la zona en que será ubicada.

Las hojas del ficus Benjamina  son bastantes sensibles al frío  llegando a caerse completamente en esta temporada, por lo tanto es necesario mantenerla dentro del hogar en los tiempos de invierno. Además se debe estar atento a las corrientes de aire fresco que son muy comunes en esta época llegando afectar a la planta principalmente si son frías o muy fuertes, por lo tanto se debe tener ubicado en una zona que no se vea afectada por ellas.

enfermedades de ficus benjamina

En los tiempos de verano es una época con temperaturas nocturnas muy bajas, regularmente bajo los 15 ºC; por lo que es preferible mantener la planta en las áreas externas como terrazas o jardín, también ubicarla cerca de ventanas que sean regularmente ventiladas y mantenga un control de los rayos solares. Destacando que las áreas verdes pueden llegar a colaborar para su efectivo desarrollo y crecimiento, llegando a ser mucho más frondoso y llamativo. Esta especie se puede mantener y cultivar en las áreas externas (terraza, jardín, patios, entre otros), desde mediados de primavera (marzo) hasta finales de verano aproximadamente agosto, teniendo el control de la exposición directa con el sol que puede provocar quemaduras en las hojas de las plantas.

Riego

El riego es una técnica que consiste en agregar agua a los cultivos o sembradíos para satisfacer las necesidades del líquido, normalmente con las precipitaciones se puede cubrir este factor. Destacando la importancia del agua para el crecimiento de las especies vegetales, permitiendo el transporte de minerales y nutrientes en todo su sistema y transformando la savia original en elaborada por toda la planta. Además de participar en el proceso bioquímico conocido como fotosíntesis.

En el caso del Ficus Benjamina el riego debe ser moderado principalmente en los tiempos de altas temperaturas, en los tiempos de invierno se debe agregar la mínima cantidad de agua. Indiferentemente se recomienda intercalar días de aplicación o el tiempo necesario a que el suele asimilar todo el líquido antes de regar nuevamente, evitando la acumulación del agua y los encharcamientos.

El exceso de riego puede llegar a ser muy perjudicial para la Ficus Benjamina, debido que se ven expuestas a hongos que son los principales causantes de enfermedades que llegan atacar el sistema radicular, llegando afectar gravemente por el agua estancada. Los niveles de humedad ideales para el mantenimiento de esta planta es de aproximadamente 70% a 80%, por lo que se recomienda tener el plato de la maceta con suficiente arcilla, se encargará de mantener el  nivel de humedad regulado.

Otro método empleado es nebulizar la planta específicamente las ramas y el tronco con agua destilada, es muy importante este último factor ya que se evitará el contacto con minerales o nutrientes no deseados en la planta que pueda generar alguna afección o dificultad o posibles formación de incrustaciones.

Sustratos

Los sustratos hacen referencia a los suelos empleados para sembrar las plantas, corresponde a toda la superficie terrestre que permite el crecimiento radicular de las mismas, además se encarga de aportar los nutrientes y minerales necesarios para el desarrollo sano de las especies vegetales, otorgando también estabilidad y fortaleza.

La Ficus Benjamina es un tipo de planta que crecerá apropiadamente en los suelos con gran fertilidad y aporte de minerales para su buen desarrollo, el pH apropiado para ello es entre 5 y 6 poseyendo una ligera acidez para su efectivo crecimiento radial,  aunque este tipo de planta puede adaptarse a los suelos con pH neutros y alcalinos. Es necesario añadir el abono orgánico en el transcurso del año tales como, humus, turba o compost, encargado de enriquecer la superficie en que se encuentran sembradas.

Se debe considerar el trasplante luego del desarrollo de su tallo y raíces, en caso de estar ubicado en el interior se debe llegar a cambiar la maceta  para permitir su adecuado desarrollo. Los trasplantes son recomendados en tiempo de primavera específicamente en los tiempos de marzo y abril, antes de ejecutar esta acción se recomienda rellenar la maceta con una capa de arcilla o grava que permita la circulación del agua, un adecuado drenaje y evitar el estancamiento del líquido. En caso que la planta esté cultivada en las zonas exteriores tales como jardín, terrazas o patios solo será necesario el abono.

Fertilización

Consiste en un tipo de sustancia orgánica o inorgánica que es elaborada en base a un conjunto de nutrientes que son asimilables por las especies vegetales, llegando a favorecer la fertilidad de los suelos en que se encuentran cultivadas las plantas. Permitiendo una estimulación del crecimiento vegetal y mejorando la calidad del sustrato para el mayor desarrollo de plantas, normalmente consumidas por el ser humano y con fines agrícolas, por lo tanto es una sustancia muy empleada en la agricultura.

En el caso de la Ficus Benjamina, se recomienda que sean fertilizadas por lo menos una vez al mes en las estaciones más cálidas favorecidas también por el aumento de riegos. La aplicación de esta sustancia debe ser en pequeñas cantidades preferiblemente las líquidas para las plantas con coloración verde, siendo diluidas en el agua para regar. En los tiempos de inviernos no es necesario fertilizar la planta, debido que la planta entra en período de reposo y almacenamiento de los nutrientes ya asimilados.

Poda

La poda consiste en la técnica aplicada por el hombre en mantener la estética y limpieza de la planta, mediante la eliminación de las ramas secas, corte de zonas enfermas o afectadas y reducción de aquellas ramas que rompan la forma deseada de la planta. Este tipo de práctica es ideal para la agricultura y la jardinería ya que pueden incrementar la calidad de los cultivos y mejorar su ornamentación, destacando que sean aplicadas con cuidado para evitar daños en la planta.

Debido que la Ficus Benjamina es muy buscada para crecer dentro de los hogares y lugares cerrados se debe mantener una estética agradable, este tipo de planta puede crecer muy rápido y tomar una apariencia frondosa; por lo que debe ser podado con regularidad para que pueda adaptarse apropiadamente a los espacios internos, de igual forma en caso de estar sembrado en zonas externas junto con otras plantas.

Existen zonas de las plantas que deben ser podadas en tiempos específicos en especial aquellos donde se ubican los órganos principales de la misma, como los ápices que corresponde a la sección con tejidos importantes de la especie; deben ser podadas en tiempos de primavera donde las ramas se encuentran muertas o muy delgadas para poder eliminarlos correctamente.

Multiplicación

La multiplicación de las plantas están relacionadas con la reproducción de las plantas, la cual es llevada a cabo por dos métodos principales, el primero es de forma sexual donde se llegan a fecundar las células femeninas de la planta con células masculinas de otra planta, que llegan a entrar en contacto por efecto de la polinización y acción del viento. En caso de ser asexual, se desarrolla por la presencia de los órganos masculinos y femeninos en una misma planta, permitiendo que nazcan brotes y se reproduzcan con los cortes de los mismos.

La Ficus Benjamina es un tipo de planta que se desarrolla mediante la reproducción asexual, el procedimiento a seguir para ello es el siguiente:

  1. Realizar una incisión en el tallo, evitando en todo momento lastimar los posibles brotes.
  2. Cubrir la incisión con humus (abono) y la tierra vegetal
  3. Luego debe ser cubierto con un plástico film, manteniendo el sustrato y el abono con firmeza.
  4. El sustrato agregado debe mantenerse húmedo, por lo que se debe regar con regularidad.
  5. De la planta se producirán raíces espontáneas
  6. Una vez comience esta etapa se debe cortar la rama y trasplantarlo al suelo en que se desee reproducir.

Una vez se tenga el nuevo brote de la planta se debe considerar su propagación por corte, donde a finales de primavera o al inicio del verano se recomienda ejecutar el corte de la rama joven y plantarla en una maceta con el sustrato adecuado, manteniéndola húmeda para su crecimiento sano. Puede aplicarse abonos para acelerar su desarrollo y estimular la emisión de sus raíces.

Considerando en todo momento las condiciones ideales para el surgimiento del nuevo brote, por lo que se debe tomar en cuenta la iluminación, por lo que se recomienda girar la maceta cada tres o cuatro días para evitar que la iluminación incide en un solo lado y crezca más en una zona, de esta manera se garantiza el crecimiento homogéneo

Especies Comunes de Ficus Benjamina

La Ficus Benjamina es muy popular como especie ornamental, por lo que es vista como parte de decoraciones de interiores, incluso algunas son apreciadas para ser desarrolladas como bonsáis y arte de cultivos destacando gran variedad de especímenes buscado con regularidad. A continuación se destacan los más populares:

  • Golden King: Conocida por poseer hojas con márgenes de color blanco, otorgándole elegancia y belleza, además que posee manchas verdes en la base de la hoja.
  • Mini Gold: popular por sus hojas pálidas y bastante pequeñas, posee una coloración destacada entre blanca, verde y marfil.
  • Exótica: Esta especie hace honor a su nombre común debido que posee nervaduras en las hojas de color verde hasta tonalidades marrones.
  • Nuda: posee hojas con apariencia corrugadas que presentan margen estrechos y muy singulares entre sus especímenes.
  • Danielle: Es un tipo de especie que posee un color verde intenso, además de ser conocida por sus márgenes ondulados; presenta resistencia a las bajas temperaturas y fuertes corrientes, esto se atribuye a contextura robusta.
  • Too Little: muy conocida por ser una versión miniatura ideal para las técnicas de cultivo de bonsáis, por lo que es bastante adaptada para interiores.
  • Kinky: Es una especie muy llamativa por su gran gama de colores y su formas variadas.
  • Natasja: Consiste en una especie popular por sus hojas pequeñas y ramas flexibles, pero necesita un cuidado especial y delicado para su buen desarrollo.

Diferencia con Otras Especies

Existen especies muy similares entre sí destacando la Ficus Benjamina Variegata, destacando por requerir los mismos cuidados de cultivos; llegando a tener diferencia de plantas que tienen varias coloraciones de hojas.  Una de sus principales características tiene un borde irregular de tonalidad amarillenta y el centro presenta un color verde muy intenso, llega alcanzar hasta los ochenta centímetros de altura, destacando sus peculiares hojas que son ideales para ser parte de decoraciones.

Se recomienda mantener alejado de las corrientes fuertes e intensas donde son provocados por aires acondicionados o aparatos de calefacción, siendo recomendable que sea ubicado en un espacio con contacto a la luz solar. Este tipo de árbol ha llegado a ser un objeto de investigación por parte de la agencia espacial de Estados Unidos ubicado en la NASA.

Mediante los estudios científicos realizados en el año 1985 se encargaron de demostrar que las Ficus Benjamina pueden llegar a filtrar las sustancias tóxicas que están contenidas en el ambiente que están ubicadas, por lo que son consideradas como purificadores de espacios cerrados. Debido que pertenece a la familia de la Moraceae puede llegar a producir en los tejidos de la planta una sustancia que adquiere un color blanquecino, espeso y pegajoso. Todo ello con la intención de proteger a la planta de otros parásitos y herbívoros y también creando irritación en los ojos y la piel.

Esperamos este artículo haya sido de ayuda, te dejamos otros que seguro te interesarán:

Ciclamen

Cuna de Moisés

Plagas del Olmo

(Visited 3.473 times, 1 visits today)

Deja un comentario