¿Cómo es el cultivo de las Dalias? Características

Las Dalias son las flores de corte que se obtienen de las plantas herbáceas del género Dahlia, conocidas por primera vez en México. Es una planta con tallo herbáceo con hábito de crecimiento arbustivo y epifito. En la actualidad han sido identificadas alrededor de 30 especies del género Dahlia y se han obtenido por medio de cruces hortícolas unas 20.000 especies que están certificadas en el Registro Internacional de Dalias. Te invito a seguir conociendo en este artículo sobre las Dalias.

Dalia

Las Dalias

Las Dalias son una planta de tallo herbáceo que cuando florece produce una flor con muchos pétalos que se distingue por tener diferentes colores, se caracteriza por tener raíces bastante fuertes, con muchos tallos y hojas que al florecer parecen ramos florales. Es nativa de México, y es una planta que requiere de buena luz del sol. Las Dalias tienen hermosas flores con pétalos de colores rosa, amarillo, anaranjado, rojo, morado o púrpura. Estas flores son muy buscadas en las floristerías y tiendas de artículos para viveros y agricultura.

Esta planta originaria de México donde se han identificado entre unas 41 a 50 especies endémicas provenientes en gran cantidad de las regiones tropicales y subtropicales del país azteca, donde las llevan cultivando desde hace más de dos siglos. Estas plantas son cultivadas por su bellas y abundantes flores de diversos tamaños y colores (blanco, rosado, amarillo, púrpura y otros colores más a excepción del azul).

Los técnicos hortícolas a partir de cruces de diferentes especies del género Dahlia han dado origen a muchos híbridos con flores sencillas, compuestas y de diferentes tamaños y colores. El nombre del género Dahlia, fue colocado en homenaje al botánico Andreas Dahl, quien fue alumno de  Linneo. Son plantas que crecen muy bien en regiones tropicales y subtropicales de México, son unas de las flores más usadas para confección de ramilletes.

Cultivo y Cuidados

Estas plantas precisan de buena iluminación, por lo que tienen que cultivarse en lugares donde llegue la radiación solar directa, que los vientos sean poco fuertes y el suelo tenga abundante materia orgánica para que sean fértiles. Las flores de las Dalias pueden tener varias capas de pétalos variando desde una simple capa de pétalos, pasando por dobles, triples y hasta séxtuples capas de pétalos, con resultado de diferentes cruces hortícolas. Las flores de Dalias con mayor cantidad de pétalos impactan por la intensidad de sus colores, sus espectaculares formas y, diferentes tamaños desde los 8 centímetros hasta más de 15 centímetros.

Clima y suelo para su cultivo

Se sugiere sembrar sobre un suelo bien abonado o sobre un compost ligero para que las plántulas enraícen con facilidad. Son plantas que se adaptan a cualquier tipo de suelo incluyendo a los suelos calcáreos con pH mayores a 7. Se tienen que cultivar a pleno sol y regar con frecuencia. Son plantas que se propagan por semillas las especies silvestres o puras. Se listan algunas características para su cultivo:

Dalia

  • Temperatura recomendada. Se recomienda cultivar las Dalias en una temperatura comprendida entre los 18 °C y 23°C, estas plantas son poco resistentes a rangos de temperaturas bajos.
  • Requerimiento de luz. Se adaptan a lugares con buena radiación de luz solar, asimismo, crecen bien en lugares con un poco de sombra donde llega la luz solar de manera indirecta.
  • Humedad ambiental. Precisa de una humedad ambiental entre los 75 a 78%.
  • Sustrato de siembra. Suelos fértiles con alta cantidad de materia orgánica ricos en minerales que aporten buena cantidad de macro elementos y micro elementos, con textura franco, permeables que permita tener un buen drenaje del agua y pH entre los rangos de entre 6 a 8.
  • El riego. El riego se aplica dependiendo de la etapa del cultivo. Al inicio del cultivo, el riego tiene que ser moderado para que el suelo permanezca húmedo, sin tener que llegar al anegarse. Cuando crecen los primeros botones florales, el riego se sugiere aumente en frecuencia y sobre todo en la estación de verano.

Las técnicas para cultivarlas

El cultivo de las plantas de Dalias está condicionado según la función que va a tener la siembra de su cultivo, Las plantas de Dalias la cultivan para diferentes funciones o formas de comercializar: como la producción de tubérculos (cultivo a partir de esquejes), para flores de corte y para cultivar las plantas en macetas.

Cultivo por esquejes

Para el cultivo de Dalias a partir de los esquejes de tallo de tamaño mediano, se usan esquejes  cortados durante el invierno y luego las Dalias se empiezan a cultivar al inicio de verano. Si el objetivo es plantar entre 240 a 300 esquejes por metro cuadrado, se realiza los siguientes pasos: El cultivo de Dalias a partir de esquejes o por tubérculos, se tienen que plantar en un medio para el enraizado, sembradas en hileras separadas a una distancia de 7 a 8 centímetros. La separación entre los esquejes  se sugiere sea entre 4 a 5 centímetros y la profundidad de siembra de los esquejes tiene que ser un 1/3 de su longitud.

Los esquejes empiezan a enraizar cuando estos cambian de color desde verde pálido a verde intenso y crece la yema terminal. Al iniciar el crecimiento de las raíces y estar suficientemente desarrolladas estos esquejes son trasplantados en surcos y el porte de plantación varía entre 0,5 a 1 metro dependiendo la variedad de Dalia.

Cultivo a partir de tubérculos

La siembra de los tubérculos de Dalias se empieza junto con el inicio de la primavera. En cambio sí la siembra son tubérculos en vegetación se realizará a mediado de la estación de primavera. La distancia de siembra está condicionada por el tamaño de las flores de Dalias. Cuando son variedades de flores de tamaño grandes, la cuadricula de la plantación tiene que ser de 1×1 metro, a diferencia de los tubérculos para el cultivo de Dalias con flores de tamaño pequeño este debe ser de 0,5 x 0,5 metros.

El suelo para plantar los tubérculos debe tener un pH neutro y no calcáreo, acondicionado con estiércol en descomposición para aportar materia orgánica. Para su fertilización se sugiere aplicar para una hectárea de siembra una dosis de 100 kg/ha de P2O5 y 200 kg/ha de K2O al momento de preparar el suelo para la siembra de los tubérculos y para la fertilización o abonado de mantenimiento aplicar 50 kg/ha de N2, en los meses de verano.

Es recomendable evitar que la dosis de Nitrógeno se exceda debido que las hojas pueden aumentar en tamaño o producir más hojas y afecta la estética de las plantas. El riego de los cultivos de Dalias por tubérculos, se sugiere sea abundante y frecuentes, para que el sustrato siempre este húmedo y, asimismo sin encharcar.

Cultivo para flor cortada

El cultivo de Dalias para producir plantas para flores de corte se lleva a cabo sembrado las estacas o semillas en surcos con una profundidad entre 25 y 30 centímetros, la distancia de siembra  entre cada planta puede ser entre 0,5 a 0,7 esta llega a ser diferente según la variedad que este siendo cultivada, las condiciones del suelo, las prácticas agro culturales y otras variantes.

Con el objetivo de lograr una flor principal se lleva a cabo el pinzamiento, esta práctica se realiza en tallos de plantas juveniles que tienen una altura de unos 15 a 20 centímetros. Se tiene que hacer por encima del tercer par de hojas desde la base. Para el pinzamiento, se eliminan los botones florales y brotes secundarios localizados en las axilas de las hojas, para solo dejar el brote principal. Esta labor se tiene que realizar antes que el brote principal llegue a medir 5 centímetros de longitud. El resultado que se busca es obtener una flor primaria que su tallo mida entre 60 a 70 centímetros.

Suelo, fertilización y el riego

Cuando se cultivan plantas de Dalias para obtener flores de cortes se sugiere plantarlas en suelos sueltos, con buena porosidad y aireación. De igual manera el suelo tiene que ser bien permeable que permita la infiltración del agua por las diferentes capas del suelo y, con ello permitir que capas profundas conserven la humedad. Se tiene que estar desmalezando con frecuencia para evitar competencia por nutrientes, luz y agua.

Se sugiere en la fertilización aplicar fertilizantes N, P y K (Nitrógeno, fosforo y potasio), en formulas equilibradas de 2-1-2 y  1-2-3. En cuanto el riego, se tiene que empezar a regar a terminar la plantación, si el cultivo se llevó a cabo a partir de tubérculos o estacas enraizadas. Se tiene que planificar la aplicación del riego para que sea constante y de esta manera controlar que haya cambios brusco de humedad en el suelo, a fin de lograr que el suelo se mantenga húmedo y beneficie el desarrollo de las raíces.

Corte de la flor

Para realizar el corte de las Dalias cultivadas para flores de corte, se tiene que tomar en cuenta el inicio de su floración, que se efectúa entre los 60 a 70 días a partir de la fecha de la plantación de los tubérculos y, dura por un lapso de 45 a 50 días. En ese lapso de tiempo las flores son cortadas a medida que van floreciendo y abren. La cosecha de estas flores de corte se lleva a cabo todos los días. Esta cosecha se realiza cuando cada flor se ha abierto completamente y el tallo alcanza la medida adecuada. Esto, determina la clasificación comercial de las flores de Dalias.

En el noveno mes de la plantación dependiendo de la variedad de Dalia y como se encuentra el cultivo, se empieza a seleccionar y extraer el material indicado para producir estacas, así como también la extracción mecánica de los tubérculos. Una vez seleccionado y extraído el material que luego se comercializa para la propagación de Dalias, se limpia y conserva a una temperatura de entre 5 a 10 °C, se tienen que preservar a una humedad relativa de unos 80 a 85% para que los tubérculos mantengan su peso de cuando los extrajeron. El peso comercial de los tubérculos para producir Dalias grandes tiene que ser 40 gramos y para Dalias pequeñas 25 gramos.

Cultivo de Dalias en macetas

Se sugiere que si quieren cultivar Dalias en macetas utilizar: Especies de Dalias enanas obtenidas a partir de semillas y, también utilizar tubérculos de variedades de Dalias obtenidas vegetativamente en que utilizaron inhibidores del crecimiento con el objetivo de producir Dalias de tamaño pequeño.

Especies de Dalias obtenidas por semillas. Demandan de un lapso de tiempo de 8 a 12 semanas a partir de la siembra para que las plantas florezcan. En las estaciones del año en que mejor cultivar es entre las estaciones de invierno hasta mediados de la estación de primavera, con una temperatura promedio de 18 a 20 °C. Las plantas de Dalias no soportan temperaturas inferiores a los 9 °C. En cambio las plantas de Dalias reproducidas a partir de tubérculos, empiezan su etapa de  floración a partir de la 6ta semana. Se cultivan en macetas de 20 a 25 centímetros.

El sustrato sugerido para cultivar las plantas de Dalias en las macetas puede ser una mezcla de tierra previamente esterilizadas, turba y perlita en una proporción 1:1:1. Para una buena floración de la planta de Dalia es conveniente que la turba sea rica en potasio, por la alta exigencia de este elemento por parte de esta planta. En cuanto a la fertilización o abonado de las plantas cultivadas en macetas se sugiere aplica fertilizante líquido a razón de 100 ppm en una dosis equilibrada de 2: 1: 2 de N, P, K respectivamente. Cabe recordar que las plantas de Dalias son plantas que crecen con suficiente luz solar.

Sugerencias para el cultivo de las Dalias

Para lograr que las plantas de Dalias desarrollen flores de mayor tamaño y bonita, se sugiere podar los capullos laterales, cuidando de mantener en buenas condiciones el capullo central que es el más alto. No se preocupe sí los primeros días no se desarrollen muchas flores, sin embargo, las nuevas flores que dará serán de gran tamaño y esplendor. Es conveniente eliminar las flores marchitas para promover que crezcan nuevas flores.

Se sugiere que el lugar de siembra sea en jardines y evitar cultivar Dalias en macetas, ya que la planta puede crecer hasta llegar a más o menos un metro de altura, debido a esto las raíces requieren de suelos profundos para desarrollarse en su totalidad. En cambio de plantar la Dalia e maceta se restringe el crecimiento del sistema radicular. Asimismo, las Dalias cultivadas en un espacio interior florecen menos y su aspecto es menos vivaz.

Los requerimientos de riego de las plantas de Dalias es menor durante los meses que la planta esté creciendo vegetativamente, por lo que la frecuencia de riego tiene que ser moderado. Aumentado la frecuencia de riego durante la etapa de floración, siempre cuidando de no inundar el suelo para evitar que se pudran las  raíces o sean afectadas por hongos y bacterias.

Las plantas de Dalias se pueden plantar a partir de semillas, esquejes o estacas y tubérculos. Para su propagación también puede ser por medio de la división de los tubérculos, por semillas y estacas o injertos. La siembra es mejor realizar entre los meses de marzo a mayo, es recomendable utilizar humus vegetal y arena para mejorar la permeabilidad del suelo. La profundidad de siembra tiene que ser entre 10 a 13 centímetros. Una vez plantada se sugiere sujetar a un tutor para darle la dirección e inclinación.

Se tiene que tener en cuenta la temperatura, debido que las plantas de Dalias soportan hasta los 5 °C, por esto, las plantas de Dalias se tienen que proteger durante la estación de invierno. Durante la propagación y el cultivo a partir de tubérculos se sugiere retirar los tubérculos después que pase la primera helada y proteger en un sitio seco, en un sitio sombreado y protegidos de la luz hasta que llegue la estación de primavera.

Su propagación

Su propagación puede llevarse a cabo a través de las semillas, esquejes o estacas, por la división de sus tubérculos y también por cultivo de tejidos (in vitro). Las especies hibridas, son propagadas por la división de tubérculos, estos se tienen que dividir de manera que cada división tenga dos yemas latentes. Este método es el más efectivo y usado para propagar híbridos de Dalias. Las especies silvestres de Dalias se pueden propagar por semillas.

Propagación por semillas

Este método de propagación es utilizado por los técnicos hortícolas o cultivadores mejoradores que realizan cruces y así lograr obtener nuevas variedades. Esta técnica es aplicada en plantas cultivadas en macetas. Son sembradas en la estación de primavera, su cultivo se lleva a cabo en macetas con sustrato vegetal que se mezcla con arena, las plantas que se están propagando precisan de una temperatura promedio de 15 a 18°C. Las plantas propagadas con estas condiciones germinan en unos 15 días aproximadamente.

Al salir las dos hojas verdaderas en las plántulas de Dalias, se trasplantan a una maceta de mayor tamaño y se cultivan en una cuadricula de plantación de 5 x 5 centímetros. Las pequeñas plantas de Dalias se dejan en este envase hasta que nace la cuarta hoja y, al ocurrir esto las plantas son de nuevo traspasadas en este caso a macetas individuales. Cuando está terminando la estación de primavera las pequeñas plantas de Dalias se trasplantan de manera definitiva al terreno de asiento, con una distancia entre plantas de 80 centímetros entre plantas.

Propagación por estacas o esquejes

Para realizar esta técnica de propagación, se usan tubérculos recolectados el año anterior y son obtenidas de las plantas madres y, desde el momento de su recolección hasta el momento de usarlos para la propagación tienen que haber sido conservados en un lugar con baja temperatura. Al final de la estación de invierno se toman los tubérculos y empiezan a cultivarse. Su cultivo para propagarlos se tiene que realizar sobre camas calientes a una temperatura de 15 a 20°C y el medio de cultivo se compone de turba y arena mezcladas a una proporción de 1:1, los tubérculos son plantados dejando solo el cuello de estos al descubierto.

Pasado unos días al observar los brotes emergidos y estos alcanzaron una altura de entre los 5 a 10 centímetros, es conveniente separarlos de la planta madre. Esta división se tiene que efectuar con una navaja desinfectada y se ejecuta un corte limpio debajo de las primeras dos hojas. Asimismo, se puede llevar a cabo un corte dejando talón, es decir un trozo de tubérculo.

Luego estos esquejes son llevados a unas bandejas o macetas a una temperatura de 18°C y el medio de cultivo es una turba enriquecida. Se espera que en unas 2 a 3 semanas ya los esquejes produzcan sus raíces. Una vez que los esquejes produjeron sus raíces son trasplantados al terreno de asiento para ser cultivados.

Propagación por división de los tubérculos

En la propagación de las plantas de Dalias, la propagación más fácil de realizar es la que se lleva a cabo por la división de tubérculos. Las plantas de Dalias forman ciertos números de tubérculos subterráneos a medida que va creciendo y madurando. La propagación por división de tubérculos se utiliza los conservados de la plantación del año anterior. Estos son cultivos para su propagación en un sustrato de siembra compuesto, por una mezcla de turba y arena, además se coloca en un lugar con alta temperatura (entre 15 a 20°C).

Los tubérculos se mantienen en este ambiente hasta que las yemas vegetativas de los tubérculos inicien su germinación. Al ocurrir esto los tubérculos son divididos, antes de realizar la división se tiene que observar que cada tubérculo tenga entre dos a tres yemas vegetativas, para garantizar su propagación. Al inicio de la estación de primavera, se acondiciona el terreno de asiento para llevar a cabo la plantación de los tubérculos y, se procede a realizar la división de tubérculos para de inmediato plantarlos. Otra manera de propagar Dalias, es por medio de la propagación en cultivo in vitro, a partir de meristemos vegetativos.

Cuidados por plagas y enfermedades

Las Dalias son plantas muy sensibles a las plagas y enfermedades, los cuales se pueden evitar sí se está atento en realizar unas buenas labores culturales, como el riego adecuado a fin de evitar que se encharque el suelo de cultivo y se dañen las raíces. También, buscar un buen lugar de siembra y sobre todo que reciba buena irradiación solar que ayuda que las Dalias crezcan sanas. Recuerde desinfectar las herramientas, las partes de las plantas cuando se propaguen, desmalezar y así otras precauciones, para evitar que las Dalias contraigan enfermedades o sean atacadas por plagas, sobre todo los pulgones.

Pulgón (Myzus persicae)

Las plantas de Dalias son atacadas por el pulgón (Myzus persicae), durante los meses de la estaciones de otoño e invierno, debido a las bajas temperaturas. Las ninfas y adultos de Myzus persicae, al atacar a la planta succionan la savia y debilitan a las Dalias ocasionando daños en las hojas que se tornan amarillentas y, la planta puede llegar a morir. Estos pulgones por ser hospederos son trasmisores de virus y, además  mientras se alimentan de la savia de las Dalias, segregan melaza y esto propicia la aparición del hongo negrilla.

Esta plaga es mejor controlar a través de medidas preventivas, para esto se tiene que hacer un seguimiento del ciclo de vida del Myzus persicae, cuando la población de este pulgón baja, las medidas de control biológico es bastante buenos, sus enemigos naturales son Adalia bipunctata y Aphidius colemani, estos son depredadores de los pulgones pues se alimentan de estos. Sin embargo, si la población de pulgones es muy alta el control más eficaz es por medio de insecticidas químicos.

La araña roja

Cuando las condiciones de humedad ambiental es baja las plantas de Dalias pueden ser atacadas por la araña roja (Tetranychus urticae). El ataque por araña roja se puede observar cuando se ven pequeñas puntos amarillentos, la hoja toma la forma de barquilla y se cae la hoja. Todos estos van acompañados de pequeñas telarañas en el envés del limbo foliar. Para prevenir el ataque de la  araña roja se sugiere aumentar la humedad ambiental. Como método de control biológico es utilizando el ácaro Phytoseiulus persimilis, que es un depredador natural de la araña roja. El control químico es por medio de insecticidas a base de azufre.

Trips

Otras plagas que atacan las plantas de Dalias son los Trips (Frankliniella occidentalis), que se evidencian como manchas blancas en las hojas que tienen un aspecto plateado plomizo y alrededor tiene motitas negras que son sus excrementos. Para su control se usan trampas adhesivas color azul, se usan como medidas preventivas Amblyseius swirskii u Orius en los invernaderos. Se desconoce que se utiliza para control químico.

Larvas de coleópteros

Son plagas de las plantas de Dalias los gusanos blancos y de alambre que son larvas de coleópteros que nacen en el suelo. Sus poblaciones atacan las raíces de las plantas de Dalias, una vez que dañan las raíces se observan que las hojas toman un aspecto amarillo y luego se marchitan. Estos gusanos atacan más durante las estaciones de primavera y otoño. Si aumentan mucho su población se tiene que aplicar insecticidas químicos. Como medida preventiva se sugiere arar el suelo y observa si hay presencia de huevos, dejarlos al descubierto para que los rayos solares les lleguen directo, ya que son sensibles a las altas temperaturas.

Enfermedades de las Dalias

Las enfermedades en las Dalias son producidas por hongos, bacterias y virus, como se dijo antes estas se pueden prevenir si las plantas de Dalias están sanas, reciben suficientes nutrientes, luz solar, humedad ambiental y riego. Asimismo, mantener desmalezado sus áreas de siembra, remover el suelo para que se airee el suelo y eliminar huevos de insectos que puedan ser hospederos de virus, y recordar desinfectar sus herramientas e insumos.

Carbón blanco

Los indicios de la enfermedad de Carbón blanco (Entyloma dahliae) son manchas redondas, elípticas o angulares, que pueden medir hasta un centímetro de diámetro, se observan las hojas de plantas híbridos de Dalias. Cuando está siendo afectada por la enfermedad al inicio se observan manchas pálidas y cuando maduran las manchas pasan a ser de color pardo.

Para controlar el avance de la enfermedad de Carbón blanco, se sugiere eliminar las plantas que estén enfermas como medida preventiva. Asimismo, se sugiere ampliar la superficie de cultivo de la plantación, de igual manera se tiene que desinfectar las herramientas como tijeras de podar, el sustrato de siembra. Aplicar productos agroquímicos con productos certificados para el control de la enfermedad carbón blanco.

Hongos (Fusarium. sp)

Las plantas de Dalias enfermas a causa del hongo (Fusarium sp.) se empieza a notar cuando las hojas senescentes cambian de color. En los tejidos internos de las Dalias estos cambian a un color café rojizo, y luego los daños se van extendiendo hacia los órganos superiores de la planta. Para prevenir se sugiere realizar prácticas agro culturales, como desmalezado de las plantaciones, riego moderado, desinfectado de herramientas y utensilios, así como del sustrato, entre otras.

Bacterias

Las plantas de Dalias son muy sensibles al ataque de bacterias, una bacteria a la que las plantas de Dalias son muy sensibles, es la Erwinia chrysanthemi, estas bacterias causan pudrición en los tubérculos. Si ataca a Dalias de variedades muy sensibles a esta bacteria puede llegar daños al su cultivo de un 80% en la fase de propagación en vivero. La bacteria Agrobacterium tumefaciens llega a producir tumores en los tubérculos.

En tanto que la bacteria Corynebacteririum fascians, le genera agallas en las hojas. Para evitar el ataque por cualquiera de estas bacterias se sugiere, realizar prácticas  agro culturales como: evitar que las plantas tengan heridas, lograr que el follaje se mantenga seco, deshacerse de las plantas afectadas, mantener limpias las herramientas y utensilios de siembra y poda.

Ataques por virus

Las plantaciones de Dalias puede tener plantas enfermas por virus como el  Virus del mosaico del pepino o Cucumber Mosaic Cucumovirus (CMV), y el Virus del mosaico de la dalia o Dahlia Mosaic caulimovirus (DMV), ambos virus son transmitidos por pulgones. El CMV, causa en las plantas de Dalia un mosaico interneval.

Los síntomas que produce el “virus del mosaico de la Dalia”, es diferente según el cultivar que ha infectado. Entre los síntomas que pueden observarse son: una modificación en los pigmentos de las nervaduras, de color verde oscuro y además, pérdida de pigmentación amarillo brillante. Afecta las formas de las hojas, apareciendo hojas de formas irregulares, no simétricas y se producen enrollamientos. En algunas plantas el crecimiento entre los nudos es menor y las plantas adquieren aspecto enano. Para eliminar los virus se debe disminuir la población de pulgones y eliminar las plantas enfermas, desinfectar las herramientas y otras prácticas fitosanitarias.

Flor Nacional de México

Las Dalias son plantas originarias de México, identificadas dentro del  género Dalhia  de la familia botánica Asteraceae (Compositae) Tribu Heliantheae, su  nombre azteca es Acocoxóchitl, que quiere decir “flor de tubo acuático”. Por sus hermosas flores las Dalias son plantas muy apreciadas por la cultura mexicana, debido a esto el 12 de octubre de 1995 se organizó la Asociación Mexicana de la Dalia o  Acocoxóchitl A.C y en el año de 2007, se creó el Día Nacional de la Dalia por el Comité Directivo de la Sociedad de la Sociedad Mexicana de la Dalhia.

Esta planta posee una sustancia azucarada que fue usada como medicinal por los antiguos habitantes de México para sanar a los enfermos de epilepsias. Cabe destacar que en investigaciones recientes realizadas por científicos determinaron que la sustancia azucarada que se encuentra en los tubérculos que sugerida para tratar las dolencias del diabetes.

La comercialización de las flores de Dalias es un negocio en el ámbito internacional, que de acuerdo a datos aportados para Holanda, su comercialización arroja beneficios de unos 50 millones de dólares anuales. Por consiguiente es la segunda flor de exportación después del Tulipán que es una flor muy querida por los holandeses.

El presidente Adolfo López Mateos el 13 de mayo de 1963, consignó un decreto declarando a la Dalia como representante de la Floricultura Nacional, de acuerdo a las siguientes consideraciones:

  • La República de México cuenta con una amplia diversidad de flores nativas con gran valor ornamental, florístico y económico, destacándose la flor de Dalia.
  • Por su gran belleza, las flores mexicanas por sus particulares características han obtenido reconocimientos tanto en la nación mexicana como en el extranjero, y sobre todo las flores de Dalia.
  • En consecuencia a la admiración de los mexicanos por la flor de Dalias, fue motivo para que una de las especies fuera reconocida con el nombre de Dahlia Juárez, en homenaje al Benemérito de las Américas, Don Benito Juárez.

Asimismo, la Dalia también ha sido propuesta para recibir la distinción de flor nacional por instituciones privadas y públicas, como: La Sociedad Botánica de México, el diario Excélsior y la Confederación Nacional de Floricultores y Viveristas de la República Mexicana.

De acuerdo a los datos suministrados por la Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl, A.C. (AMD), la planta de Dalia es cultivada primeramente en los estados mexicanos de Ciudad de México, Tlaxcala, Nuevo León, Puebla y Estado de México. Señalando que esta planta tienen la característica de formar raíces en forma de camotes, que se pueden comer y tienen propiedades medicinales.

En la actualidad las Dalias son cultivadas en los campos de México para obtener plantas de las que se producen infusiones a partir de trozos de tubérculos de Dalia, que son demandados para su consumo por personas diabéticas. Las flores de las plantas de Dalias tienen formas de capítulos, con un gran número de pétalos que en algunas especies y variedades pueden llegar a más de 500 por flor, y con tamaños que varían entre 6 a 30 centímetros de diámetro, de muchos diferentes colores e incluso algunas de dos colores a excepción de los colores azul y verde.

Desde el 4 de agosto de 2007, en México se celebra el día nacional de la Dalia, la AMD resaltó la admiración por la extraordinaria belleza de las flores de Dalia fue reconocida por México por cultivadores y las diferentes sociedades desde la época de Netzahualcóyotl y Moctezuma, quienes ordenaron que las colectaran y las sembraran en los jardines de Tezcutzingo y Oaxtepec.

Cuando los conquistadores españoles conocieron las Dalias, se enamoraron de su belleza y llevaron semillas, tubérculos y plantas a Europa avanzado el siglo XVIII y además de sus bellas flores, esta planta levantó el interés por sus propiedades medicinales y como alimento. Sin embargo, la belleza de sus flores y sus variedades fue muy bien recibida por los europeos y empezaron a cultivarlas en todo el continente, los principales productores fueron los jardines de  España, Francia, Inglaterra, Holanda, Bélgica y Suiza.

Te invito a seguir conociendo sobre la maravillosa naturaleza y como cuidarla, a través de la lectura de los siguientes post:

(Visited 94 times, 1 visits today)

Deja un comentario