La Cuna de Moisés, Aprende cómo cuidarla

La planta denominada como Cuna de Moisés o Espatifilos, son diferentes especies de plantas  del género Spathiphylum sp., de la familia de las Araceae originarias de los bosques tropicales de  América del Sur, se distribuyen en diferentes países del planeta. En los países fríos son cultivadas en viviendas e invernaderos con calefacción. Existen muchas variedades hortícolas de este tipo. Te invito a conocer cómo cuidar una Cuna de Moisés.

CUNA DE MOISES

 La Cuna de Moisés

La conocida Cuna de Moisés (Spatiphyllum sp.) es originaria de las selvas húmedas tropicales del norte de América del Sur  desde Venezuela, Colombia, hasta Perú y Ecuador, se distribuye en sus lugares de origen entre el nivel del mar hasta los 1.200 metros sobre el nivel del mar. Se conocen más de 30 especies y múltiples híbridos. La especie S. wallisii, se ha distribuido en forma de cultivos en muchos países del mundo.

En horticultura se han cultivado numerosos híbridos y variedades que se diferencian de las originales por tener espatas más grandes o inflorescencias más atractivas.  En los países de las regiones templadas son cultivadas en los invernaderos o en espacios interiores  con calefacción. El nombre de este género Spatiphyllum proviene de la palabra griega “spathe” que quiere decir espata y “phyllon” hoja, palabras que destacan la gran espata blanca que rodea su inflorescencia.

Es una planta muy cultivada en países de clima templado que es fácil de adquirir en las casas de ventas de plantas, a costos económicos y sus variedades son muy versátiles y atractivas, se pueden adquirir de diferentes tamaños que van desde apenas 10 centímetros hasta una altura de unos 60 centímetros. Son plantas perennes bastante fáciles de mantener, por crecer en lugares sombreados pueden florecer bajo techo, su floración dura bastante tiempo y si se les cuida bien su floración será fácil de lograr, si se compara con otras plantas.

Características

Es una planta herbácea, de unos 10 a 30 centímetros de altura, con hojas perennes, sin tallo (acaule) o con un tallo muy corto. Sus hojas parecen lanzas por ser largas y lanceoladas, acuminadas en el borde superior o ápice y atenuadas en la base. Sus hojas presentan una nervadura central muy marcada de unos 26 a 30 centímetros de largo por unos 6 a 8 centímetros  de ancho.

Tiene peciolos de color verde que son más largos que la lámina foliar de sus hojas y desarrolla una inflorescencia de mayor longitud que las hojas, con una espata de color blanco de forma cóncava que, con el tiempo se colorea verdoso, mide entre 12 a 14 centímetros. El ápice de la espata es largamente acuminado. Presenta un espádice blanco, de menor tamaño que la espata, lleno de flores hermafroditas fértiles.  En algunas ocasiones la inflorescencia emerge de color verdoso y con el tiempo cambia a color blanco y luego se vuelve de color verdoso antes de morir. Sus flores crecen durante todo el año.

CUNA DE MOISES

Cuidados

Las Cunas de Moisés son plantas que crecen bien recibiendo la luz indirecta del sol, se sugiere colocar cerca de una ventana donde reciba buena iluminación indirecta. Por ser plantas tropicales, los rangos de temperatura a los que se adaptan mejor son entre los 15°C a 25°C. El riego se tiene que suministrar con mayor frecuencia en los meses de verano, así como en menor cantidad y frecuencia en los meses de invierno. Son plantas que le favorece una alta humedad ambiental, se sugiere abonar o fertilizar durante las estaciones de primavera y verano. Su floración es en primavera y se recomienda trasplantar cada dos años.

Iluminación

El espatifilo o Cuna de Moisés, crece bien en ambientes con una buena iluminación que le llegue de manera indirecta. Se sugiere que la ubique con una alta iluminación pero que los rayos del sol no lleguen directo a la planta. Se hace hincapié en que los rayos del sol no iluminen directo sobre las hojas, porque es factible que las se tornen de color amarillo o se llegue a quemar y puedan caerse.

 

También puede suceder que el lugar donde puede cultivar las plantas de Cuna de Moisés tiene poca entrada de luz solar, esto traerá como consecuencia que la planta crezca bien con poca luz pero no florezca, permaneciendo en estado vegetativo y disfrutar de sus bellas hojas de color verde oscuro. En caso de querer ver florecer la Cuna de Moisés tiene que reubicarlo para que le llegue buena iluminación.

Temperatura

Es una planta que por ser originaria de regiones tropicales de América del Sur, se tiene que cultivar a temperaturas entre los 15°C a los 25°C. La Cuna de Moisés no resiste temperaturas bajas y menos las heladas, por esto si la va a cultivar en un país de clima templado tiene que hacerlo en el interior de las vivienda donde haya calefacción. Además, de tomar en cuenta estos rangos de temperaturas para cultivarla, tiene que estar pendiente de las corrientes de aire y los cambios repentinos de temperaturas porque esto le afecta a estas bellas calas.

Riego

La aplicación del agua de riego depende de las condiciones climáticas de las diferentes estaciones del año. Durante la estación de primavera, esta planta le conviene riegos abundantes siempre estando pendiente que la tierra se mantenga  húmeda pero no encharcada. Por lo que es imprescindible que el sustrato no se seque por completo. En la estación de invierno en cambio, la Cuna de Moisés no tiene que recibir tanto riego por las bajas temperaturas. Estos riegos se aplicarán  cuando el suelo este seco.

Humedad

Son plantas que crecen en la naturaleza en ambientes con mucha humedad como los bosques tropicales. Debido a estos las Cunas de Moisés, si la cultivas en casa se les tiene que proporcionar mayor humedad cuando observe que el ápice o punta de las hojas se vea seco. En caso que viva en un lugar con poca humedad  ambiental, se sugiere que las cultive junto con otras plantas que también precisen de alta humedad ambiental como las Calateas o Marantas, al estar juntas crearán un microclima para conservar la humedad del ambiente.

De igual manera, se les puede aportar humedad colocando la maceta de la Cuna de Moisés sobre un plato con unas piedras o gravas lleno de agua, las piedras mantendrán en alto la maceta y de esta manera mantendrá húmeda la planta de Cuna de Moisés o espatifilo y, no se mojará la tierra. También, está la opción de pulverizar el agua sobre las hojas de la planta unas tres veces a la semana y si el ambiente es muy seco todos los días. Para finalizar si tiene la oportunidad y tiene muchas plantas que les guste la humedad ambiental adquiera un humificador para que ayude al generar humedad en el ambiente.

Fertilización o abono

Se sugiere abonar las plantas de Cunas de Moisés a inicio de la primavera o en la estación de verano, porque es la época del año en que estas plantas se desarrollan más y por consiguiente absorben más nutrientes del suelo y del agua que los utiliza para continuar creciendo y formar los botones florales y florecer. Debido a esto, se tiene que aportar fertilizantes orgánicos o químicos en una dosis suficiente para nutrir a la Cuna de Moisés y sin que se dañe a la planta. Por esto, siga las instrucciones de la dosis que sugiere el fabricante y si considera que es mucho, coloque la mitad, es preferible aportar menor cantidad y mantener saludable las plantas.

Floración

Los ejemplares de Cuna de Moisés o espatifilos florecen en abundancia si crecen en buenas condiciones de alta luminosidad y humedad ambiental. Como se dijo con antelación las plantas de Cuna de Moisés que no florezcan es posible que la estén cultivando en lugares con poca luminosidad para la planta. Es posible que usted cree que recibe buena luz, sin embargo, resulta que las plantas son más sensibles a la luz que los seres humanos.

Por consiguiente, si desea estimular la floración se sugiere cambiar la Cuna de Moisés a un sitio mayor iluminación indirecta del sol, con una temperatura cálida alrededor de los 20°C y con buena humedad ambiental que puede lograr atomizando las hojas de la planta y colocando la maceta sobre un plato con agua que tenga unas piedras o grava para que la maceta no toque el agua y quitarla a los 10 minutos. Asimismo, mantener húmeda la tierra pero no anegada.

Plantación y trasplante

Es una planta que puede vivir muchos años si recibe un buen trato. Para que la Cuna de Moisés crezca sana por mucho tiempo es conveniente traspasar a otra maceta cada dos o tres años, en la estación de primavera. Se tiene que tomar en cuenta que la nueva maceta tiene que tener unos tres o hasta cuatro centímetros más de diámetro o profundidad que la antigua maceta, para que la Cuna de Moisés desarrolle mejor sus raíces y por consiguiente florezca mejor.

Si lo va a plantar en un lugar en el jardín, también se sugiere plantar la Cuna de Moisés durante la estación de primavera (en los países sin estaciones se sugiere empezando las lluvias), debido que es cuando las temperaturas mínimas promedios son de 15°C, favorece el crecimiento de esta planta. Recuerde que lo tiene que plantar bajo de algún árbol para que reciba la luz indirecta del sol, y se mantenga la humedad ambiental, como sucede en la naturaleza.

 

Abra un hoyo con una medida de unos 50 x 50 centímetros, coloque en ese hoyo abono universal mezclado con perlita, en igual cantidad ambos y mezclarlo, luego coloque la Cuna de Moisés en el centro observando que no quede ni muy alto o muy profundo, para esto procure que el cepellón donde de la planta quede unos 2 centímetros por debajo de la superficie del suelo y riegue.

Propagación

Se puede propagar dividiendo sus macollas o por los brotes de plántulas que crecen al pie de la planta madre. Son plantas susceptibles a la luz por lo que requiere de lugares con sombra, y, que a su vez reciba buena luz a primeras horas del día  o a horas de la tarde. El suelo de cultivo de la Cuna de Moisés debe ser fértil, con buen drenaje, requiere de riego frecuente pero sin encharca el suelo, porque esto puede pudrir las raíces.

Plagas

Las plantas de Cuna de Moisés son susceptibles de ser atacadas por plagas como ácaros e insectos y microorganismos que le causen enfermedades, cuando crecen en lugares no adecuados para su buen crecimiento o sufre de deficiencia nutricional que les impide protegerse de sus enemigos naturales y enfermar. Por esto, se les debe procurar los mejores cuidados si quiere mantener sana la Cuna de Moisés. Entre los animales que atacan esta planta se puede señalar:

  • Los ácaros. Son pequeños animales que miden menos de 0,5 centímetros de largo y, que parasitan la planta, se colocan en las hojas consumiendo sus tejidos celulares. Se destaca el ácaro conocido como “araña roja”, que teje una telaraña, de ahí su nombre cotidiano y que en principio puede engañar al cultivador y creer que se trata de una araña. Se controla con acaricida.
  • Pulgones o áfidos. Estos parasitan a la Cuna de Moisés, alimentándose de la savia de las hojas y flores. El color de los pulgones puede ser amarillo, verde, marrón o negro. Para su control se sugiere aplicar insecticida químico como el clorpirifos, o insecticidas naturales como el aceite de neem o el jabón potásico.
  • La mosca blanca. Este pequeño insecto es una mosquita de color blanco que succiona la savia de la Cuna de Moisés. Para su control se sugiere aplicar clorpirifos, o insecticidas naturales como el extracto de aceite de neem y con un jabón potásico.

 

Entre los síntomas de las enfermedades que les causan los microorganismos plagas como los hongos de los géneros Phytopthora, Cylindrocladium, Cercospora  y  Colleotricum, ocasionado por un exceso de las frecuencias de riego, se pueden nombrar: manchas marrones en hojas, manchas cloróticas en hojas, pudrición de hojas y raíces, disminución del crecimiento y síntomas de tristeza en la planta. Estos síntomas pueden ser sanados con fungicidas como Aliette, su componente  activo es el Fosetil-Al, y además cortando las partes dañadas y por supuesto disminuir la frecuencia de los riegos.

Te invito a seguir conociendo la maravillosa naturaleza y como cuidarla, leyendo los siguiente post:

(Visited 907 times, 1 visits today)

Deja un comentario