Los Cuidados del Ciclamen para una mejor Floración

El Ciclamen es una planta floral, la cual se caracteriza por ser una de las denominadas flores de invierno, debido a los ambientes en donde crece. Además, es muy utilizada en las decoraciones de diversos ambientes o cultivadas en los hogares cercanos al mar. Si desea conocer más sobre esta planta, le invitamos a seguir leyendo este artículo.

CICLAMEN

El Ciclamen

Es una planta con muy hermosa de flores tuberosas de las Primulaceae, que son nativas de las regiones forestales del Mediterráneo y se pueden encontrar en estado silvestre al pie de los árboles. También se puede mencionar que es una de las pocas plantas con flores que florecen en los meses fríos. Esto la hace muy valorada en el mundo de la jardinería como flor decorativa para invernaderos. Las flores de ciclamen de invierno se pueden conservar durante varios meses con el cuidado adecuado, son fáciles de cultivar, tanto en el suelo como en macetas y prefieren lugares con sombra.

Características de la flor

Como puede verse en el párrafo anterior, la característica principal del ciclamen es que es una planta parecida a un tubérculo. Es decir, no desarrolla una parte leñosa porque tiene un tubérculo que es su tallo subterráneo, donde la planta acumula toda su reserva de nutrientes. El ciclo de vida de la planta de ciclamen consiste en inactividad en climas cálidos y secos. Vuelve al trabajo con la bajada de temperaturas y el inicio de las lluvias.

No es anual y puede durar varios años con el cuidado y las condiciones adecuadas. La producción del cultivo comercial se realiza durante todo el año, siendo su mejor época durante la temporada fría o invernal. Esta planta puede alcanzar un máximo de 30 a 40 centímetros de altura. Pero suelen quedarse por debajo de esta altura, por lo que se consideran plantas enanas. Las características de sus piezas son las siguientes:

Primero, tiene un tronco subterráneo en forma de tubérculo grueso, de color oscuro, redondo y aplanado. Por otro lado, las hojas son perennes, suculentas, en forma de corazón con un característico pecíolo largo. Son de color verde oscuro intenso con manchas plateadas. Otra propiedad está relacionada con la propia floración, las cuales son hermafroditas con cinco pétalos ondulados, con una estructura aterciopelada y pueden tener diferentes colores, blanco, rosa, magenta y rojo. La floración tiene lugar entre otoño y primavera. Finalmente, los frutos son cápsulas que tardan 5 meses en madurar.

Cuidados y cultivo del Ciclamen

En la mayoría de los casos, cultivar estas plantas con flores no es tan difícil. Podría dedicar un poco más de esfuerzo a que vuelvan a florecer. Aunque la planta silvestre puede vivir entre 4 y 5 años y florece continuamente cada año y da cada vez más flores en la temporada de invierno. Para el cultivo, se prefiere adquirir la planta con abundantes botones florales y asegurarse de que sus hojas estén bien carnosas y saludables. Además, el ciclamen puede reproducirse sembrando semillas o dividiendo el tubérculo. Si desea una cepa específica, es mejor hacerlo utilizando la última técnica.

Para entender un poco el cultivo por semillas, podemos decir que se lleva a cabo en verano, cuidando de distribuirlas lo más uniformemente posible en hileras paralelas como sustrato para ellas. Debido al pequeño tamaño de las semillas, se deben empujar suavemente debajo del sustrato con una pieza plana de madera. Además, el primer riego debe diluir un fungicida de amplio espectro en el agua como tratamiento preventivo contra hongos.

A su vez, el semillero, previamente cubierto con papel plástico transparente, debe colocarse en un lugar sombreado y húmedo con una temperatura de unos 20 ° C. Aproximadamente un mes, las semillas germinarán, luego se retira la cubierta plástica y paulatinamente se incrementa el aporte de luz a la planta y la temperatura desciende hasta los 18 ° C con buena ventilación. Cuando las nuevas plantas hayan crecido lo suficiente y se puedan manipular fácilmente, se pueden trasplantar, teniendo mucho cuidado de no dañar el tubérculo de la planta, ni ninguna parte de ella.

Por otra parte, describiendo un poco acerca de la división del tubérculo, se puede enfatizar que este elemento de la planta es redondeado y aplanado, de él surgen hojas y flores justo en la parte superior de forma cóncava, y el sistema radicular surge de la parte inferior convexa. Además, como se sabe, se puede dividir para su reproducción cortándolo con un cuchillo afilado, previamente desinfectado. Al podar, se debe tener cuidado de que cada parte contenga al menos dos yemas. Generalmente se divide en dos partes y cada parte se trasplanta en macetas individuales.

Ubicación

La selección del sitio es la clave para un cultivo exitoso, que debe estar a una temperatura por debajo de los 15 ° C. Además, debe asegurarse que esté suficientemente iluminado, pero no expuesto directamente al sol. Siguiendo la misma idea, se recomienda ventilar el ambiente y apagar la calefacción de vez en cuando. Se recomienda a los residentes de regiones donde el invierno no es demasiado severo que los trasladen al aire libre, bajo el hielo y expuestos al viento frío por la noche.

Riego

Dependiendo de la época del año se debe realizar un trámite diferenciado. Entre otoño e invierno, en cuanto aparecen los primeros cogollos, se debe regar para que el sustrato lo mantenga húmedo, sin charcos. Un método conveniente es colocar el agua en el platillo de la base de la maceta para permitir que la planta la absorba durante aproximadamente 20 a 30 minutos, luego dejar que el exceso de agua se drene. Siempre debes tener cuidado de que la planta no esté demasiado húmeda, ya que esto puede hacer que el tubérculo se pudra.

CICLAMEN

Por otro lado, durante los meses de primavera, se debe considerar que la actividad vegetativa comienza a ralentizarse hasta la llegada del verano, cuando se detiene por completo en verano. Por esta razón, el riego debe realizarse con frecuencia, vigilando el exceso de humedad. Ya en el verano, cuando las hojas se secan y se quitan, además la planta se traslada a un lugar fresco y sombreado, el riego debe ser constante, pero solo cerca del tubérculo. Este punto es importante, no es necesario mojar la planta, especialmente la parte central. Debido que una cantidad considerable de líquido puede generar mohos u hongos.

Sustrato para el Ciclamen

En este apartado, es recomendable que el sustrato ideal es un suelo fresco y bien drenado con pH 6. Una mezcla de turba, perlita y musgo de coco es adecuada. Esta mezcla da como resultado un tamaño de partícula medio, que proporciona a la planta un sustrato con materiales que contienen de forma natural componentes biológicos activos, lo que contribuye a que la planta permanezca libre de enfermedades, además de estimular un crecimiento saludable.

Poda

De hecho, el ciclamen no se poda. Lo que podría estar relacionado con esta actividad es el hecho de que las hojas basales que se están secando deben cortarse y retirarse. Esto evita que causen enfermedades debido a parásitos, hongos o bacterias. Las herramientas de corte siempre deben desinfectarse previamente para evitar posibles infecciones. Además, se consigue que la floración dure más si las hojas y flores marchitas se eliminan por completo apenas se insertan en el bulbo. Cuando hay lesión en las hojas o pecíolos deben retirarse y las heridas tratarse con una cera adecuada adquiridas en el vivero.

Abono

Por otro lado, cabe destacar que cada 15 a 30 días se recomienda aplicar fertilizante líquido al ciclamen. Asimismo, este tiene que mezclarse con agua de riego. Además, el fertilizante líquido debe contener un mayor volumen de potasio durante la temporada de floración para aumentar la producción de flores. De la misma forma, se aconseja que en el momento de su desarrollo se tiene que incrementar ligeramente el volumen de nitrógeno para mejorar la fortaleza de las partes verdes.

Tipos de Ciclamen

Uno de los temas que más interés despierta en la planta floral es el conocimiento de sus diferentes variedades, que los expertos han catalogado entre una veintena de tipos, agrupados en 4 grupos, que tienen aspectos comunes, como el estilo de sus hojas, flores e incluso del propio tubérculo. Aun así, difieren en algunos factores. Por tanto, en este artículo vamos a analizar tres de estas variedades. Para ello, detallaremos las características más importantes de cada uno de ellos.

Cyclamen Persicum

Llamado ciclamen o violeta persa o alpina, es una clase de esta familia de flores nativa de las regiones de Persia, Turquía, Siria, Israel, Jordania e incluso los Alpes de Europa. En sí mismo, es uno de los tipos más extendidos y con mayor número de variedades. Actualmente es una de las plantas más utilizadas en la decoración de jardines e interiores. Tiene un tubérculo oscuro y plano a partir del cual se desarrollan pecíolos y tallos florales. Las hojas que arroja en verano son en forma de corazón, de color verde intenso en la parte superior y rojas en la parte inferior.

Cyclamen Purpurascens

Es una planta que surge en las zonas montañosas del centro y sur del viejo continente. Por su origen, también se le conoce como ciclamen europeo, que presenta un tubérculo globular, raíces y brotes involuntarios, que serán los encargados de formar la parte aérea de la planta. Las hojas son basales, pecioladas y en forma de corazón. Como el anterior, la parte inferior es rojiza y la superficie superior es verde oscuro. Además, tiene flores fragantes y solitarias que están sostenidas por pedúnculos muy largos. Como dato interesante, es muy utilizado en medicina por sus propiedades homeopáticas.

Cyclamen Balearicum

Es una planta tuberosa caracterizada por un tubérculo de hasta 3 cm de diámetro, esférico, liso y con raíces que nacen de la base. A su vez, es una especie que permanece verde todo el año. Las hojas pueden tener las mismas características que las anteriores, es decir, son carnosas, relucientes y tienen un pecíolo de hasta 12 cm de longitud. Sus flores blancas o rosadas desprenden olor y tienen un cáliz de hasta 5 cm y una forma ovalada-lanceolada. El fruto está en cápsulas esféricas. Eso sí, cabe destacar que es muy tóxico. Sin embargo, se ha utilizado como laxante.

Si le gustó este artículo sobre los Cuidados del Ciclamen para una mejor floración y deseas aprender más sobre otros temas interesantes, puede revisar los siguientes enlaces:

(Visited 119 times, 1 visits today)

Deja un comentario