Características de la Azucena, Cultivo, Cuidados y Riego

Como señal de inocencia, pureza,  simplicidad, elegancia y evocación de amor sincero, ya sea filial, de pareja o espiritual en el transcurrir del tiempo las personas al momento de obsequiar han representado esos calificativos en la planta de la Azucena. Por ello, en este post se señalarán elementos importantes sobre los cuidados, cultivo y riego de esta planta.

azucena

La Azucena

La planta de Azucena tiene su origen en Europa desde el norte hasta las costas mediterráneas y por tener la gracia de  mantenerse en largo tiempo como flor de corte aunado a no ser complicado su siembra y cultivo se ha extendido y dado a conocer también,  en Asia, Japón, India y Filipinas, así como, en Estados Unidos, Canadá y en América del Sur.

Cuando se dice, que no es complicada para su siembra, es pues, a que la planta de la Azucena se adapta tanto a ambientes boscosos como a  los lugares montañosos y las praderas. Algunas pueden crecer en pantanos. Debido a su adaptación a suelos pocos ácidos y libres de cal.

El nombre científico de la Azucena es Lilium candidum y otro nombre común que suele recibir es Lirios, se puede decir que una de las Azucenas verdaderas. Es de un suave aroma, fue muy conocida y apreciada en la época de la antigua Creta considerada como la encarnación de la ternura y la pureza. Era creencia mitológica que la  diosa Juno mediante su leche materna dio origen al color blanco que hace destacar a las flores de la planta de Azucena.

Características

La planta de la Azucena se caracteriza por no ser tan alta, su altura promedio es de un metro. Sus tallos son rígidos y frondosos formando bulbos escamosos subterráneos y otro aéreo que despliega una gran cantidad de hojas, por ello, calificarlo como herbáceo por tener cualidades de la hierba.

azucena

Como se ha indicado en párrafos anteriores que su vistosidad también se localiza en Norteamérica, en este ambiente el tallo de la planta se desarrolla como un rizoma contentivo de varios bulbos de tamaño pequeños de condición subterránea. Debido a que esta especie desarrolla en ocasiones raíces en los tallos, que hacen que el bulbo crezca y se mantenga en la profundidad generando que cada año se desarrolle un nuevo tallo.

En cuanto a sus hojas de un verde intenso, son alargadas como una lanza  que miden hasta treinta centímetros sosteniendo vistosas flores que llegan a formar un ramo que puede contener en promedio quince flores de Azucenas.

Flores que se asemejan a una trompeta y emanan un fragante y suave perfume, especialmente en horas nocturnas. Con pétalos curvos con inclinación hacia atrás y de diferentes colores como blanco (muy común), anaranjado, amarillo, púrpura y las que se han logrado, gracias a la combinación de estos colores como las que presentan unas manchas marrones o moradas.

Su floración se da al final de la primavera hasta el verano. Siendo sus flores hermafroditas presentándose en una envoltura de seis pétalos formados por el cáliz y la corola, independientes, que por su vistosidad son apropiadas para la decoración y en ramilletes especialmente para las novias e igualmente son usadas para la elaboración de esencias para perfumes.

Es aconsejable para que su floración se mantenga en mayor tiempo, el revolver las anteras meticulosamente y con atención debido a que son las que producen el polen, así mismo, al concluir el proceso de floración ubicar la flor al aire libre.

Otra característica es que para su conservación, la planta de la Azucena debe ser cultivada en lugares donde exista buena luz solar pero que no debe recibir directamente sino en semisombra. Sus semillas son de un color pálido que maduran en el tiempo de verano y que en algunas ocasiones pueden llegar a adaptarse a diversidad de climas. Aunque se hace la salvedad que esta planta es de clima cálido que no exceda de los 27°C.

Diversidad de especies

La Azucena pertenece a la familia Liliaceae,  compuesta por un estimado de 80 especies y además cultivares híbridos. Cuyo uso puede estar destinado uno para la producción y comercialización de sus flores en ramos y otras son aprovechadas para ser útiles y apreciadas en la acción de adornar los jardines, caminos, calzadas y patios.

Ayudando para esto, la facilidad que tienen de adaptarse y crecer en suelo directo  y en porrones siempre y cuando el sustrato sea bien drenado, suave y un ambiente cómo se indicó anteriormente con buena luz solar,  pero ella colocada hacia la sombra y humedad adecuada.

Entre esa diversidad de especies se dividen en tres grupos que de acuerdo a la posición de la flor; flores con forma de trompeta donde sus órganos sexuales están retirados, otra son flores de pétalos abiertos y de cierta curvatura con una orientación horizontal y otras se diferencian que sus órganos sexuales ven hacia el suelo, pero sus pétalos se forman hacia arriba, es decir, mirando el cielo. Entre las especies de plantas llamadas Azucenas se pueden citar:

  • Azucena – Lilium sp.
  • Azucena – Lillium candidum
  • Azucena Amarilla –Sternbergia lutea
  • Azucena de Guernese – Nerine bowdenii
  • Azucena de Santa Paula, Azucena Rosa – Amaryllis belladona
  • Azucena Peruana – Alstroemeria aurantiaca o Alstroemeria aurea
  • Azucena Turca – Hemerocallis spp
  • Azucena – Lilium candidum
  • Azucena Silvestre – Narcissus pseudonarcissus

Ahora bien, estas plantas generalmente son pocos durables o caducas en los tiempos fríos, exceptuando la dos últimas de la lista (Lilium candidum y Narcissus pseudonarcissus) que tienen la particularidad que al  florecer, se  mantienen  durante el invierno.

Azucena Silvestre (Narcissus pseudonarcissus)

Las características de una de las especies más conocidas de la planta de Azucena, como es, la Azucena Silvestre, la cual, se puede advertir en Europa Central habitualmente en los prados y bosques logrando crecer en altitudes de dos mil metros. De ahí, que permanezcan a la vista de todos floridas y bonitas en tiempos de invierno. En España se extiende desde la zona del Cantábrico y la cordillera de Los Pirineos.

Esta planta de tipo perenne, con hojas largas y afiladas como las otras es denominada unifloras,  porque solo brota una sola flor. Sus bulbos blancos permiten el nacimiento de campana angosta en dónde encontramos seis estambres que se distienden para dar espacio a una formación de estrella.

En algunos lugares, por su forma, también es conocida como narciso trompón,  cebolla de los prados, narciso de campanilla, tragona o flor de ángel, txutxupraka. En su contexto general la azucena silvestre es distinguida por su alto ornamento y perfume.  Por consiguiente, suele verse en huertos y jardines en el lapso final de la primavera a verano.

Como un adicional, es de hacer referencia que esta planta es conocida como tóxica con efectos vomitivos. Sin embargo, existen países que utilizan sus flores disecadas como narcóticos, debido a que su olor induce al sueño. Siendo empleada como remedio para los estados nerviosos críticos, estados epilépticos, además también para diagnósticos de tumores y leucemias.

¿Cómo cultivar la Azucena?

Teniendo el ambiente en las condiciones favorables la planta de la azucena se reproducirá adecuadamente y vivirá extensos períodos. Dependiendo de la especie que se vaya a cultivar su siembra puede realizarse sea en primavera o en verano. Siguiendo estos consejos podrán poseer un bello cultivo de azucenas.

Condiciones ambientales

El ambiente para esta planta debe ser cálido, donde las temperaturas sean de 18 a 24 grados C.  Es decir, que al sembrarla la jardinera no puede recibir directamente el frío,  ni luz artificial, conductos de ventilación. Tampoco se recomienda colocarla cerca de aparatos electrodomésticos.

Preparar el suelo

El suelo debe estar en condiciones húmedas, sin excederse, debe contener abundante materia orgánica para nutrir a la planta, por ello, se recomienda la mezcla de tierra para macetas. Manteniendo para una mejor circulación del agua que favorezca a la Azucena, un grosor de 15 centímetros y realizar hoyos con una separación entre uno y otro de 30 centímetros y una profundidad ideal de 7,5 centímetros.

El proceso de la Siembra

Primero, debe contarse con harina de hueso para esparcir en cada hoyo antes de colocar los bulbos, este fertilizante permitirá el  favorable crecimiento de las plantas. Segundo, al haber colocado los bulbos en los hoyos, los mismos, deben ser tapados con tierra formando pequeñas elevaciones  y agregar agua.

Cuidados de estas plantas

Es importante tener en cuenta que habiendo preparado el suelo, otros elementos que no deben dejarse a un lado son la iluminación que no debe incidir directamente y el riego que cómo se ha dicho no sea excesivo, pero tampoco escaso.  Elementos primordiales porque los bulbos de la Azucena son frágiles,  no cuentan con la túnica protectora que tienen otras flores y son fáciles de secarse.

Es aconsejable para dar más nutrientes a las plantas, el cubrir el jardín o área de siembra con recortes de césped, hojas caídas, hierbas. Estos deben ser colocados alrededor de las elevaciones hechas para que no entorpezcan y den paso al crecimiento de los tallos, sin ningún obstáculo.

El tiempo ideal para la siembra de los bulbos es al final de la primavera y en la época de verano. En esta última época se pueden desprender cuidadosamente los pequeños bulbos que se forman con el más grande y replantar para obtener una mayor cantidad de plantas. En virtud a que, si se plantan por la vía de semillas habrá que esperar un período promedio de florecimiento de cuatro a cinco años.

Plagas y Enfermedades

En este punto se puede señalar como principales enemigos de la planta de la Azucena el ataque que pueda recibir de las plagas de piojos, pulgones o chinches. Igualmente, por un hongo denominado Botritis. Con respecto a la plaga, esta causa daños directos observándose en la parte más tierna de la planta como son, las hojas inferiores como en los botones de la flor  ocasionando deformaciones. Como tratamiento para su curación se presentan las aplicaciones de aldicarb, diclorvos, pirimicarb.

En el mismo orden de ideas, está la Botritis o Moho gris que aborda a la planta en su tallo, hojas y flores originando manchas redondas de color pardo-rosáceo.  Si el tiempo es seco, las hojas se marchitan y se secan. Si es todo lo contrario, es mucha la humedad,  la mancha invade toda la hoja y se cubre del moho gris terminando por pudrirse, igual ocurre con los tallos. De ahí, que las partes enfermas de la planta se deben separar y quemar.

En tal sentido, es menester estar vigilante y comprobar la humedad del lugar donde se encuentren plantadas las azucenas y en caso, de percatarse el inicio de brote, tener el cuidado que al regar se mojen las hojas, tallos o flores delicadas.  Como tratamiento fungicida de última instancia están la inclozolina, procimidona entre otros.

Riego de la Azucena

En las primeras semanas de haber plantado el bulbo o los bulbos es conveniente inspeccionar que la tierra no se encuentre seca. Por tanto, debe realizarse el riego de la planta con frecuencia en los primeros días. Posteriormente, los períodos de riego pueden ser de dos a tres veces en la semana siempre vigilantes que no haya exceso y que haya un adecuado drenaje del agua.

Siendo considerada la flor de la Azucena muy decorativa es con frecuencia ubicada en los ambientes de las viviendas, las iglesias, oficinas  en floreros, a los cuales, sugieren para mantenerlas frescas disolver una aspirina en el agua donde se han colocado. Y si la idea es mantenerla en el jardín por mucho tiempo, entonces debemos ser cautelosos en considerar los aspectos de siembra, iluminación y riego que se señalan para su cuidado.

Propiedades Medicinales de la Azucena

Las Azucenas son muy ornamentales por la belleza de sus flores, por la variedad de colores de sus pétalos, de colores blancos, rosados, amarillos y moteados. Aparte de ser llamativa en la antigüedad los humanos los usaban para calmar algunas enfermedades, comprobando sus propiedades o beneficios, que fueron transmitidos en las tradiciones. A continuación los siguientes beneficios sanadores:

  • El ser antiinflamatoria y analgésica al remojar en licor sus flores para aplacar golpes y desgarres. Puede utilizarse también para sanar quemaduras, irritaciones, úlceras en la piel.
  • Al macerarse en aceite pueden sus pétalos emplearse como tópicos para calmar dolores de oído y las estrías en los senos.
  • El bulbo es usado para tratar la formación de forúnculos como cataplasma para eliminarlos.
  • Sus pétalos pueden ayudar a controlar los casos de tos.

Para concluir, se encuentra también que otra propiedad de esta planta es la de servir de inspiración para la creación de poemas:

“ No hubo una flor más bella que Azucena
la que nació de blanco, pureza y gesto,
y con paso de ángel siendo honesto,
llenó su corazón como sirena…..”

                                                                                                                                Luis Rayo

Espero te haya gustado este post, te invito a leer también sobre otras plantas y porque cuidar el ambiente:

(Visited 1.150 times, 3 visits today)

Deja un comentario