El Cultivo de Alhelí, Una Flor Única e Inconfundible

El Alhelí, es como dice la canción, un lindo capullo de variados colores brillantes, que nos regala una delicada y agradable fragancia, además de poseer propiedades medicinales. Esta hermosa planta no requiere de mayores cuidados, pero de igual modo hay que consentirla y aquí te daremos buenos consejos para que tu planta siempre luzca radiante.

alhelí

El Alhelí

El Alhelí, es conocida con su nombre científico como Matthiola incana, es una planta con flores hermosas, que puedes encontrar de diversos colores, las cuales emanan una agradable fragancia, por lo que es frecuente encontrarlas en los balcones y jardines. Es una planta que no exige mayores cuidados lo cual es otra razón para tenerlas, pues es muy resistente y se adapta muy bien a los diferentes ambientes en interiores y exteriores. En este artículo te presentamos, todo lo que necesitas saber, así como los cuidados básicos para que tu planta de Alhelí siempre luzca radiante.

Origen y Características

El Alhelí, es una planta oriunda de Asia Central Sudáfrica y el Mediterráneo. Es un arbusto herbáceo bienal, es decir, que tarda dos años en completar su ciclo, cuando se siembra el primer año crece y en segundo comienza a florecer. Es de tipo perenne, pues florece durante la primavera hasta el otoño, pero es durante el verano el momento de mayor floración. Pertenece a la familia de las crucíferas. Sus flores se presentan en variados colores desde blanco, rosado, rojo, violeta y azul. Sus flores pueden ser simples o dobles. En cuanto a las hojas son tomentosas, estas son oblondas, finas y alargadas, con un tono verde claro y brillante. El Tallo es leñoso que se torna más tierno hacia las puntas. Pueden llegar a medir 20 a 80 cm de altura.

¿Cómo se cuida?

La planta de Alhelí, a pesar de no requerir tantos cuidados necesita que le brindes las mejores condiciones para un crecimiento y desarrollo ideal que haga de tus flores el centro de las miradas. Aquí te presentamos una serie de datos que te podrán ayudar a cumplir esta noble labor.

Ubicación

El Alhelí, por ser una planta oriunda del Mediterráneo requiere de una buena exposición al sol durante todo el día, por ello es ideal ubicarlas en el jardín, balcones o ventanas.

alhelí

Tierra

El sustrato que requiere el Alhelí, no es muy exigente, pues con abono universal se puede plantar y mantener tanto en maceta como en el jardín. Solo hay que cuidar que la tierra sea fértil para su buen crecimiento.

 Riego

En cuanto al riego, el Alhelí solo requiere de un riego constante los primeros días de haber realizado el trasplante. En la medida que la planta crece los riegos serán más esparcidos, es decir, 2 o 3 veces por semana, aunque se debe tener en cuenta los días calurosos e incrementar los riego a 3 o 4 veces, así se favorecerá el desarrollo radicular. Ella agradece la humedad, pero no de forma exagerada ni el encharcamiento. Cuando se tiene en macetas es aconsejable retirar el plato con el resto del agua para evitar que las raíces se pudran.

Abonado

Ciertamente el Alhelí no es nada exigente en cuanto al sustrato, pero igualmente es recomendable colocar abono líquido durante el crecimiento, de esta manera fortalecer las raíces, tallo y flor.

Rusticidad

Por ser una planta bastante resistente es capaz de adaptarse a temperaturas que oscilan hasta 4° durante la noche, y en el caso que baje más tiende ralentizar su desarrollo a y 25° máximo durante el día, si se sobrepasa acelera el crecimiento y puede terminar perjudicando las flores. Por ello es recomendable que la temperatura fluctúa entre estos valores y el Alhelí se lo sabrá agradecer.

Época de Plantación o Trasplante

El mejor momento para trasplantar el Alhelí es durante la primavera. En esta época es aconsejable cambiarlo de maceta si es necesario o llevarlo al jardín. Esta planta se multiplica por semilla. Por ello, se recomienda plantarlos en pequeñas macetas y tenerlo en reguardo durante la época de otoño. Pasada por lo menos 14 semanas es ideal trasplantarlas a lo que será su maceta o al jardín. Hay que tener mucha delicadeza en la manipulación de las raíces. Para plantarlas, se sugiere abrir un hueco lo suficientemente profundo al que se le puede colocar una dosis importante de fertilizante orgánico, esto evitará la clorosis, el amarillamiento del tejido foliar.

Plagas y Enfermedades

Esta hermosa planta es vulnerable a ciertas plagas como el pulgón, que es un insecto muy pequeño que tiene atacar a las hojas más nuevas. Las polillas, son unas minadoras que suelen infectar a las crucíferas formando al principio galerías y posteriormente terminan por roer toda la hoja. En cuanto a las orugas de Pieris brassicae, las cuales comen las hojas y se deben combatir de forma rápida y eficiente y por último las chinches, pican las hojas para absorber la savia. La mayoría de estas plagas son combatibles con insecticidas específicos para cada una o utilizando una especie de repelente natural.

Entre las enfermedades comunes del Alhelí, se encuentran las hernias en las raíces, la cual es una especie de hongo el cual va formando especies de tumores alargados en la retícula lo que hace que la planta pierda su verdor y se debilite, facilitando la penetración de otros microorganismos. Lamentablemente si este hongo llegase aparecer en tu planta la única solución es destruirla por completo al tiempo de desinfectar el suelo y cambiar si es posible parte del sustrato y aplicar la técnica de la solarización, la cual se basa en la desinfección por medio de energía solar. El botritis por su parte, se manifiesta como un polvo de color grisáceo que se combate fácilmente con zineb.

Otro de los hongos que invaden al Alhelí, es el maldiu que provoca manchas amarillas que con el pasar de los días se tornan marrones y unido a la humedad forman moho blanco, el cual se puede combatir con fungicida. En el caso de virosis, la planta presentará mosaico en las hojas y no es curable por lo que se debe exterminar la planta quemándola y desinfectando el terreno. La bacteriosis Xanthomonas campestris, es muy letal para la planta pues provoca la marchitez y defoliación de la mata por lo que se sugiere arrancarla en su totalidad.

alhelí

Tipos de Alhelí

Existen diversas especies de Alhelí, pero aquí te queremos mostrar los más comunes, lo cuales son tres: el Alhelí Blanco o de invierno con flores muy blancas, el Alhelí triste que brota en zonas rocosas y con baja humedad y el Alhelí amarillo al cual se le atribuyen propiedades medicinales. Cabe destacar que el aceite emanado por la semilla de esta planta posee atributos estimulantes y que mejoran la actividad cardíaca. La infusión de la flor blanca o amarilla alivia los dolores de cabeza. Hay que tener en cuenta que no se debe consumir más de una taza al día, así como precaución en mujeres embarazadas o lactantes.

¿Cuál es el significado de la Flor de Alhelí?

La hermosa flor de Alhelí, se le pueden atribuir diferentes significados, muchos de ellos van determinados por el color. El tono amarillo está relacionado con la fidelidad, las blancas con la paz, la sencillez y la inocencia, el color púrpura denota la belleza.

Te invito a ver el siguiente vídeo y conoce mucho más sobre la flor de Alhelí:

Sigue conociendo muchas otras flores, visitando estos enlaces:

(Visited 1.535 times, 1 visits today)

Deja un comentario