Cuándo Trasplantar un Árbol y Cómo Hacerlo

Trasplantar un árbol es una práctica dentro de la arboricultura bastante compleja. Un proyecto de este tipo precisa de conocimiento técnico, personal capacitado y equipo de gran tamaño para llevarlo a cabo. Al trasplantar un árbol se tiene que ser cuidadoso con las raíces teniendo en cuenta a qué distancia se pueden podar debido a que el maltrato de las mismas implica incluso la muerte de la planta. En este post se decimos Cuándo Trasplantar un Árbol.

CUANDO TRASPLANTAR UN ARBOL

Trasplantar un Árbol

Los árboles son elementos importantes dentro de los paisajes naturales y urbanos, en algunos casos son parte de la historia de parejas, familias, lugares e incluso de grandes decisiones políticas y religiosas, como el Ficus religiosa, asociado con el budismo. Como una manera de proteger a los árboles se implementó en los proyectos de diseño ambiental la práctica de trasplante de árboles.

Realizar el trasplante de árboles requiere de técnica y ciencia, pues cada árbol es particular y por consiguiente se tiene que llevar a cabo siguiendo un plan detallado. Para ejecutar este tipo de actividad se han diseñado y patentado, herramientas y procesos que ayudan a los expertos profesionales en árboles a reubicar grandes ejemplares de árboles durante un proyecto paisajista. Para realizar un trasplante de árboles, se tiene que llevar a cabo algunas pautas generales que son independientes del árbol a mover y del nuevo espacio a donde lo reubican, a continuación.

Cuándo hacerlo

El mejor momento de llevar a cabo la reubicación y trasplante de los árboles es cuando están en su fase vegetativa y las condiciones del suelo son las adecuadas. En cuanto a las condiciones climáticas, durante los meses invernales baja la tasa de transpiración en las especies con hojas perennes y no existe transpiración en los árboles de hojas caducas.  En su fase vegetativa es más favorable para realizar la poda severa que se realiza para disminuir el volumen de ramas y hojas.

Especie del árbol y otras variables

El trasplante de los árboles está condicionado por el tamaño y la especie del árbol. Se tiene que conocer los requerimientos ambientales donde crece en la naturaleza, para saber seleccionar el lugar donde reubicarlo, cantidad de iluminación, las condiciones de drenaje del suelo. Dimensiones potenciales de desarrollo del individuo. Aunado a esto, se tiene que tomar en cuenta la reubicaciones de los cimientos, pases de redes eléctricas, tuberías de gas, agua, telefónica y otras.

Estado fitosanitario

Se tienen que examinar las condiciones fitosanitarios y nutricionales del árbol. En caso de estar enfermo o atacado por alguna plaga, se tiene que realizar los tratamientos oportunos para recuperar el ejemplar ya sea de la enfermedad o haber eliminado los insectos, arácnidos y cualquier otra plaga que le afecte. Se sugiere abonar o fertilizar durante los meses previos al trasplante para acumular reservas nutritivas.

CUANDO TRASPLANTAR UN ARBOL

Podar el árbol

Para realizar el trasplante, se tiene que ejecutar la poda severa de las ramas terminales tiernas esto permitirá que a futuro se produzca en ramas un exceso de savia ascendente, la misma será la mejor ayuda para el brote de nuevas yemas. Una vez realizada la poda se tiene que curar los cortes de las ramas y raíces se sugiere utilizar un cicatrizante vegetal, como el alquitrán. Así se disminuye la perdida de savia y atacado por microorganismos.

Tutorar

Se colocan tutores en cuatro puntos diferentes, para esto se colocan sogas  o mecates, así como estacas y tirantes. Estos tutores se tienen que colocar al trasplantar y se sugiere mantener colocado los mismos luego de trasplantado a su lugar seleccionado como definitivo. Este se puede dejar como mínimo un año y lo conveniente entre 3 a 4 años, con el objetivo de que crezca firme y sano.

Preparar el cepellón

Se delimita con una pala el diámetro de la circunferencia del cepellón de tierra hasta la profundidad. El éxito del trasplante de árboles está condicionado directamente por el tamaño del cepellón de tierra. Esto se ejecuta con el objetivo de sacar el árbol con sus raíces, lo más completo posible, y llevarlo a su nuevo sitio de siembra con la ayuda de maquinaria pesada. Mientras se realiza el trasplante se tiene que tener cuidado con no dañar los extremos de las raicillas.

En estos extremos de las raicillas se encuentran los pelos absorbentes  de las raíces, estos son los órganos especializados para absorber el agua y minerales del suelo. Los pelos absorbentes son muy frágiles y por esto se tiene que tratar al cepellón o pan de tierra con mucho cuidado. Proteger al cepellón para que no se parta.

Para evitar que se parta el cepellón este se saca y, de inmediato se les coloca desde la base del tronco y se envuelve todas las raíces con un material adecuado como, como una manta de yute, bolsa de polietileno, se sugiere usar un material biodegradable de esta manera no se tiene que retirar esta envoltura, sino que se planta al árbol con la protección.

Verticalidad

Para ayudar a colocar el árbol totalmente vertical, se elabora una plomada con un mecate y al extremo se le ata una piedra o con la observación visual a partir de dos puntos de vista distanciados en 90 grados. En referencia al tutor más oportuno, dependerá de la especie del árbol, condiciones ambientales y del suelo.

En algunos momentos se usan tirantes de mecate, rodrigón o, estaca fijadas bastante bien clavadas al suelo y atados a dos puntos al árbol. En otros momentos se colocan una protección más fuerte con varias estacas rodeadas con una tela metálica. Con estos tutores se tiene que evitar que las ataduras no dañen la corteza del árbol. Los tutores se dejan hasta que empiecen a desarrollarse nuevas ramas.

Abrir el hoyo

Se hace la apertura del hoyo antes de iniciar las operaciones de trasplante del árbol, este tiene que tener un tamaño de preferencia el doble al diámetro de circunferencia del cepellón. La tierra con que se rellena el hoyo, se sugiere preparar con una mezcla de tierra negra abonada con materia rica en nutrientes, según los requerimientos nutricionales del árbol tratado y con buen drenaje, y suelto para el buen desarrollo de las raíces.

Plantación

Al plantar el árbol trasplantado se coloca con el cuello al ras del suelo, tomando en cuenta la  orientación anterior a la nueva reubicación. Ya plantado, se lleva a cabo la colocación de los tutores y por último se aplica un abundante riego. Los primeros meses y años se realiza un seguimiento de las condiciones fitosanitarios de todo el árbol y la condición en que se encuentran los tutorados, para esto se tiene que revisar después de un día de lluvia y fuertes vientos, ajustar las estacas y cuerdas de los tutores para que el árbol crezca sano y fuerte.

Te invito a seguir conociendo la maravillosa naturaleza y como mejorarla, leyendo los siguientes post:

(Visited 110 times, 1 visits today)

Deja un comentario