Características del Árbol Ombú y Cuidados

Las plantas corresponden a uno de los principales recursos que el hombre trata de sacar el mayor beneficio posible para el desarrollo de la sociedad, en este caso destacaremos la importancia y relevancia del Árbol Ombú, que representa un tipo de planta que además de poseer grandes propiedades posee una gran importancia cultural como símbolo patrio en Argentina y Uruguay, conozcamos un poco más sobre este maravilloso árbol.

arbol-ombu

Árbol Ombú

Las diversidades de árboles son plantas asombrosas. Cada árbol representa un hábitat en sí mismo, un ecosistema que se ha conocer de cuidar, del mismo modo en el que ellos nos cuidan. Para la vida del ser humano es necesario el cultivo de árboles y plantas, ya que por el oxígeno que expulsan por sus hojuelas la existencia en el planeta sería muy diferente. La importancia de los macizos radica, ya que, sin estos extraordinarios arbustos el mundo sería un desierto.

El  árbol ombú es un género llamado Phytolacca dioica L que corresponde  a la rama de las Phytolaccaceae. Se le identifica  igualmente por bellasombra, fitolaca o macizo de la bella sombra. Su origen es sudamericano; el nombre surge de una jerga brasilera que simboliza la sombra o bellasombra.  En sus acciones, el crepúsculo que hace su sombra es grandioso porque  favorecen a esto sus largas ramas gruesas, empinadas y discordantes con abundantes hojas largas y grandes de un verde muy fuerte.

Características

El sostenimiento de una planta es de suma importancia para afirmar una evolución apropiado y sano, principalmente para los árboles que son plantados en jardines, en especial aquellos que son especies arboleadas donde se deben otorgar las ambientes adecuadas para su progreso; el Ombú de sombra es considerado un árbol muy perdurable y resistente pero necesita unas condiciones de cultivos específicas y beneficiar su buen desarrollo. Este árbol es considerado hierba  porque el ombú no origina madera.

Los tejidos debajo de la cascarilla son muy suaves, necesita de anillos de desarrollo y aguantan grandes cuantías de agua, lo que le permite perdurar en el entorno de escasas lluvias.  A continuación conozcamos las condiciones de siembra ineludibles para el ombú:

Suelos

El suelo es un componente significativo de las selvas y los ambientes boscoso ya que refuerzo a regular substanciales técnicas eco sistémico, como la filtración de nutrientes, la desintegración y la disponibilidad de agua. Las superficies suministran anclaje, agua y alimentos a los árboles. Esta planta de ombú trabaja muy bien en la mayor parte de los base destacables que podemos hallar consecutivamente distinguiremos los suelos que son más ajustados para este tipo de arbusto.

arbol-ombu

El cual es el más adecuado en su siembra de suelos muy pobres, es decir, el cual no requiere  de tantos nutrientes. Este prototipo de suelo muestra una estructura que no admite su extracción por la subsistencia de raíces. Se trata de un tipo de tierra arenisca, liviana y drenada, pero propensa a secarse. Esta planta requiere de mucho terreno para poder desarrollarse y extenderse. Es muy manejado en parques y jardines medianos y grandes. Alejados de las viviendas, suelos, tuberías, piscinas y otros.

Tronco

Sus troncos son muy anchos, que se alargan en amplias raíces que, ocasionalmente, descuellan del suelo; según los especialistas, no se trata debidamente de árboles: son plantas de prototipo herbáceo. Efectivamente su madera es muy flácida, se refieren como arbustos decorativos. Hay quien los califica de arbustos Son muy ornamentales y decorativos. Estos troncos pueden  conseguir una altura de unos 15  a 20 metros, con una extensa copa de hasta 15 metros y  raíces grandes muy visibles, es un forraje gigante. Cuando este tronco alcanza  la edad adulta consigue medir  de 3 a 4 metros.

Hojas

Las hojas son las partes de la planta dominados en absorber la energía de la luz por medio de la  fotosíntesis. Regularmente constituyen de una zona plana, el limbo o lámina, y de un pecíolo, que une el limbo al tallo. Si el limbo de la hoja no se fragmenta en partes particulares, se dice que la hoja es simple. Efectuar el proceso de la fotosíntesis, donde la materia inorgánica se convierte en materia orgánica, todo esto gracias a la luz del sol.

Las hojas del árbol ombú se conservan todo el año en el arbusto, son  de color verde y brillante por el manojo, en las que se ve el nervio principal muy marcado. De forma elíptica y de gran tamaño, miden 20 cm de longitud. Se apilan de modo que dan al árbol un estilo inconfundible. La copa que forma es espesa y aumentada, aguantada por ramas gruesas.  Son cogollos simples, íntegros, ubicadas en representación alterna sobre las ramas.

Frutos

El fruto es el miembro originario de la flor, o de partes de ella, que sujeta las semillas hasta que estas florecen y luego favorece a dispersarlas.  Cumple tres (3) funciones primordiales: sujetar y resguardar a las semillas durante su progreso, ayudar al esparcimiento de las mismas una vez que fructifican y conquistar animales que beneficien su ulterior derramamiento. Los frutos  del árbol  ombú tienen forma de bolas que se concentran con un color verde claro. Es del inicio del invierno. Con el paso de los días los frutos palidecen y se tornan amarillentos y pierden su tersura y belleza.  Se amontonan en infrutescencias que pueden llegar a medir cerca de 20 cm de longitud.

Flores

Son las estructuras encargadas de la reproducción en algunos vegetales. Son dioicas,  con extremos masculinos y extremos femeninos y sus correspondientes y diversas flores.  Tiene las flores unisexuales en tallos y troncos separados. En primavera nacen sus únicas y bellas flores.  Las flores son unisexuadas y se muestran en pies separados. Tienen ejemplares con flores masculinas y con flores femeninas. En uno y otros casos las flores se aglomeran en largas inflorescencias. Se muestran en largas espigas. Sin pétalos, pero sus cuantiosos verticilos les conceden un semblante como de artesanía. Son unas flores galantes y hermosas.

Taxonomía del Árbol Ombú

Su nombre científico Phytolacca dioica.  El vocablo  Phyntolacca se emana del griego φυτόν que es phyton el cual expresa planta y la palabra latina lacca que quiere decir, un rojo tinte; mientras la palabra dioica es un adjetivo en latín que quiere decir con dos casas. El seudónimo Ombú se instituya que procede del vocablo umbú del idioma guaraní el cual expresa bulto oscrurp o sombra. A pesar de, esta palabra no emana de su comercialización geográfica ni del idioma guaraní, según león Cadogan en el año 1957 asistiendo en el estudio de la Nomenclatura Guaraní  explica que el rescindo no es orgen guaranñi.

Reino: Plantae

División: Magnoliphyta

Clase: Magnoliopsida

Orden: Caryophyllales

Familia: Phytolaccaeae

Género: Phytolacca

Especie: Phytolacca dioica

 

Cuidados para el Árbol Ombú

Los árboles inciden por todas las cosas que nos proporcionan: Nos brindan oxígeno y limpian el aire. Absorben CO2, ayudando a reducir los efectos del cambio atmosférico. Asimismo, son el hogar de insectos, pequeños mamíferos y aves. Dentro de los cuidados se detallan a continuación:

Ubicación

Las plantas requieren continuamente estar ostentadas a una gran cantidad de luz solar para llevar a cabo las diferentes técnicas bioquímicos que ayudan el desarrollo de la planta y también admite que cumplan el proceso de fotosíntesis llevado a cabo por las plantas.

La ubicación  del árbol ombú será a pleno sol y con tiempos cálida. Estos frondosos árboles pueden resistir alguna congelación no muy fuerte y tolera el ambiente costero. Es un arbusto que requiere suficiente espacio para que sus raíces se puedan desarrollar sin ningún inconveniente. Por tal motivo se recomienda plantarlo en un sustrato  únicamente si el jardín es totalmente grande para situarlo a una distancia de diez metros de las tuberías principales, pavimentos, muros y de otros árboles. En los inicios del árbol, muchas personas lo cultiva, en macetas pero al ya tener un metro de altura, es necesario pasarlo a sustrato; o que prefiere mantenerlo como un arbusto en maceta o como bonsái.

Suelo

Los suelos conciernen a la zona o área donde una planta puede lograr vivir o desarrollarse. Este árbol no es rígido con el suelo,  basta que su sustrato sea un poco húmedo para mantenerse y evolucionar. Ya que puede desarrollarse rápidamente y de larga longevidad.  Lejos de casas, piscinas ya que sus raíces tienden a buscar el agua, y pueden destruir.

Riego

La humedad puede creer unas de las situaciones esenciales para el desarrollo adecuado de los árboles, poseyendo gran dominio en la savia interna del árbol. Se debe regar reservadamente para evitar la descomposición de las raíces. Hay que tener en cuenta que acumulan agua en su tronco esponjoso y sin anillos. De regarse con frecuencia puede dañar no solo las raíces sino también al mismo modo las flores y el fruto.

Poda

Las podas son conjuntos de prácticas necesarias para conservar la belleza de la planta pero asimismo es un paso de sostenimiento para beneficiar su subsistencia y forma. Se pueden podar  las cepas de la base para controlar su crecimiento y poder dirigirlo sin entorpecer su frondosidad.

Enfermedades y Plagas

Las plantas se ven sometidas a diferentes condiciones naturales y esenciales para su buen desarrollo como el aire, el sol, el agua pero de la misma manera están expuestas a condiciones biológicas que las pueden afectar negativamente como en el caso de las plagas que se suelen adherir a las plantas deshidratándolas, secándolas hasta hacerlas morir. Esta hierba tiene la virtud   que no suele ser afectada por enfermedades y plagas, que por lo natural los árboles están expuesto.

Multiplicación

Estos arbustos  se pueden reproducir por  las propias semillas extirpadas de los frutos. La duplicación del Ombú se puede cumplir de dos maneras, la inicial que es la más habitual es a través de las simientes o semilla. Estas se pueden cosechar en otoño, las cuales se hallan en una alineación de racimos que están colgando de la planta. Cuando se va a sembrar se puede plasmar tanto por fuentes como por cajas, lo que sí es significativo a la hora de ejecutar es que tiene que ser hondas. Luego de esto se difunden las semillas al vuelo, para posteriormente envolver con una capa consumida de sustrato.

Después de haber realizado la siembra, se tiene que humedecer con abundante agua y colocarlas en un  lugar que esté privado de la lluvia y del sol directo. Si se desea se realizar colocarla en las oscuridad o cubrir con cristal, aunque esto no es obligatorio. Las simientes o semillas del Ombú tiene un alto poder de germinación lo que quiere decir que al cabo de unas 3 o 4 semanas ya brotara; ya cuando las plantas encuentran creciendo es ineludible que se les cambie de lugar en done les dé un sol directo. No obstante,  tienen que estar resguardadas por una red plástica o media sombra la cual deje pasar un 50% de claridad.

Usos del Ombú

Las plantas corresponden e uno de los principales recursos que toma en cuenta el hombre para el desarrollo de la sociedad, mediante diversos estudios y aplicaciones ha descubierto la principal utilidad de cada una, en este caso destacaremos los principales uso del Árbol Ombú:

  • Decorativo: se usa como ejemplar solitario, así como alguna vez como bonsái.
  • Refugio: sirve de amparo, principalmente durante el día como sombra para el descanso
  • Medicinal: con sus hojas y la corteza de la raíz se tomar medidas como un extracto que tiene propiedades eméticas (provoca el vómito) y purgantes.
  • El monte de ombúes de Rocha es parte de Los Humedales del Este, enunciados por la UNESCO como comedimiento de Biosfera.

El bonsái

Bonsái, es un término de origen japonés que significa literalmente bon = bandeja + sai = cultivar. Sin embargo etimológicamente proviene del vocablo chino 盆栽, penzai, que simboliza pén = cuenco + zāi = planta y reside en la técnica de plantar árboles y floras, regularmente matojos, controlando su tamaño. Sus tipologías lo forman idóneo para los aprendices de la técnica de bonsái.

Frecuentemente el ombú no tiene buen trato por cultivadores y granjeros ya que expanden a someterlo a un riego descomunal, siendo que la misma planta aguanta gran cantidad de agua la cual va almacenando dentro de sí. Ante una abundancia de riego se corre el peligro de que se fermenten las raíces y el tronco. Los signos de abundancia de riego son: hojas blandas y caídas, a su vez se aprecia el tronco arrugado y blando.

En su cuido lo principal es estar comedidos al ramaje del árbol y a la infiltración de la tierra. Se debe regar el bonsái con agua de lluvia cuando la tierra se halle levemente seca, en el caso de que está algo húmeda se debe esperar un lapso. Es muy conveniente ya que las raíces son muy sensibles al encharcamiento y pueden dañarse por falta de aeración.

El desarrollo de ramas y hojas en los árboles es igualmente en grandes extensiones. Los árboles bárbaros por lo frecuente consiguen alturas de  cinco (5)  metros o más cuando son mayores, mientras que un bonsái de magnas dimensiones rara vez sobrepasa  un (1) metro y la totalidad de los tipos son mucho más pequeños. Sin embargo se tarda mucho tiempo  por lo  menos tres (3) años  antes de haber un árbol con el que se consiga intentar a trabajar en él, ésta es la única forma de crear un Bonsái desde el inicio.

Esperamos este artículo haya sido de ayuda, te dejamos otros que seguro te interesarán:

Soluciones para la Contaminación del Agua

Reforestación 

Arbustos con Flor

(Visited 2.617 times, 3 visits today)

Deja un comentario