Propiedades Medicinales del Almez o Celtis Australis

El Almez (Celtis australis), es una especie de la familia Cannabaceae, es un árbol caducifolio extensamente distribuido en las regiones templadas, originario del sur de Europa, del norte de África y el Asia Menor. Su nombre común más usado en castellano, es Almez que proviene del árabe al-mȧys, que quiere decir árbol. En 1796, el almez fue introducido en Gran Bretaña.

Almez

El Almez (Celtis australis)

Este árbol Almez crece por lo general aislado en suelos sueltos y con buena humedad, pues no suele formar grupos de una sola especie de árboles. Se encuentra en barrancos, cerca de arroyos o laderas, alejados de las riberas de los ríos.  Forma parte de las especies de árboles de los bosques de vega mediterráneos, o alamedas hidrófilas, junto con árboles de olmo, roble, álamo, morera o plátano de sombra y otros árboles de climas templados.

Es originario de Europa Central y la cuenca del Mediterráneo, es un árbol naturalizado por su amplio cultivo en diferentes  países de las regiones templadas del planeta. Es cultivado es países de la región mediterránea y el suroeste del continentes asiático, es usado como árbol ornamental en paisajismos de parques y jardines, así como bulevares por ser resistente a la contaminación ambiental. Su madera es usada para fabricar complementos de herramientas.

Sus hojas y frutos son muy usados por sus propiedades medicinales y su corteza de manera eventual. El consumo de su fruto o de infusiones a base de sus frutos verde, con cierta frecuencia ayuda con los inconvenientes digestivos y a disminuir la disentería, e inflamaciones de los intestinos. También sirve como tónico digestivo, antidiarreico y para regular el flujo menstrual.

Propiedades Medicinales

En análisis bioquímicos de las hojas del árbol de Almez (Celtis australis), se encontró que contienen glucósidos C flavonoides. Asimismo, se detectó que las poblaciones de árboles de Celtis autralis, que se desarrollan en el norte de Italia contienen una mayor cantidad de fenoles por gramo de peso seco de sus hojas. Estos análisis también determinaron que estos niveles fluctuaban. Esta fluctuación afectó las cantidades de los derivados del ácido cafeico y a los flavonoides.

Almez

Contiene taninos y mucílagos como principios activos. Sus hojas son usadas para preparar infusiones y usarlas como astringentes, para el control de diarreas y controlar las hemorragias. Esta infusión preparada con las hojas y también su frutos del Almez, sirven como remedio para la disentería, y también para controlar el flujo menstrual. La infusión se prepara con los frutos verdes, que son colectados cuando todavía se encuentran inmaduros, aproximadamente en el mes de junio.

El consumo frecuente de sus frutos e infusión de sus frutos y hojas, es indicado para mejorar los problemas de digestión, inflamaciones intestinales, y otras enfermedades del aparato digestivo. Es usado por las mujeres que tienen problemas de menstruaciones irregulares, controlar el sangrado excesivo durante el periodo, y disminuir los cólicos menstruales.

Cómo se usa

Infusión. La medida es media taza con frutos o con hojas del árbol de Almez y se le agrega a medio litro de agua. Una vez mezclados se ponen a cocinar y una vez cocidos, se dejan que enfríen. Una vez fría se toma durante el día. Sirve para evitar la disentería.

Consumo del fruto. La mayoría lo consumen de esta manera, los taninos que tiene en su composición ayuda para inconvenientes del sistema digestivo y es también como regulador del periodo menstrual. Es un fruto pocos nutrientes y vitaminas.

Descripción del Almez

Se le conoce con otros nombres comunes como lodón, lodoño, latonero, aligonero, árbol de ortiga entre otros. Es un árbol con hojas caducas que puede medir desde 20 a 25 metros de altura, incluso se ha reportado individuos de unos 40 metros de alto y de 10 metros en regiones más frías. Su tronco es recto y el color de su corteza es gris, su textura es lisa, sin estrías, parecida a la corteza de los árboles de ficus o el haya. Su copa es redonda y extensa.

Tiene hojas simples y alternas, tienen tamaño de 5 a 15 centímetros de largo, son pecioladas y su forma es ovada, con bordes aserrados y  terminan en una punta alargada o acuminada. El haz presenta pelos pubescentes y es de color gris o verde oscuro casi todo el año y su envés verde claro con pilosidad en sus nervios. Al llegar el otoño sus hojas se tornan amarillas. Presentan estípulas caducas.

Sus flores  monoicas florecen temprano en la estación de primavera, en simultáneo cuando se está desarrollando sus hojas. Las flores son pentámeras, monoclamídea, con 5 sépalos caducos. Las flores femeninas son más redondeadas y de color amarillo verdoso. Las masculinas son de forma más largas y delgadas.

Sus frutos son drupas carnosas de un centímetro de diámetro, de color gris plomizo y su interior de color amarillo al madurar. Estos crecen solitarios sostenidos por el pedúnculo en las axilas de sus hojas. El árbol de Almez florece en primavera y sus frutos llegan a madurar en las estaciones de verano y otoño. Sus frutos son comestibles y con un sabor apetecible, el dulce de su fruto lo hace  semejante al del dátil.

Hábitat y Cultivo

Puede reproducirse de manera asexual por esquejes o estacas y de manera sexual por semillas. Se adapta a suelos pobres, con buena humedad y porosidad. Crece en suelos pedregosos, calizos o silíceos. El Almez es un árbol utilizado en proyectos de conservación de suelo, con el objetivo de afianzar terrenos degradados. Es un árbol muy longevo llegando a vivir hasta unos 600 años. Por el dulce sabor de sus frutos, estos son apetecibles para diferentes aves y para las larvas del lepidóptero Hestina persimilis.

Se adapta a la sequía y a la luz solar directa. El clima Mediterráneo es propicio para el árbol de Almez, pero también responde a limas más fríos, Zona 7B del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos). En España se observan con frecuencia árboles de Almez, en la vertiente mediterránea de Andalucía y Extremadura, en menor cantidad en Aragón y Castilla La Mancha. También se observan ejemplares en las vegas del sureste cerca de Madrid y así en otras provincias españolas.

Taxonomía y Etimología

El género Celtis proviene de céltis f. –lat. Celt(h)is=. Nombre que los romanos le asignaron al Almez, así como el de Lotus. Este nombre según Plinio el viejo era el nombre del árbol “Lotus” en África (Naturalis Historia, 13, 104 como Celthis ). Que al parecer de algunos interpretes se trata del árbol azufaifo (Ziziphus jujuba Mill) de la familia botánica Ramnaceae y para otros glosadores el Almez (Celtis autralis L). El epíteto latino o nombre de la especie australis quiere decir del sur.

Taxones infraespecíficos. De acuerdo a la clasificación botánica los taxones infraespecíficos, se asigna a una clasificación o rango menor que el de especie. Como las subespecies o variedades. Para la especie Celtis australis, se determinó la subespecie:  Celtis australis subsp. caucasica (Willd.) C.C.Towns. in Fl. Iraq, 4,(1): 73, 1980.

Sinonimia. Son los diferentes nombres científicos asignados por taxónomos botánicos en diferentes tiempos y clasificaciones.

  • Celtis eriocarpa Decne. in Jacquem.
  • Celtis caucasica Willd.
  • Celtis acuta Buch.-Ham.
  • Celtis excelsa Salisb. nom. illeg.
  • Celtis alpina Royle
  • Celtis australis var. eriocarpa (Decne.) Hook.f.
  • Celtis australis f. variegata Schelle ex Geerinck
  • Celtis kotschyana Steven
  • Celtis lutea Pers.
  • Celtis serrata Dippel14

subsp. caucasica (Willd.) C.C.Towns.

  • Celtis arcata Buch.-Ham. ex Wall.
  • Celtis caucasica Willd.
  • Celtis caucasica var. caudata Planch.
  • Celtis caucasica subsp. caudata (Planch.) Grudz.
  • Celtis inglisii Royle

Diferentes nombres comunes

Este árbol Almez (Celtis australis), recibe muchos nombres comunes o vulgares de acuerdo al lugar donde se desarrolle, se le conocen nombres en castellano, inglés, catalán, alemán, francés, árabe, turco, polaco y otros idiomas más. Entre estos nombres se muestran:

Los nombres más usados en España son: alatonero, aligonero, almez, hojaranzo, latonero; lidonero; lironero; lodón; lodoño. Además de estos existen muchos nombres más asignados para nombrar este árbol. Asimismo, en otros idiomas también tienen su nombre común, por ejemplo en albanés lo llaman carac; en árabe الميس (mays); en catalán: lledoner; en el idioma inglés: árbol de mora, almez común, almeja, ortiga, almeja mediterránea. Entre muchos nombres más.

Usos del Almez

Por el sabor dulce de sus frutos parecido al del dátil, son usados para preparar mermeladas, Con su madera realizan trabajos de torneados, con su madera también elaboran fustas y látigos. También fabrican bastones con su madera. Sus ramas cuando son juveniles la vienen usando para producir horcas de madera y para trabajar con la paja y las mieses.

Como árbol es usado en proyectos de paisajismo de jardines, parques, estacionamientos y arbolado urbano, por ser una especie longeva y resistente a la contaminación. De su corteza se extrae una tintura usada para tinte de color amarillo.

Historia y Curiosidades

Ya el rico sabor dulce de fruto, así como sus propiedades medicinales fue resaltado por Herodoto, Dioscórides y Teofrasto, quienes los antiguos a esta especie Celtis australis, le llamaban loto. En el libro IX de la “Odisea” Homero narra cómo Ulises hace referencia a los “comedores de loto” y también al “loto”. En el poema “The Lotos-Eaters, escrito por Tennyson se describen cuáles eran los efectos por consumir sus frutos.

Son árboles longevos usados en plaza y calles, frente a la capilla del pueblo perché de Fox-Amphoux en Provenza en la región sur de Francia, se encuentra plantado un árbol desde 1550. En el año 2013 este árbol de Almez, media 5 metro de diámetro su tronco y 18 metro de alto.

En Castellón de la Plana, se edificó una capilla en nombre de La Mare de Deu del Lledó (Almez), por ser la patrona de esta población. Según, la leyenda la imagen de la virgen que está en la capilla fue encontrada entre los árboles de Almez (en valenciano “lledoners”) por el labrador o “llaurator” (en valenciano) Perot de Granyana.

En Madrid el escudo y una localidad tienen su nombre Torrelodones (Torre de los lodones o almeces) y el dibujo del árbol de Almez. Asimismo, historiadores consideran que el árbol que aparece en el escudo de Madrid es posible que sea un Almez, en vez de un Madroño. En el Jardín Botánico de Madrid se encuentra plantado un ejemplar de esta especie Celtis australis o Almez, de gran porte y altura a diferencia de otros ejemplares de la misma especie, plantados en el jardín.

El pueblo Lotófagos. Nombrado por primera vez en la “Odisea” en el regreso de Troya, cuando por una ráfaga de viento las naves fueron desviadas hacia las tierras de los comedores de lotos o lotófagos. Que según los historiadores es el árbol de Loto es el mismo Almez.

Te gustó, entonces te invito leer también:

(Visited 1.822 times, 1 visits today)

Deja un comentario